Autor Tema: Reencuentros  (Leído 3391 veces)

Desconectado Fackunator



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 775
  • Mensajes: 11104
  • ar

  • Sexo: Masculino

  • Outta Nowhere!

    • fackunator
    • loquenderospaw046
Re:Reencuentros
« Respuesta #195 : 06 de noviembre de 2017, 10:56:58 pm »
Los tres muchachos iban al trote por los pasillos de la amplia base. Tanto Max como Lily le hacían preguntas a Facu, pero él no escuchaba, no les prestaba atención porque su mente estaba en otro lugar, aislándolo casi por completo de las voces de su hermana y su colega. Claro que los oía, sabía que estaban hablando, pero realmente no les daba importancia o mejor dicho, no se molestaba en prestar atención.

- Facu... ¡Facu! -el llamado de su hermana lo despabiló un poco.

- ¿Qué pasa? -preguntó él, como si le estuvieran regañando o algo. Se lo tenía merecido si ese fuera el caso.

- ¡Te estamos preguntando para dónde tenemos que ir, estúpido! -el que habló esta vez fue Max, a su derecha.

- Bueno... -el velocista miró hacia delante, y cuando estaba por dar una respuesta, su percepción del tiempo se ralentizó, y todo se empezó a mover a cámara lenta. - Mi sentido arácnido está cosquilleando -pensó, bromista. Se estaba por preguntar el por qué de la activación de su percepción ralentizada cuando entonces, desde la esquina izquierda al final del corredor, que estaba a pasos del trío, vio a dos personas salir. El muchacho se detuvo en seco, pero Max y Lily siguieron de largo, causando que inevitablemente chocaran contra las otras dos personas y cayeran. El tiempo volvió a su ritmo natural al mismo tiempo que su hermana caía de culo al piso al impactar contra el muchacho que Facu reconoció como Ghost, mientras que el de piel parda caía al suelo encima de la compañera del fantasma. Pudo haber detenido a sus compañeros, claro, pero nuevamente, él estaba disperso en otras cuestiones.

- Gracias por el aviso, eh -le reprochó la rubia a su hermano, quien se hallaba pasos atrás pero acercándose para ayudarla. Tomó su mano una vez estuvo cerca y se levantó.

- No es mi culpa que tus reflejos sean una mierda -replicó el adolescente. No sonrió, y Lily pudo notar que estaba distante.

Por otro lado, Max se estaba levantando de encima de la muchacha y, momentos después, le extendió su mano derecha para ayudarla a levantarse para acto seguido agachar su cabeza ligeramente a modo de disculpas. Se sentía apenado por la situación, casi avergonzado.

- No te preocupes, fue nuestra... -el veinteañero miró a Facu al pronunciar esa palabra, molesto, al responder a lo dicho por Jessica de que no estaban tan distraídos. - ... culpa. Lo siento -Lily asintió ante la disculpa de Max, dándole la razón, mientras que Facu solo movió la cabeza secamente, con la mirada en el piso. Max apenas reconocía a la muchacha frente a él, pero al chico, al fantasma, ya lo tenía bien conocido, mayormente por la ''aventura'' en el espacio que tuvieron el día anterior. Le hizo mirar al fantasma con cierta curiosidad al verlo tan sano físicamente, considerando la tortura a la que había sido expuesto. - ¿Será una de las ventajas de ser fantasma...? -se preguntó en un pensamiento.

La muchacha Jessica empezó a estrechar la mano del trío, empezando por Max quien le respondió al saludo con una sonrisa, seguida de Lily.

- No te preocupes, fue nuestra culpa -le respondió ella también con una sonrisa. - Me llamo Lily McKnight, el que te tumbó es Max...

- Johnson -completó él.

- Y el que está en las nubes es mi hermano Facundo. Le dicen Facu, yo le digo idiota -le soltó la mano y finalmente Jessica se la estrechó a Facu, quien al mirarla, regresó en sí por así decirlo.

- Hola, un gusto -le estrechó la mano con firmeza, haciendo un saludo con la cabeza. Seguía sin sonreír, pero el sonido de algo cayendo al suelo le hizo bajar la mirada. Una pequeña caja negra. Tuvo varios segundos para apreciarla gracias a su capacidad para ver el tiempo de forma ralentizada, antes de que la chica la recogiera y la guardara rápidamente. El muchacho alzó la ceja, pero finalmente decidió que eso no era de su incumbencia... Aunque le daba curiosidad. - Sí, escuchamos la alerta. Nosotros teníamos pensado ir para el Salón Recreativo a ver qué demonios está pasando.

- ¿Ah sí? -preguntaron Max y Lily al unísono. Facu los miró, encogiéndose de hombros.

- Sí -respondió él. - Bueno Jessica, Luis... ¿Te llamas Luis? ¡Ah sí! -recordó casi al instante, iluminándosele el rostro. - ¿Por casualidad, vieron a--? -detuvo la oración en seco mientras miraba al Luis fantasma. Notó, con cierta sorpresa, que estaba mirando a su hermana y no le sacaba los ojos de encima. Prontamente la rubia y Max se dieron cuenta de ésto, y mientras ellos dos solo veían al fantasma, confundidos, el velocista articuló una oración. Simple, sencilla, concisa, que expresaba sus sentimientos al notar todo ésto, y con el fin de sacar a Luis de su ensimismamiento. - Deja de ver a mi hermana, con un carajo.

Acto seguido, como todo hermano sobreprotector, procedió a ponerse en frente de la joven como para protegerla de la mirada de Luis. A la rubia, más allá de la incredulidad y sorpresa, le dio algo de ternura el fantasma, y no pudo hacer más que soltar una risita cuando Jessica se lo llevó por el cuello de la camiseta.

- ¡Tu realidad va a estar más envenenada si vuelves a ver a mi hermana así! -bramó el mayor de los McKnight, al escuchar las palabras del fantasma. Una vez el dúo se había retirado, él se volteó hacia sus compañeros. - ¿Pueden creer a ese cabrón?

- No sé, a mi se me hizo tierno -respondió Lily, encogiéndose de hombros. Max alzó las cejas, a la vez que Facu inclinaba la cabeza hacia la izquierda ligeramente, confundido.

- ¡Tienes novio, carajo! -lo dijo casi con indignación.

- Tenía -corrigió ella. Ahora el velocista pestañeaba en confusión.

- ¿Cómo cómo?

- Sí, era un idiota, le corté anoche cuando estabas haciendo no sé qué

- Huh -ya se estaba calmando un poco.

- ¿Terminaron? Porque tenemos trabajo que hacer -habló Max.

- Cierto... -acto seguido el velocista posó una mano en la parte trasera de la cabeza de cada uno. - Prepárense, el latigazo es una perra.

- Espera, ¿qué? -Lily no tuvo respuesta. Un segundo después, los tres habían dejado el pasillo a supervelocidad.

Arribaron a la calle Jackson momentos después, calle que conectaba con Lincoln, la cual llevaba al centro recreativo. La calle, muy para la sorpresa de los tres, estaba despejada, completamente vacía. Claro, habían autos estacionados, pero la gente... La gente no estaba. Se escuchaban gritos provenientes de unas cuadras más adelante, pero la gente en Jackson parecía haber desaparecido. Ruidos en las ventanas de los edificios y negocios aledaños le hicieron saber a Facu que en realidad no se habían esfumado como por arte de magia, si no que estaban ocultos, temerosos de salir por miedo a que el peligro no haya pasado. Era comprensible, de no tener sus poderes el muchacho probablemente haría lo mismo... Pero los tenía, y sus poderes le daban una obligación que tenía que cumplir.

- Ésto no me huele bien -musitó el chico mientras daba unos pasos hacia delante, buscando el anillo que contenía su traje dentro. Recordó entonces que el traje estaba en la base, sirviendo como base (valga la redundancia) para el nuevo traje que estaba construyendo en base a una armadura que había encontrado. - Yo iré adelante, me aseguraré de que no hayan moros en la costa. Max, quédate atrás con Lily, quiero que la cuides en caso de que nos empiecen a rodear o algo, no sabemos con qué nos podemos encontrar -giró su cabeza hacia atrás, notando que tanto ella como él estaban mareados, sujetándose uno del otro. - Les dije, latigazo -les tomó un momento para recuperarse, pero al hacerlo, Max asintió a la tarea que el velocista le había encargado. - Lily, recuerda lo que te dije, nada de enemigos jodidos. Si Max va a luchar, quiero que te quedes atrás y le des apoyo con los gritos, pero no pelees. Voy a hacer un barrido de la zona para ver qué tan jodida está la situación, quédense aquí -se dio la vuelta y se dispuso a correr, cuando entonces...

- ¡Eh, McKnight!

La voz provenía de uno de los negocios más atrás en la cuadra. Hermano y hermana se voltearon, solo para ver a un joven aproximándose. Ambos lo reconocieron al instante, causando que Facu diera un paso adelante en confusión y Lily hiciera una mueca de cansancio. Max, por otro lado, no entendía qué era lo que estaba pasando. Claro, sabía que había un tipo que había llamado a alguno de los dos hermanos, pero no sabía quién era.

- ¿Y ese? -preguntó, conforme el sujeto se acercaba.

- Mi ex -respondió la rubia, contrariada. Max suspiró y echó la cabeza hacia atrás, cansado se verse atrapado en dramas ajenos. Lily lo interpretó de otra manera. - Exacto.

Steve C. Michaels, Stevie para los amigos, era un muchacho delgado y algo alto de unos 18 años. Compartía algunas clases con Lily y debido a eso empezaron a salir, y las veces que Facu había interactuado con él, había deducido que era dentro de todo un tipo decente. No parecía mala gente, pero sin embargo ahora se le notaba molesto. Bastante. Poco sabía el tercio que el señorito Michaels había pasado toda la noche envuelto en una ira y tristeza inmensas, haciendo más pronunciada su inestabilidad emocional ya de por sí grave. Facu notó los ojos del tipo, y se notaba que estaban rojos, tal vez por llorar, tal vez por no dormir... Pero estaban rojos, y llenos de enojo, por lo que se puso a la par de su hermana. Tenía una idea de lo que estaba por pasar.

- Esto no te incumbe -le espetó al hermano mayor una vez estuvo lo suficientemente cerca de los tres.

- Es mi hermana, por lo que me incumbe quieras o no -replicó él, desafiante, mirándolo a los ojos. - Lárgate de aquí, vete a tu casa, enciérrate y no salgas hasta que todo--

- ¿Por qué? -Steve ya no le prestaba atención al muchacho, y su mirada ahora se hallaba sobre Lily. - ¿Qué acaso no te traté bien? ¿Qué no hice todo por ti? -ella hizo una mueca de indignación seguida de una carcajada molesta. ¿Le estaba reprochando?

- Primero que nada, a mi no me vengas a reprochar nada -le respondió, sin apartar la mirada de sus ojos. Facu se hizo a un lado; sabía lo fiera que era su hermana con las palabras, ella podía encargarse. - Segundo, te dejé por ser un molesto dependiente, sin contar lo que intentaste hacerme la otra noche.

- ¿Qué? -confusión se escuchó en la voz de Facu, pero la ya ex pareja no se fijó en él.

- Me diste pie para hacerlo, no me quieras--

- ¡Yo solo quería pasar la noche contigo, no terminar llorando porque mi maldito EX novio intentó aprovecharse de mi! -al escuchar éstas palabras algo en Facu empezó a activar. Una ira que no experimentaba desde hace dos años. ¿Escuchó bien?

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=6NAa4qG7yW4" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=6NAa4qG7yW4</a>

- Aún así no tenías derecho a hacerme lo que me hiciste, menos por teléfono -el tipo no sabía qué argumentar, y Max, apartado varios pasos de la discusión, sabía que el sujeto quería hacerse la víctima. Quería recuperar a la chica a toda costa e iba a usar todo en su poder para hacerlo. Lily también se dio cuenta de ésto, y emitió una carcajada sarcástica.

- No quiero escuchar tus malditos problemas, no quiero verte de nuevo, te aguanté por mucho tiempo pero cruzaste la línea la otra noche. No quiero verte nunca más en mi vida -dio dos pasos adelante, en dirección al tipo, plantándosele en frente como un árbol, mirándolo con frialdad. Luego miró a su hermano y a su amigo. - Vámonos, tenemos cosas que hacer -se dio la vuelta, pero Steve la sujetó del brazo. La mano le temblaba, se estaba apretando los dientes por el enojo. No iba a permitir que ésta cualquiera le diera la espalda, no luego de todo lo que hizo por ella, él merecía más que ésto. - ¡No me toques! -enojada la muchacha se zafó del agarre del tipo y se volteó solo para empujarlo, alejarlo de ella. Steve entonces, actuando por enojo, le propinó una cachetada. Cachetada tal que hasta la gente escondida en los negocios la escuchó. La chica se frotó la mejilla, con lágrimas en los ojos.

Exactamente un segundo después, Facu agarró a Steve del cuello y avanzó unos diez pasos, sujetando a su presa con firmeza antes de lanzarlo con violencia contra el suelo. El chico retumbó en el pavimento, pero antes de que siquiera pudiera quejarse, el velocista ya estaba encima de él, y los golpes no se hicieron esperar. El puño izquierdo de Facundo empezó a chocar repetidas veces contra el rostro de Steve, con fuerza, con ira, lleno de adrenalina. Actuaba por instinto, por voluntad, por una simple frase que resonaba en su mente con cada golpe que conectaba: Matar al que golpeó a mi hermana. La sangre no tardó en hacerse presente, tanto proveniente del rostro del enajenado como de los nudillos del atacante, y prontamente ésta empezó a salpicar, manchando el pavimento, las manos del muchacho, su rostro y su ropa. Se estaba descargando, descargando la ira por la situación actual, descargando la ira por la muerte de Nolo, por la tortura, la ira que sentía hacia sí mismo por lo que le dijo a Luis... Y si bien Steve no tuvo nada que ver en las tres últimas, él fue el detonante para que el chico empezara a desquitarse. Él fue el detonante y ahora él era la víctima.

Max y Lily no hicieron nada para frenar al muchacho, nada para detenerlo, solo observaban atónitos la paliza que él brutalmente le daba a Steve. La rubia lloraba, lloraba por la cachetada, lloraba por ver a su hermano tan descontrolado, lloraba por la situación, por la impotencia; Max solo miraba, solo podía hacer eso, y pronto su expresión cambiaría a un semblante más serio porque él sabía. Sabía lo que era ese enojo, y no solo eso si no que lo entendía, entendía porque 24 horas antes había asesinado al sujeto que había osado golpear a su madre de la misma forma en la que Facundo estaba por asesinar al tipo. Su mirada entonces pasó a la rubia, de pie y llorando en silencio, y comprendió también cómo se sentía ella, lo desesperada que debía sentirse, por lo que avanzó hacia donde estaba y sin mediar palabra le dio un abrazo.

- No mires -murmuró. La chica correspondió al abrazo, llorando con más fuerza pero en silencio, escondiendo su rostro en el pecho del chico.

- ¡TE VOY A MATAR! -bramó Facundo, totalmente ido, sin dejar de golpear a su víctima. Podía acabar con todo ahora mismo, atravesarle el pecho con la mano y arrancarle el corazón, llevarlo a mitad del mar y soltarlo ahí, pero él quería tomarse su tiempo. Quería ver como la vida se le escapaba lentamente, quería presenciar cada momento de eso. Quería hacerlo sufrir. Quería...

''No quería que mi hermana viera el monstruo que soy, no podía hacerle eso.''

Se detuvo en seco al recordar lo que le dijo a su novia horas antes, y miró al tipo en el piso. Lily. Ella lo vio, vio al monstruo. Empezó a temblar debido a la adrenalina que se estaba disipando, pero la ira seguía ahí, solo que su consciencia hizo acto de presencia y ahora podía pensar un poco, pensar en su hermana. Steve seguía respirando, pero el muchacho le había molido el rostro a una pulpa sangrienta. Los nudillos de su mano izquierda estaban completamente ensangrentados y lastimados, no sabía donde terminaba su propia sangre y empezaba la de Steve, y su brazo izquierdo se estaba empezando a sentir cansado, sin fuerzas. Aún así, con la misma mano que usó para desfigurarle el rostro, lo tomó de la camiseta y lo levantó.

- Te vuelves a acercar a mi hermana, a sus amigos, a mi o a mi casa y la próxima vez no me voy a detener. Ponle una mano encima a Lily de vuelta y te asesinaré a golpes, y nadie, NADIE me va a detener. ¿Me escuchaste? ¡¿ME ESCUCHASTE?! -la víctima asintió débilmente. El muchacho lo estampó violentamente contra el suelo de nuevo. - Te voy a matar, te juro que te voy a matar -Facundo se levantó, propinándole una patada en las costillas y dejó a Steve ahí, herido, casi muerto, pero consciente.

Caminó hacia su hermana. Su expresión de ira cambió a una de preocupación conforme se acercaba, agradeciendo a Max con la mirada por contenerla, por estar ahí para ella en ése momento. El contrario no hizo más que asentir al ver la mirada agradecida del velocista, y luego la atención de ambos se centró en la rubia, quien todavía lloraba.

- ¿Estás bien? ¿Te hizo daño? -preguntó un preocupado Facu, acercando su mano ensangrentada y lastimada al rostro de su hermana, quien había apartado la cabeza del pecho de Max.

- No me toques -ordenó entre lágrimas, y la mano del muchacho se detuvo en seco, mirándola con sorpresa, confusión y tristeza. - No sé quién eres, no eres mi hermano, y no quiero que me toques -a pesar de las lágrimas, Lily le propinó una mirada seria, pero a la vez aterrada a Facu. Le tenía miedo. Por primera vez en su vida, Lily le tenía miedo a su hermano mayor, a lo que se había convertido. Los ojos del velocista se empezaron a llenar de lágrimas debido a lo dicho por la menor, debido a las emociones que se podían ver en sus ojos, pero se las secó momentos después con su mano derecha.

Facu entonces se alejó de los dos unos pasos, sin mirar atrás, y acto seguido desapareció en un destello anaranjado. En el punto donde estuvo antes de irse corriendo había un pequeño objeto plateado: La llave.

Desconectado Crimson Knight



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 1997
  • Mensajes: 15469
  • mx

  • Sexo: Masculino

  • Right hand to God. First in command.

    • luis.rko.7
    • Drive_RKO
    • channel/UCyc20dxKV2CFjVaQhQSBgIw
    • Henshin Latinoamérica
Re:Reencuentros
« Respuesta #196 : 08 de noviembre de 2017, 08:13:55 pm »
Off: if her age is on the clock she's ready for the MUGEN NO KANOUSEI FACUNDO NII-CHAN

On: Por las amplias intersecciones de la ciudad se pudo presenciar un gran tumulto moviéndose hasta comenzar a entrar a la calle Lincoln por la cual el Kamen Rider fantasma había llevado a todo el ejército de seres desconocidos detrás de él continuando con su enfrentamiento que principalmente para el muchacho servía con el fin de averguar a qué estaban enfrentándose su amiga junto con él sin mucho tiempo de analizarlo al saber que más criaturas estaban llegando tal como si una cayera y otras más arribaran a cubrirla, era un ataque distinto al de los días previos pero éste se mantenía bajo un patrón extraño con los entes sin consciencia aparente agrediendo a cualquier objetivo que les pasara enfrente, acto al que hizo resistencia Ghost utilizando varias de sus habilidades en el campo

- ¡Con permiso!

Ante todas las criaturas que lo rodeaban el cuerpo del Rider se descompuso en algo que parecía una sustancia similar a la neblina con un gran brillo naranja que lo hizo desaparecer de su posición actual volviéndose imperceptible para los monstruos, así que ésto fue aprovechado por Ghost que posteriormente utilizó en varios de sus oponentes una vez más el Gan Gun Saber atacándolos de manera circular hasta hacerlos caer, debilitando considerablemente a unos cuantos en el proceso

- ¡Ahí está, puedo derribarlos!. - Exclamó el Rider encapuchado mientras alzaba su arma haciéndose visible a los enemigos, ya que a pesar de su resistencia no podía mantener sus habilidades al 100% por mucho tiempo sin ejercer una fuerte concentración, que utilizó para otra cosa. - ¡Necesito una mano, vengan aquí ahora!

Los monstruos marchaban a su propio ritmo en dirección a Ghost con el único propósito de atacarlo en medio de la calle que se iluminaba con los rayos del sol exponiendo los hogares y establecimientos abandonados que conformaban la zona, pero éstos mismos pronto sintieron los pasos rápidos y ligeros de algo aproximándose, justo cuando las criaturas estaban por embestir todas al mismo tiempo al joven fue entonces que un gran brillo las dejó ciegas temporalmente y se trataba de una araña mecánica con una gran similitud a una lámpara, parte del equipo que respaldaba al Rider quien no esperó demasiado para ver también a dos figuras llegar volando desde el cielo antes de bajar a brindarle su apoyo a Ghost atacando en conjunto a varios de los rivales que formaban parte del enorme grupo

- ¡Ésta vez no llegaron tarde, gracias!. - Dijo el Rider fantasma a sus Gadgets llamando finalmente hacia él a la criatura murciélago en forma de reloj que pronto se convirtió en un arma de fuego que Ghost tomó con su mano libre para empezar a disparar

Aunque Ghost tenía en ese instante la situación controlada por alguna razón el número de criaturas continuaba aumentando y él debía de actuar rápido, por lo que sin pensarlo mucho procedió a convertir su espada en el modo cañón para así abrir fuego en dos frentes intentando despejar la calle mientras estaba todavía en medio de aquel círculo de seres ansiosos por acabar con su objetivo; a ésto el Kamen Rider no cedió con sus disparos a la vez que corría tratando de atacar a tantos monstruos como le fuera posible, sin embargo su camino se detuvo al ser rodeado nuevamente por más enemigos de manera sorpresiva que lo acorralaron hasta golpearlo con bastante fuerza mayormente en la zona media del cuerpo rematando con un potente puñetazo en el casco del fantasma, alejándolo de la horda en un violento giro por el suelo del cual se levantó levemente sin ponerse de pie



- Esto es desesperante... ya van tres días seguidos de palizas. - Murmuró el Rider en su tono de voz normal antes de reincorporarse

A la distancia corriendo velozmente desde otro callejón Jessica llegó a la zona conduciendo la motocicleta Honda que su amigo había dejado atrás en el punto donde ambos se detuvieron, y una vez ahí la joven le ayudó al Rider a despejar el área dando varias vueltas enfrente de las criaturas que no estuvieron dispuestas a correr el riesgo de ser arrolladas, hasta que ella se detuvo a un lado de su compañero para dirigirse a él

- ¿Qué conseguiste?. - Preguntó Jessica sin bajar de la moto mirando en dirección al Rider

- Son fuertes pero se les puede atacar... también pegan duro pero eso es otra cosa. - Ghost contestó sacudiéndose su chaleco y luego cargando sus dos armas otra vez. - ¿Recuerdas a los tipos de ayer que salieron de los espejos en grupo? esos no tenían otra cosa en mente mas que matarnos, o bueno hacerlo con los que todavía estaban vivos, pero tenían algo de sentido común haciendo estrategias para atacarnos y evadir el peligro un poco. - Explicaba él cambiando de lugar con ella subiendo así de nuevo los dos a la motocicleta para empezar avanzando hacia otro punto mientras las criaturas aún estaban recuperándose de la distracción provocada por ambos. - Éstos de aquí no parecen tan listos... lo compensan con lo agresivo pero hay algo raro además de sus caras.

- Yo me ocuparé de hacer un escaneo con lo que tenemos en caso de que sirva, lo modificaré conforme se necesite y te acompañaré a pelear contra ellos para resguardar a la gente ahí. - Comentó la joven sujetándose del Rider en pleno movimiento

- ¡Es muy peligroso para que vayas conmigo a un lugar lleno de esas cosas como ahora, yo me haré cargo y tú podrás trabajar en el escaneo desde un punto seguro!

- Sabes creo que ya me cansé de la "falta de comunicación" con todo ésto... yo también ayudaré y no solo detrás de los artefactos o del estudio de todas las cosas que pasan, puedo pelear y te lo mostraré. - Jessica respondió desafiando y haciendo desvanecer la voz preocupada del fantasma. - Créeme. - Agregó calmando su semblante en medio del silencio

La Machine Ghostriker había regresado a su estado transformado una vez que su piloto había quedado al frente de nuevo acompañado de Jessica; ambos recorrieron el tramo restante por las calles de la entonces desolada Angel Grove en una buena parte de la misma luego de haber evitado seguir con la pelea en Lincoln, ya que la prioridad era ayudar a las víctimas desprotegidas aún afuera y la calle previa había sido anteriormente desalojada, aunque el ejército de entes no tardó en alcanzar a los dos jóvenes en el camino por lo que éstos aceleraron tomando los pocos segundos con los que contaban para pensar en algo que los pudiera detener

- No sé si ésto sea capaz de hacerles algo a esos parásitos desde que no sabemos ni de donde salieron, pero hice un pequeño experimento como medida de protección temporal con tantos bichos apareciendo desde que llegamos, solo necesitaré que frenes un segundo a mi señal. - Dijo Jessica detrás de Ghost buscando entre sus pertenencias una pequeña esfera metálica que tomó en una mano. - Espera... y... ¡ahora!

En un instante la motocicleta se detuvo a medio camino dando la oportunidad a Jessica para lanzar hacia la horda de criaturas una de las esferas que ella misma había fabricado parecida a otros dispositivos que con antelación ya había puesto a prueba en el campo de la detección de Ganmas, pero ésta vez la ofensiva era más general ya que cuando el pequeño artefacto golpeó el suelo a un par de metros de la amenaza éste liberó un pulso que se extendió de izquierda a derecha horizontalmente en toda la calle hasta formar una capa transparente que desde lejos podría ser parecida a un muro de cristal azulado, pero ésta barrera hizo que todos los monstruos corriendo detrás de ellos chocaran ante la proyección temporalmente impenetrable que hizo volar a varios en sentido contrario dándoles una enorme descarga eléctrica, haciendo así que el gran grupo entorpeciera su paso y dejara a los dos compañeros

- Quisiera lograr algo como eso con todo el tiempo libre que tengo. - Musitó Ghost un poco más aliviado mientras los dos atravesaban la otra calle arribando por fin a Jackson en el camino más exacto para encontrar el centro recreativo

Una vez acercándose a la ruta la Ghostriker disminuyó su velocidad permitiéndole a los compañeros ver a lo lejos movimiento entre lo que parecían ser presencias ocultas a causa de los alborotos; ahí entonces Jessica y Ghost frenaron por un momento bajando de la motocicleta para avanzar a pie justo a metros de la escena, con un suceso que tendría lugar en el momento más desafortunado, ya que lo siguiente que pudieron escuchar ambos chicos fueron algunas voces en la distancia

- ¡Yo solo quería pasar la noche contigo, no terminar llorando porque mi maldito EX novio intentó aprovecharse de mi!

Las formas presentes en aquel plano correspondían a los tres compañeros que la chica y el fantasma habían conocido en minutos anteriores junto con un extraño, y el Rider estuvo a punto de paralizarse nuevamente pero algo cambió y la mirada de los jóvenes estaba fija en el mismo punto en donde los presentes mantuvieron una discusión que para ellos era igual de ajena y difícil como también repentina; ellos continuaban de pie observando la situación comprendiendo el contexto y las palabras que no tenían cuidado al salir, aunque los segundos transcurriendo eran muy pesados en medio de la emergencia, todo el panorama cambió empezando por el momento en que el sujeto recién llegado y la joven McKnight llevaron su discusión a un nivel de contacto donde tomó prácticamente nada para que ella intentara alejarse, y él decidiera golpearla para sorpresa de absolutamente todos los testigos que de inmediato tuvieron que ver algo mucho más grave comenzando

- No es cierto... - Dijo la joven Jessica mirando molesta y seriamente la escena desde lejos sin esperar la respuesta del hermano mayor de la chica, aunque entonces algo más provocó su sobresalto en cuanto se percató de su entorno. - ¡¿Pero que...?!



A Facu le tomó un segundo exacto someter a la persona que tuvo el atrevimiento de lastimar a su hermana con un golpe justo delante suyo, pero incluso eso fue lento en comparación a lo que tardó todo el suelo al rededor de Jessica en prenderse en fuego recorriendo así kilómetros cercanos de intensas flamas que corrían por atrás y por adelante de aquel punto incluyendo el área donde la discusión tomó lugar, fue un detalle que tal vez los hermanos y Max no tuvieron en cuenta con su atención en el momento que pasaban, pero era claro que el entorno prácticamente se incendió, y Jessica vio delante suyo algo que le dejó claro cual fue la causa a pesar de su asombro



- Él...



- Se convirtió en Boost... sin siquiera cambiar de Eyecon...

A un lado de Jessica ya no se hallaba un fantasma, en su lugar quedó un remolino de llamas que se mitigó muy levemente solo para dejar ver una silueta que estaba más que viva con cada latido de su corazón, pero eso no era un humano, era la manifestación de una emoción completa materializada en un cuerpo con los fuegos del temperamento que se avivaron ardiendo con el poder del infierno mismo haciendo volar chispas y partículas de calor extremo a los pies de la figura, que dio el primer paso hacia adelante solo para seguir los próximos comenzando a desaparecer con invisibilidad que no pudo ocultar todo el fuego al rededor de Luis, quemando el pavimento con sus pasos por el suelo



- ¡TE VOY A MATAR!

El hermano de la joven continuó con su acto impulsado por la rabia y eso no le importaba en lo más mínimo al fantasma que estaba acercándose con intenciones de hacer algo no muy distinto a lo que el muchacho propició con sus golpes y con la sangre manchando a los dos involucrados; aquel calor y fuego solo eran un efecto secundario de lo que desencadenaba dentro el Kamen Rider quien al momento más que nunca antes estaba conectado con las emociones, era uno de los dones que le fueron otorgados con su vida temporal a pesar de que no había trabajado en desarrollarlo, ahora estando concentrado en dos sentimientos reinantes: la ira enlazada con el otro joven, pero también el dolor proveniente de otra parte

- Luis... ¡no tengo idea de lo que acabas de hacer pero hay personas aquí, las puedes poner en riesgo!. - Decía Jessica sin ver al Rider, aun así estando segura de su presencia

Ghost no dudaba ni un momento de los pasos que daba, sin embargo notó rápidamente lo que se hacía obvio: todos estaban en medio de una gran amenaza, y más criaturas de rostro naranja llegaron desde las azoteas y callejones aledaños empezando a correr hacia el punto vulnerable, fue entonces que el fantasma movió su atención a los rivales, ya que la tercia de jóvenes incluyendo también al agresor mal herido estaban expuestos y podrían peligrar, por lo que siendo invisible hacia los afectados él se ocupó de cubrirlos llegando antes al área con una patada tornado que marcó distancia entre los monstruos y los chicos aún discutiendo en plena calle, así que el Kamen Rider se dispuso a lidiar con la horda de invasores él solo avanzando hasta entran en contacto con el primero al que le atravesó el pecho con su palma abierta ardiendo solo tocándolo levemente hasta fundir su carne y traspasarlo, separándolo de él una vez que fue destruido hasta llegar con el resto prendiendo sus puños en fuego y atacándolos sin que lo percibieran cerca, únicamente podían notar como varias ráfagas de llamas embestían a los suyos cayendo uno a uno conforme pasaban los segundos hasta que las ofensivas de Ghost se volvieron más fuertes erradicando a una gran cantidad de las criaturas que no demoraron demasiado en ser reemplazadas por otras que se multiplicaban, cosa que hizo al fantasma pedir ayuda de una de sus armas

Sunglasseslasher!



Un solo corte de la espada fue suficiente para derribar a un grupo casi entero de las criaturas que ardieron con el fuego que el Rider les lanzó en un solo ataque de su energía contenida, el lugar parecía despejado hasta que del otro extremo de la calle más criaturas se aproximaban, por lo que el fantasma debía apresurarse y así lo hizo  pasando a un lado de los presentes, poco antes de que Jessica entrara a la zona cuidadosamente y se acercara a un Steve maltrecho para comenzar a levantarlo

- Hay un ataque de monstruos por toda la ciudad y será mejor que te largues de aquí, y ni se te ocurra hacer algo más porque yo no me detendré como el chico, necesitarás algo más que una bofetada para quitarme de en medio... más te vale que hayas entendido. - Dijo Jessica tomando al hombre por el cuello de la camisa en un intento por hacer que se moviera y se fuera de una vez, tirándolo al suelo sin importarle mucho cuanto tiempo le tomaría pararse por su propia cuenta

Los golpes y cortes de Ghost no tenían igual comparándolos con su estilo regular de pelea, deshaciéndose de sus oponentes con una rapidez y facilidad que le permitían avanzar por la calle no por su experiencia, sino por el potencial descontrolado de su poder que fue prendido a la velocidad de un chispazo que le fue suficiente para limpiar la zona destruyendo así a todos los enemigos cercanos en un par de minutos sin siquiera darse el tiempo de analizarlos, después controlando vagamente el fuego al rededor y dentro de él, hasta que un destello naranja pasó de cerca sin notarlo.

Por su parte Jessica se aproximó al punto del acalorado intercambio rodeado aún por las llamas que recién habían sido provocadas instantes previos a que ella notara lejos en el suelo un punto plateado que brillaba levemente dándole la pauta para ir hacia él y así recogiera la llave descubriéndola, levantando ésta en sus manos observándola

- Tal vez no sea un gran momento para hacer preguntas...

Los dos chicos que se habían quedado solos en el lugar permanecían ahí pese a lo que había sucedido en tan poco tiempo, todo a su alrededor se abría en un silencio frío que los envolvía luego de la partida del muchacho velocista. Entonces mientras el tiempo seguía pasando una sombra se acercó al par dejando caer su toque lentamente en la mejilla golpeada de la joven Lily como un roce, parecido al de una mano que se aproximó para dar una caricia en aquel rostro en el que las lágrimas ya habían dejado su marca, aunque ella no fuera capaz de sentirlo o siquiera de percatarse

OST:

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=h5LwxxcvYAY" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=h5LwxxcvYAY</a>



Las personas dentro del perímetro experimentaban el temor por lo que pasaba con las criaturas y por los hechos repentinos de la pelea que accidentalmente habían visto; había miedo, molestia, incertidumbre... pero aquel espíritu solo podía sentir una tristeza tan profunda que se llenó de ella tal como las flamas lo habían consumido, tan intensa como aquella primera mirada con la que se había encontrado tan solo minutos previos, un sentimiento que todavía no asimilaba, y que contrastaba con lo que en ese instante percibía junto a la chica... ella no lo podía ver, pero él si era capaz de mirar a través de sus ojos el pesar y la confusión con la que bastó un solo tacto para que Luis compartiera a su lado sus emociones juntos al mismo tiempo, casi como ver todo desde el mismo lugar, lo que ocurrió en no mas de otro segundo dentro del cual el Rider quería hacer todo lo posible por ayudarlos, por ayudarla a soportar el dolor y a entender que no estaba sola, era un propósito más fuerte y calcinante que las llamas mismas sin importar el tiempo desde la primera vez a ese punto, él buscaba ayudar a una persona que lo necesitaba demasiado, pero a Luis no le era posible, no podía siquiera presentarse de frente y no sabía si tenía lo necesario para hacerlo, aún cuando fuera todo lo que quería, notando entonces la ausencia de Facundo que fue interferida luego por la llegada de Jessica que se acercaba entonces a los dos héroes en entrenamiento, y fue ahí que poco a poco él apartó su mano de la mejilla de Lily, bajándola junto con su mirada para dar unos pasos hacia delante rebasándolos y dando una última vista de reojo a ella y a Max, terminando la media vuelta hacia la otra dirección

- Disculpen de nuevo por llegar así... unas criaturas están apareciendo en números muy grandes y apenas mi compañero las pudo neutralizar cerca desde la calle Lincoln, debemos tener mucho cuidado porque no tardarán en venir más a éste paso y todavía quedan personas por aquí aparentemente. - Dijo Jessica del modo más prudente posible presentándose con los dos muchachos

Aunque estaba alejado algunos metros de los otros jóvenes, el fantasma volvió a dar la vuelta y los miró reunidos a los tres en medio del punto donde apenas había terminado una pelea; ciertamente no sabía lo adecuado por hacer, pero de todas maneras no quería dejar solos a sus ahora compañeros y menos teniendo en cuenta que varios de ellos apenas empezaban a luchar ese tipo de guerras, las mismas que le costaron la vida a él y que había visto en muchas formas diferentes, por lo que decidió caminar de nuevo hacia los chicos haciendo un esfuerzo por concentrarse y volverse tangible, lográndolo conforme menos distancia guardaba de ellos, sin embargo experimentando un cambio una vez que los había encontrado



- Hola... terminé de luchar contra varias de esas cosas y la calle está despejada por el momento, pero en cuanto se destruye uno de esos tipos salen más así que no tenemos tanto tiempo, hay que poner a salvo a la gente que pueda estar en aprietos aquí cerca y... realmente Jessica y yo nos estaremos encargando, no tienen porqué preocuparse y si ustedes necesitan volver a la base podemos encaminarlos, o apoyar con lo que haga falta. - Explicó llegando por su cuenta el fantasma ya visible ante la mirada de Jessica que notó el cambio de forma en Luis, junto con los dos muchachos

- Estábamos a punto de hacer un análisis de la zona y de alguno de esos seres en caso de que sea posible para saber a qué nos enfrentamos, aunque lo importante son las personas y podrían requerir asistencia. - Agregó Jessica entre el pequeño grupo que formó un "círculo" en la zona

- Es verdad, hay muchos lugares por revisar mientras por otro lado están las alertas de los puntos que ya nos dijeron... sería, necesario hacer un plan o tener un orden para seguir.

- Sería lo conveniente si la ciudad y nosotros no tuviéramos el tiempo encima, pero es crucial hacer algo y difícilmente podríamos abarcar todo si nos dividimos o tomamos más de lo necesario para asegurar puntos... tú que dices. - La joven cuestionó al Kamen Rider

Ghost observó como los tres muchachos intercambiaban miradas y su compañera esperaba una respuesta de él, teniendo presente de nuevo que no sabía como proceder o actuar luego del impulso momentáneo que lo dominó; aún con eso, sus compañeros esperaban su palabra y tal vez creían que él podía aportar algo importante luego de que Facundo se marchara, un integrante clave del equipo estaba faltando pero aún con eso, tenían de su lado a un guerrero con experiencia en Ghost durante ese instante, antes de que él hablara

- Yo, no lo sé... - Pronunció el Rider bajando la mirada. - Pero, pienso que sería un error por no decir uno muy grande que nos separáramos o que dejáramos a uno de nosotros atrás luego de lo que ha sucedido, vimos qué pasó cuando no seguimos las indicaciones y nos separamos, así que no tengo una idea clara que sirva como plan... pero lo que sé es que no nos apartaremos y haremos lo necesario juntos, tal como empezamos... y tal como saldremos. - Acotó el Rider una vez tomando valor de su propia mentalidad. - Jessica dijo que haría un escaneo... estamos más cerca del centro que atacan así que podemos empezar desde aquí y de paso ayudaremos a la gente que pueda estar atrapada o en problemas dentro de la calle, ahí podemos avanzar y hacer lo mismo hasta llegar al centro lo más rápido posible. No quiero abusar de la generosidad de ninguno de los dos... así que, Max, si no hay ningún inconveniente me gustaría por favor que me acompañes adelante para despejar el camino mientras yo me ocupo de las criaturas, creo que ya entendí un poco el como lidiar con ellas, mientras Jessica puede hacer su escaneo en compañía de la señorita,  haremos lo posible para estar al pendiente y cubrir a todos, en caso de hacerlo tengan mucho cuidado por favor... - El Rider les dijo a las dos chicas de modo atento. - Permítanme un segundo. - Dijo buscando un Eyecon guardado en su chaleco hasta encontrarlo. - Éste servirá. - Mencionó para entonces cambiar la esfera en su cinturón

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=_hQCMuuMNTY" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=_hQCMuuMNTY</a>

Ketto! Zubatto! Cho Kengo!



- Éste es rápido y ayudará. Si no les molesta, vamos.

El Rider esperó un momento por la respuesta de todos, quienes se dieron cuenta de que había bastantes personas aún escondidas y más criaturas estaban por llegar, así que apresurándose los dos muchachos serían quienes atacaran si surgía una emergencia u otro peligro sorpresa, a la vez que Jessica y Lily hacían el reconocimiento en cuanto se dispusieron a moverse los cuatro

En otra parte...

Los reportes de daños no paraban de aparecer en las computadoras de la base donde Luis miraba intranquilo cada alerta nueva que se activaba gracias al caos desatado en las calles del pueblo, ésto solo provocó en mayor medida la ansiedad interna del oficial haciéndolo retroceder de las pantallas en el salón mientras sus dos manos recorrían su rostro cubriéndolo a la par que trataba de calmarse, hasta que fue interrumpido entonces por un nuevo mensaje del gran holograma que le mostraba la notificación de un miembro del grupo dejando su llave de acceso atrás, y se trataba de Facundo después de lo acontecido

- Puta madre...

El joven hombre regresó rápidamente a su puesto y buscó siendo ayudado por la interfaz una manera de localizar al muchacho McKnight sin tener éxito aparente en el primer intento, ya que todavía era difícil seguir el rastro del velocista en medio de la situación, haciendo que Luis se desesperara todavía más dando un golpe violento con las manos sobre la base metálica que rodeaba la pantalla para entonces apartarse dándole la espalda a los controles de la fortaleza

- ¡¿Qué hiciste Facundo, quieres que te pase lo mismo?!. - Gritó él para si mismo intentando controlar su propia respiración para tranquilizarse, metafóricamente nadando contra la corriente que significaba tratar con la emergencia luego de haber perdido su única oportunidad para pelear junto a los otros, pero aún más importante después de perder a su mentor

Las señales de cada comunicador individual eran también mostradas en la computadora formando puntos que se movilizaban por el mapa en pequeños conjuntos con un par de Riders abriendo su camino y los otros 4 jóvenes haciendo lo mismo, situación que por instantes fue ajena a Luis, pero por otros regresaba haciéndole ver que afuera en medio del peligro había personas dispuestas a correr el riesgo por cuidar de los otros desprotegidos sin saber a lo que se estaban enfrentando; la confusión del oficial retumbaba como campanadas dentro de su cabeza y tampoco sabía exactamente lo apropiado para poder hacer, estaba todavía más perdido, sin embargo un detalle aún más grande estaba poniéndose en juego

- La idea, si la aceptan, es investigar  y montar nosotros un ataque antes de que se cumpla el plazo de una semana. Entonces tenemos varias tareas por hacer antes de eso. Tenemos que espiar, averiguar que tienen para tener en la medida de lo posible una idea de donde atacar. Lo ideal sería monitorear dos veces al día por lo menos. También necesito un recuento de todos nuestros aliados y el armamento al que tenemos acceso, a partir de eso podemos organizar nuestras posiciones en el ataque. Los Time Zords pueden salir al espacio, para observar a nuestros queridos amigos. Necesito saber si ustedes saben que hay ahí fuera en estos momentos.

En algún punto de su pasado, Luis tuvo que ponerse al frente de un agrupamiento para dar indicaciones ante un posible fin del mundo que pudo ser evitado al rededor de 3 veces a una escala multidimensional, aún cuando no tenía idea del alcance de tanto poder bueno o malo, algo que también había llevado a cabo su otro yo que se convirtió posteriormente en un caballero, o el primero que actualmente se situaba como director de la organización que era BOARD, y ellos eran solo una pequeña fracción de los muchos guerreros que han tenido que ver por sus compañeros y por la seguridad de un lugar mayor... El oficial no era extraño a vigilar a un equipo, él solía tener uno entre el profesor Krim, su amigo Mack, su doble Chaser y su novia, pero todos ellos ya se habían separado, y el rumbo del antiguo Rider estaba prácticamente perdido

- No... - Murmuró Sandoval entre risas débiles. - No sé que esperaban de mi la verdad.

El tiempo no era el mejor para que las cosas escalaran una altura personal en cada uno de los integrantes del recién formado grupo y los ataques aumentaban mientras ellos hacían un esfuerzo por saber las respuestas para lograr proteger a todos los que pudieran. Si seguían parados pensando demasiado las cosas todo acabaría, y si avanzaban de algún modo a ciegas sería igual de catastrófico... eso lo tenía presente Luis, y no quedaba otra cosa mas que su cinturón inanimado en la distancia que le hacía recordar el gran fallo, pero por igual, estaba rodeado de señales que le avisaban constantemente de la lucha emprendida por los otros, señales de vida inocente que extendían sus manos esperando ayuda, en una hora donde todo apoyo posible podía cambiar las cosas

- Estás avergonzado... pero eso no significa que te des por vencido.

La voz de un susurro llegó a Luis pero éste no se tomó el tiempo para darle atención teniendo su mente inmersa en una pregunta: ¿qué había provocado el fallo causante de la tragedia en el gran cañón, fue el mismo que lo llevó a la bahía en Angel Heights por la madrugada? para más de un guerrero en ese momento era doloroso afrontar esa duda directamente, pero en la más clara de las resoluciones podía verse que un fracaso ocultaba consigo una explicación, ya que la pérdida de Nolo había sido precedida por la furia del imperio Tyrak que tomó consigo a dos de los jóvenes, que viajaron juntos al espacio separándose del resto... lo mismo que hizo Luis al pelear en la bahía luego de abandonar los límites de la ciudad por la noche. Aquel equipo nacido repentinamente luego de una pelea en la estación abandonada tenía consigo ideas diferentes, metas y caminos distintos que se encontraron chocando, sin embargo la esperanza de la unión los llevó a donde estaban, y de separarse podría ocurrir otra pérdida, desde una sola persona hasta el mundo entero, por lo que parte de cambiar era reconocer ese descuido, que debía no repetirse de nuevo ahora que Angel Grove más necesitaba a sus protectores. Así, Luis procesó todos esos pensamientos en motivación para regresar al frente de la gran computadora, enlazando las señales de los comunicadores para empezar con lo que esperaba pudiera funcionar

- ¿Hay alguien ahí, me escuchan?. - El oficial llamó primeramente al comunicador dejado por Facu, el cual escuchó la chica que decidió guardarlo

- Habla Jessica, escuchamos. - Contestaron seriamente del otro lado

- Éste es el comunicador de Facundo, las computadoras dicen que abandonó la zona hace poco.

- Así es, tuvimos algunos inconvenientes entre todos... Los chicos Max, Lily, Luis y yo seguimos aquí haciendo trabajo para movernos al centro recreativo, estaba por hacer un escaneo de la zona pero para eso necesito plantar generadores de pulso a una distancia de 15 metros mínimo uno del otro para conectar una frecuencia que abarque los lugares afectados creando una onda con velocidad angular. - Explicó la joven entre algunos ruidos de su alrededor

- Que se conecte con un radio... claro. - Luis contestó de manera rápida

- Hey! nada mal... algo parecido a eso, pero avanzar aquí es un calvario y nos falta bastante para llegar al punto 0. - Jessica comentó separándose un poco del comunicador

- Haré lo posible para verlos desde aquí con la vigilancia satelital... me contactaré con todos en un momento y enviaremos ayuda en cuanto se pueda, eso incluye buscar a Facundo. No se aparten y estén atentos. - Agregó el oficial haciendo lo mismo posteriormente con las otras llaves de acceso

- Ghost, ¿me oyes?

- Eh, ¿Luis? si te oigo, solo tengo las manos ocupadas un poco.

Omega Slash!



- ¡Va el golpe, agáchense por favor!

De un giro el Rider fantasma cortó a varias de las criaturas que se amotinaban interponiéndose con el grupo que exploraba las calles mientras por otra parte el chico de la piel resistente hacía lo propio protegiendo a las partes vulnerables que pudieran estar en la escena, aunque parecía distante la desaparición de los seres que continuaban multiplicándose de forma violenta

- Estamos peleando con éstas cosas mientras las personas tienen oportunidad para ponerse a salvo, al parecer más personal del ejército llegó ya a las calles como ayer y están realizando labores de rescate por éstos bichos, tal vez ya empezaron a trabajar por los rumbos viendo la situación, pero son una buena ayuda, ellos resguardarán a las víctimas y nosotros evitaremos que los pollos se acerquen. - Decía Ghost sin dejar de pelear contra los monstruos utilizando sus espadas duales

- Ayuden a los civiles que encuentren y procuren realizar con precaución el rastreo de Jessica, Ghost puede continuar encargándose de las criaturas pero que igualmente tome a consideración que se están dispersando por otras áreas, despejen hasta donde se pueda, informen su situación periódicamente y lo más importante: no se separen demasiado hasta que tengan una posición segura, pueden tomar la ruta noreste después de seguir derecho. - Explicó el oficial en los comunicadores del Rider, de Max y Facundo para que todos pudieran oír

- Entendido... gracias por el consejo.

Mientras tanto...

- Femme, habla Sandoval, tenemos ya un seguimiento en las calles y parece una horda de las criaturas que ya se extendieron por el pueblo está desplazándose por un tramo cercano al asilo, todavía no las identificamos pero si está con Bruford avancen y de ser posible reporten a la base su estado, tengan cuidado y no se aparten demasiado mutuamente. La prioridad es rescatar a las víctimas, luego asegurar la zona si hay oportunidad.

La amenaza en pocos minutos continuaba brotando con mayor fuerza y todos los focos rojos se mantenían sobre la ciudad entre el nuevo asalto que apareció de una fuente desconocida en solo horas. Dentro de la fortaleza el joven hombre hizo lo que pudo para tener un registro completo y exacto de los sucesos recientes mientras que en las calles, más presencias extrañas estaban manifestándose con la sensación de que eso era únicamente el principio del desastre
THE HERO - THE DREAMER - THE MAN




Pueden abrir el spoiler si gustan

Spoiler

Los invito a que pasen a Henshin Latinoamérica: La única pagina de Facebook en español dedicada 100% a Kamen Rider, los esperamos :D
https://www.facebook.com/HenshinLatino
[close]

Desconectado Diegodzilla



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 643
  • Mensajes: 18089
  • cl

  • Sexo: Masculino

  • ¡Por la Alianza!

    • diego.pratsgonzalez
Re:Reencuentros
« Respuesta #197 : 11 de noviembre de 2017, 11:16:13 pm »
Desde el mundo de los espejos, Zolda y Femme podían vigilar lo que ocurría en las calles de Angel Grove mientras conducían las Ride Shooters al hogar de ancianos, lugar que buscaban resguardar en ese mismo instante. En la seguridad de su posición pudieron ver a un grupo de los mismos monstruos de antes, solo que mucho más grande y más esparcido por el área cercana al destino de ambos Riders. Avanzaron el equivalente a una calle más y se bajaron de las motocicletas, saliendo seguidamente por una ventana hacia el mundo real. Justo cuando ya habían salido y habían asegurado una posición segura, Femme recibió el mensaje de Luis por el comunicador y contestó lo más rápido que pudo.

- Aquí estoy, me encuentro con Jim cerca del asilo. Ya vimos al grupo de esos bichos y es uno bastante grande. Nos acercaremos con cuidado y evaluaremos la situación. - Dijo para cortar la comunicación y posteriormente avanzar junto a Zolda con cuidado hacia el grupo, tratando de no ser vistos.

- Hay que acabarlos acá mismo de algún modo, no podemos permitir que sigan delante de acá. - Zolda tomó su arma y avanzó con sigilo hacia el grupo, acercándose al mismo tiempo al ventanal de una tienda.

- Espera, es nuestra prioridad rescatar a la gente del asilo. - Dijo Femme deteniéndolo. - Escuchaste la orden de Luis, hay que ayudar a la gente.

- No tiene sentido. - Zolda se soltó bruscamente y dio un paso dentro de la ventana. - Ahora sígueme. No tiene caso ir a ese lugar, hazme caso.

Femme chistó mientras hacia la mirada a un lado. No le había tocado ver a Jim actuar así, normalmente tenían una gran coordinación en el combate y apuntaban al mismo objetivo, pero era como si algo hubiese cambiado dentro de él, o quizás se había dado cuenta de algo que ella no. Aún así, ella no hizo caso y se dirigió al hogar de ancianos en búsqueda de asistir a las personas que se encontraban ahí.

Mientras tanto en la calle, el gran número de criaturas avanzaba en desorden, con violencia y marcando un ritmo caótico al marchar cada una de modo frenético y descontrolado, dejando clara la naturaleza salvaje de aquellas. Dentro de todo ese caos, una pequeña forma caía delicadamente, una partícula que era imperceptible por las entidades que estaban abajo, solo se hacía notar como algo blanquecino y muy fino, que lentamente se hacía más grande a medida que caía, significando solo que era un cambio en la perspectiva de este. Aquel fragmento provenía de una ventana que Zolda había roto en un piso superior del edificio. Aquel fragmento daba un pequeño reflejo de la luz solar y un pequeño reflejo del calibre del Rider. Cuando el pequeño pedazo de vidrio cayó al suelo, este estalló en una gran explosión, proveniente del Giga Cannon que había sido disparado del otro lado. La explosión se dio justo en la retaguardia del grupo, haciendo que este se desplazara hacia al frente, pero fueron sorprendidos nuevamente por otra explosión por ese frente que los hizo agruparse en un grupo más compacto, listos para ser atacados por Zolda

Strike Vent





El calor que provocaba las llamas de las explosiones era capaz de crear una especie de espejismo, similar al que hace el calor en las carreteras durante un día soleado, esto era suficiente para que Zolda pudiera maniobrar mientras peleaba entremedio de las criaturas con la recién invocada arma. Aquella era bastante peculiar, no era común para el Rider usar armas cuerpo a cuerpo, pero parecía la ideal para la ocasión. Blandía el arma de puño con mucha fuerza y potencia, golpeando a las criaturas que se le acercaban con intenciones de atacar, pero solo eran recibidas por un fuerte golpe o eran perforadas por los cuernos de aquella arma. El área estaba siendo limpiada fácilmente, pero al mismo tiempo muchos de los monstruos trataban de huir hacía otros lados pasando a través de las llamas. A estos que estaban más lejos, Zolda era capaz de derribarlos con el Magna Visor o con el cañón que estaba integrado en el Giga Horn, que también era capaz de causar daño al golpear al enemigo. El Rider pensó en su mente que habría sido más fácil si Femme lo hubiera acompañado, pero quizás era bueno que ella se haya hecho cargo de revisar si las personas estaban bien.

Al cabo de unos minutos más o menos, las criaturas del grupo habían sido destruidas por el Rider, el que se tomó un momento para sentarse a un lado, lejos de las llamas y tomar un respiro, ya que también había recibido fuertes golpes de parte de los enemigos y pudo comprobar en carne propia que no eran enemigos a los que había que tomárselos a la ligera, además de que el combate cuerpo a cuerpo no era lo que se le daba mejor en cuanto a los monstruos.

En el asilo, Femme entró apresuradamente, informando con cuidado a las personas del lugar, enfermeras y en su gran mayoría ancianos, que estaba de su parte y había ido con intenciones de ayudarles. Al principio estos no entendieron lo que ella quería decir y por un momento se fueron en contra de ella, pero fue capaz de entrar en razón con ellos y hacerles entender la situación de lo que estaba pasando. El problema se dio cuando no se le ocurrió una forma de evacuarlos seguramente del lugar, ni de adonde se los llevaría.

- Todos conserven la calma, volveré enseguida, no crean que los dejaré. - Dijo ella mientras salía por la puerta principal, donde justo se encontró a Zolda, quien venía a un paso medio, tratando de recuperarse de la pelea. - Veo que saliste a salvo, ¿qué pasó allá?

- El grupo que vimos antes fue acabado, pero tenemos que seguir moviéndonos, hay otros más cerca y se dirigen hacia acá. - Respondió el Rider.

- ¿Y esperas que deje a estas personas acá? No haré como tú y me quedaré defendiéndolas. - Dijo ella de manera segura.

- Escucha, esas personas están bien en ese lugar, lo peligroso sería sacarlos a la calle y exponerlos a esas cosas. El lugar en el que están es el más seguro que tienen en la ciudad y se mantendrá así si se quedan dentro y no llaman la atención de lo que hay afuera. ¿Me entiendes? - Preguntó. - Si te preocuparas tanto por ellas como dices, me habrías acompañado a pelear, porque la manera de mantener a esas personas a salvo es alejando a la amenaza.

- Creo que tienes razón… Bien, iré contigo, pero tenemos que asegurarnos que no haya más enemigos cerca de este lugar. - Dijo Femme mientras seguía el camino que daba hacia otro grupo de criaturas.

- Créeme, no quedará ni una sola con vida. - Respondió Zolda.

- Luis, ¿me escuchas? Ya estamos asegurando el sector del hogar de ancianos. Nos aseguraremos de eliminar a las amenazas y limpiar estos lugares antes de intentar una evacuación, pero hasta entonces trataremos de mantener a los monstruos lejos de los puntos más vulnerables, ya que no es seguro salir para las personas.

Desconectado Fackunator



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 775
  • Mensajes: 11104
  • ar

  • Sexo: Masculino

  • Outta Nowhere!

    • fackunator
    • loquenderospaw046
Re:Reencuentros
« Respuesta #198 : 12 de noviembre de 2017, 09:20:04 am »
La partida del joven Facu no había hecho más que dejar un sabor amargo en la boca de su hermana, quien aún continuaba apegada a Max en aquél abrazo tan consolador; durante esos breves momentos de silencio luego de la partida de su hermano ella tuvo tiempo para pensar, aunque sea por unos segundos, no solo en lo acontecido recientemente si no en todo lo que había pasado desde que falleció su madre. La relación de ambos jóvenes como hermanos no había hecho más que empeorar desde el momento en el que él fue seleccionado como guitarrista para la banda Skies Fall, ya que la vida de gira del chico lo dejaba al menos 8 u 10 meses de 12 fuera de casa, y si bien se comunicaban por teléfono y él le mandaba el dinero a ella para poder mantenerse y a la casa, ellos como hermanos habían crecido distantes a lo largo del pasado año. ¿Acababa ella de romper por completo la relación que tenía con Facu, o solo le dio a entender que ya estaba rota? El dolor físico y las lágrimas se calmaban, pero aún tenía un nudo en la garganta y se arrepintió de haberle dicho lo que le dijo. Eso no quitaba el miedo que ahora sentía hacia él, y tal vez una distancia era para lo mejor...

Jessica se hizo presente en la escena y, al momento de Max y Lily de notarla, se separaron con cierta lentitud, compartiendo una mirada por un segundo, una mirada que decía más que mil palabras. La rubia observó a la muchacha levantar a su ex novio, pero Steve apenas respondía; estaba demasiado herido, aturdido y en shock como para responder. Era la primera vez que recibía una paliza, la primera vez que estuvo al borde de la muerte, y con todo lo que le había pasado le daba igual vivir o morir, los monstruos, todo. Por su parte, Max observó entonces el objeto plateado que estaba en el suelo y una mirada de sorpresa se empezó a formar en su rostro, sorpresa mezclada con incertidumbre. ¿De verdad el chico se había ido, así como así? ¿De verdad, luego de toda la charla, todo ese discurso sobre ayudarlo a vengar a Nolo? Claro que entendía por qué se había ido, pero no podía evitar sentir que lo había hecho por cobardía. No quería pensar así del muchacho ya que lo respetaba hasta cierto punto, pero un verdadero héroe se traga el dolor y sigue luchando, así le habían enseñado. Decidió no pensar más sobre el muchacho de forma crítica, él se merecía un tiempo a solas y ordenar sus ideas, y por mientras, Max iba a hacer lo mejor para hacer que su ausencia no fuera tan notoria.

- Sí, tal vez luego haya espacio para las preguntas -le respondió el veinteañero a Jessica, con un tono algo sombrío. Dicho tono cambió a una tonalidad más activa, más seria, conforme se alejaba un poco más de la muchacha McKnight. - Si de verdad Luis apenas pudo con las que estaban cerca de Lincoln, nos va a costar bastante hacernos cargo de las que estén en la calle en sí -echó la cabeza hacia atrás y soltó un suspiro. - Va a ser un día atareado, eso seguro.

A la vez que Steve, en un esfuerzo por extender su miserable vida se levantaba a duras penas del suelo y se iba de la escena tambaleándose, el Kamen Rider fantasma hizo acto de presencia, sugiriendo una vez estuvo cerca de los tres que Max y Lily querrían volver a la base. Ante eso la muchacha puso las manos en su cintura y lo miró con cierta seriedad. Era como si hubiera podido hacer a un lado los sucesos recientes para poder enfocarse en el problema actual y solo en éso.

- Ni siquiera pienses que voy a volver -le replicó al fantasma mirándolo a los ojos del casco, antes de sonreír ligeramente. La expresión seria regresó prontamente. - Tenemos un trabajo que hacer, ¿no es cierto? -giró la cabeza a su derecha, mirando a Max quien, algo confundido por el repentino cambio de actitud de la chica, asintió.

- Sí, capitana -respondió bromista, a pesar de que la situación actual no tenía nada de graciosa. - Por Dios, ¿todos los McKnight son así de mandones? -se preguntó en un pensamiento, para a continuación insultar al velocista mentalmente. ¿No se podía haber largado un poco después? O al menos después de sacar a las personas de los negocios a un lugar seguro.

Entre los tres intercambiaron miradas, miradas las cuales se fijaron en Luis una vez empezó a hablar y a exponer su plan. Separarse era sin duda un grave error considerando todo y eso era algo en los que ambos, Max y Lily, concordaban. El primero asintió ante la propuesta de Ghost de hacerle compañía para despejar terreno ya que, al ser él prácticamente un tanque viviente, iba a servir más que a la perfección como defensa mientras él se encarga de destruir a los monstruos. Mucho como una barredora, pensó. Lily por otro lado, si bien estaba algo absorta en sus pensamientos también asintió, mirando entonces a Jessica por un momento, una mirada que decía ''te cubro la espalda''.

- No te preocupes tanto por nosotras -comentó entonces la rubia en respuesta al último comentario del fantasma, de una forma más relajada, casi alegre. La chica estaba volviendo a su actitud usual. - Por si no recuerdas, tengo un súper grito que me sirve más que bien para mantener distancias -una sonrisa de autosuficiencia fue lo que concluyó esa oración.

- Igual te voy a mantener un ojo encima -le dijo Max, a pesar de que las palabras de la ajena no fueron dirigidas a él. - Digo, por si se te llega a tapar la garganta por una flema o algo -ambos sonrieron por el chiste, pero en realidad él la iba a mantener algo vigilada por la orden que había dado Facu hace un rato.

Una vez Luis cambió de Eyecon, el moreno se puso a su par, listo para avanzar. Por otra parte, Lily primero gritó unas órdenes para las personas escondidas, antes de ponerse cerca de Jessica para así iniciar el reconocimiento. Los cuatro pronto empezaron a avanzar hacia Lincoln donde, doblando a la izquierda, se podía avanzar directamente hacia el Centro Recreativo. Lo malo era que en esa dirección estaba lleno de aquellas extrañas criaturas, pero eso a Max no lo preocupó. Confiaba en que su compañero le cuidaría las espaldas así como él se la cuidaría, y cuando las criaturas los notaron, usó su piel acorazada para lanzarse hacia ellos e impactarlos como si se tratase de una bola de demolición impactando contra una pared, con el fin de tirarlos a un lado para que Ghost se encargara de acabarlos.

Trabajo en equipo.


En las afueras de la ciudad...





Su entrada tan veloz al recinto abandonado causó que las hojas caídas en el suelo, hojas muertas y viejas, salieran volando por la brisa generada gracias a su arribo. Facundo miró alrededor, el suelo, el techo, las ventanas rotas, los muebles abandonados... Y vio, en una de las paredes, una grieta causada por un cuerpo al golpear fuertemente contra los ladrillos. Vio rastros de sangre seca tapados por las hojas, y los recuerdos empezaron a llegar a él de forma abrupta, como un golpe. Los recuerdos de su primer y hasta el momento único asesinato humano. Su cuerpo empezó a temblar, primero de forma natural, normal, pero el temblor cambió gradualmente a una vibración. Su cuerpo entero comenzó a vibrar y, para cuando éste empezó a emitir pequeños rastros de electricidad anaranjada, el chico gritó y empezó a correr alrededor, levantando las hojas del suelo. Era apropiado que el monstruo regresara a donde nació, sería incluso apropiado que muriera ahí mismo.

- Lo lamento, por favor no me mates, te lo suplico...

Los pedidos y gritos del asesino de su madre se hicieron presentes en su mente como un eco del pasado mientras corría en el interior de aquél depósito abandonado hace ya años, gritos que se sumaban a los suyos que emitía con cada paso que daba por el suelo, por las paredes. Los muebles abandonados no tardaron en verse lanzados de un lado a otro; Facundo estaba haciendo lo único en lo que podía pensar, y eso era desquitarse, romper todo lo que tuviera en frente, descargarse, odiarse. Y cuando los objetos para romper se acabaron, cuando todo lo que quedaba era el odio hacia si mismo, se detuvo en el medio de todo ese desastre y contempló los frutos de su enojo. Así como gracias a su enojo había destruido todos los muebles había destruido también la relación con su hermana, posiblemente también su relación con Luis.

- Y no puedo culpar a nadie más salvo a mi... -se dijo en un murmuro, cansado. Podía dejarse caer ahí mismo, podía dejarse morir en el mismo lugar donde mató por primera vez, pero todavía tenía que hacer una parada más. Con eso en mente, desapareció nuevamente.


Minutos después







Los restos de la lucha del día anterior seguían en el Gran Cañón, aunque si bien no era el cementerio de maquinaria que había sido el pasado día, aún habían restos. Restos de aviones de lucha, restos de naves espaciales... El Gran Cañón era grande, pero había llegado a la zona donde había querido llegar, solo que tenía que caminar un poco. Su ropa se vio manchada por la tierra casi desértica del Cañón, tierra que fue levantada por la brisa de su llegada, y el viento soplaba de tal forma que le sacudía el cabello. No había expresión en su mirada, y sus pasos eran arrastrados. Avanzaba por entre los escombros, observando alrededor mientras el eco de la batalla resonaba en su mente; explosiones, gritos... Conforme más se acercaba más los ecos se sentían más fuertes, resonando en su subconsciente la voz de Nolo gritando que le habían dado al Zord, que iban a caer. Sintió una vibración en el suelo pero también había sido producto de su imaginación, un recuerdo presentado de forma física de cuando el Zord estrelló en el suelo. Sus pasos arrastrados dejaban un rastro que poco a poco se hacía más invisible por el viento, y finalmente llegó.

Llegó a la zona de su más grande fracaso.

Avanzó a pasos arrastrados hacia un pedazo de metal enterrado profundamente en el suelo, el pedazo de alguna aeronave que tenía un agujero en una zona. En dicho escombro, alrededor del agujero, se veía sangre ya seca pero que se notaba era reciente, y al acercarse lo suficiente, Facundo estiró su mano izquierda y acarició la superficie metálica, manchada con la sangre de uno de sus más grandes amigos.

- Debí ser yo -musitó. - Debiste dejarme morir... Pero como siempre, querías toda la gloria -una sonrisa sin emoción se hizo presente en sus labios, y miró al suelo.

La lanza de Raszk seguía ahí, en el mismo lugar donde la había dejado él al retirarla del cuerpo de Nolo; ensangrentada, pero ahora también cubierta de tierra. La miró, y su mirada vacía pronto cambió a una de enojo, la cual se transformó en una de tristeza y finalmente a una de asco. Asco por el arma, asco por el monstruo que la portó, asco por si mismo. Debió ser él el empalado por el Lord.

- Tenías que protegerlo. Viniste hasta acá para protegerlo, a todos nosotros, ¡y mira lo que pasó!

Sus propias palabras resonaban en su mente mientras se giraba y avanzaba hacia otra zona, cercana al escombro metálico. Arrastraba los pies como si tuviera cadenas, y su mirada estaba fija en una zona en especial, a pasos de él, que cada vez se acercaba más y más.



Habían alterado lo que había sido ayer un simple montículo de tierra. Alguien, posiblemente personal de BOARD, había cambiado la lápida y colocado rocas encima de donde descansaba el cuerpo del fallecido Manuel Gonzalez, pero Facu se sintió agradecido por el gesto. La lápida tenía la misma inscripción que había hecho él el día anterior en aquél trozo de metal improvisado, lo notó conforme más avanzaba hacia eso, y cuando por fin estuvo parado a los pies de la tumba, se tomó un momento para contemplar el lugar de descanso de su amigo antes de caer de rodillas al suelo. Sus manos estaban apoyadas en sus piernas, y estaba inclinado en una posición tal que parecía que le pedía disculpas al fallecido. Lágrimas empezaron a caer en sus muslos, manos y tierra, y no pudo alzar la mirada. No podía ver al montículo cubierto de rocas, no podía ver la lápida porque sentía que le había fallado. Estaba avergonzado de si mismo.

- Dijiste... Que lo más difícil de éste mundo es vivir en él, que seamos fuertes, que vivamos... -habló luego de momentos en un llanto silencioso. - Pero no puedo. No soy fuerte como tú, no tengo la fuerza para continuar con tu último deseo... No puedo -el llanto se hizo más intenso, el nudo en su garganta se empezó a formar. - Ayúdame, Nolo... Dame fuerzas porque yo no puedo solo, te necesito... Por favor... -se quebró completamente. Se dejó caer hacia su derecha, al suelo, y mientras lloraba en completa soledad en medio del Gran Cañón, extendió su ensangrentada mano izquierda hacia las rocas y las acarició. Sentía que ese era el único contacto que podía tener con su amigo.


De vuelta en la ciudad...

Max estaba en el frente de la lucha junto con Ghost, repartiendo golpes a diestra y siniestra, apartando a tantos monstruos pudiera de las chicas que se hallaban un poco atrás. Su piel acorazada le daba una muy buena defensa, pero a pesar de ésto los golpes de las criaturas eran fuertes, violentos, y le dolían. No lo suficiente como para incapacitarlo del combate, pero sí para molestarlo físicamente.

- No nos están dejando la ruta fácil hacia el centro recreativo... -comentó Max a su colega encapuchado antes de bloquear un golpe. - ¡Chicas, ¿cómo van con eso?! -preguntó en un grito a las jóvenes más atrás.

- ¡Va decente, tú encárgate de--!

- Omega Slash!

Ante el aviso del fantasma, tanto Lily como Jessica y Max se agacharon, permitiendo el ataque hacia las criaturas, las cuales no paraban de llegar. El de piel acorazada, posterior al ataque del fantasma, se acercó a un auto y rompió la ventanilla del lado del conductor. Acto seguido, haciendo uso de la fuerza otorgada por su piel acorazada, arrancó la puerta del vehículo.

- ¡Luis, abajo! -gritaría entonces, antes de lanzar la puerta en dirección al fantasma como si fuera un frisbee. Al agacharse el contrario, la puerta impactó violentamente contra uno de los monstruos, causando una suerte de efecto dominó y derribando a tres de ellos. Max no pudo evitar sonreír.

- Ayuden a los civiles que encuentren y procuren realizar con precaución el rastreo de Jessica, Ghost puede continuar encargándose de las criaturas pero que igualmente tome a consideración que se están dispersando por otras áreas, despejen hasta donde se pueda, informen su situación periódicamente y lo más importante: no se separen demasiado hasta que tengan una posición segura, pueden tomar la ruta noreste después de seguir derecho. -escucharía Max entonces por su comunicador la voz del oficial y sus indicaciones.

- Entendido -replicó él por medio de la llave, a modo afirmativo ante las sugerencias de Sandoval. - ¡Lily, cuidado!

Por el lado contrario se acercaba un pequeño grupo de los mencionados monstruos, en dirección a las féminas. La rubia, en respuesta al aviso de Max, se colocó delante de Jessica y la miró por sobre el hombro con una media sonrisa.

- Tápate los oídos -y acto seguido, soltó un grito con el cual procuró cubrir todo el ancho de la calle. La fuerza del grito sónico fue tal que no solo las bestias fueron lanzadas varios metros lejos, si no que los autos estacionados también, cubriendo el ancho de la calle lo suficiente, como una barricada. Claro que dicha barricada automovilística no había sido perfecta, pero ayudaría a mantener a las criaturas alejadas por un momento. O no, pero hay que ser positivos en la vida.

- Hey... ¿No serías tan amable de prestarme una de tus espadas? -bromearía entonces Max al acercarse a Ghost una vez las criaturas no estuvieran tan encima de ellos. - Si tuviéramos a Speedy Gonzalez, ésto sería mucho más rápido... -luego de ese comentario, uno de los oponentes se abalanzó encima suyo de un salto. Por suerte sus reflejos eran buenos, por lo que pudo tomar a la criatura en pleno vuelo y lanzarla contra otros que se acercaban. - El centro recreativo está dos manzanas más adelante, lo puedo ver. Me adelantaré e intentaré salvar a cuantos civiles pueda, cúbreme las espaldas -le avisaría al fantasma antes de correr hacia delante, en dirección al centro recreativo, empujando a cada bestia que se le interpusiera con los hombros, como un jugador de football americano empujando a sus oponentes.

Desconectado Crimson Knight



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 1997
  • Mensajes: 15469
  • mx

  • Sexo: Masculino

  • Right hand to God. First in command.

    • luis.rko.7
    • Drive_RKO
    • channel/UCyc20dxKV2CFjVaQhQSBgIw
    • Henshin Latinoamérica
Re:Reencuentros
« Respuesta #199 : 14 de noviembre de 2017, 03:37:02 am »
Las señales rojas a lo largo del mapa de Angel Grove aumentaban marcando puntos nuevos y enfatizando los afectados anteriormente a causa de los ataques ininterrumpidos que eran perpetrados en ese momento real, por su parte el oficial Sandoval continuó cerca de la interfaz principal para comenzar un análisis por satélite del panorama logrando a la vez mantener el contacto con el resto

- Escucho bien. Procedan con su plan actual y tengan cuidado al rededor de la zona, es una de las concentraciones de criaturas que se marcan como más pesadas en nuestros radares, así que habrá muchos más de los que son ahora; aprovecho de paso para explicarle a todos las indicaciones incluyendo al señor Bruford a quien cabe mencionar pude escuchar hace un momento: las instrucciones no implicaban una evacuación total de la zona, lo hacían en caso de que su ubicación estuviera lo suficientemente afectada ya que los tres puntos fueron el origen de las alarmas por ataques internos, significa que la amenaza se encontraba ahí mismo más que afuera, pero en caso de que suceda algo como lo ocurrido con Femme y su compañero Zolda es mejor que aseguren los puntos neutralizando a esos seres y apoyen de ese modo a las autoridades que ya están entrando para brindar asistencia a las personas. - Informó Luis con el fin de aclarar una posible confusión que él mismo experimentó bajo la presión de la emergencia, sin embargo debía de actuar rápido y de forma exacta para evitar más incidentes provocados por algún error. - Ghost, Max, Jessica, esperamos puedan hacer lo mismo en su área y nos mantengan al tanto, ya estamos realizando una vigilancia más certera desde aquí.

Afuera en las calles podían verse "mares" de criaturas caminando y corriendo a sus anchas luego de hacerse notar provocando el pánico en el resto de la población que igualmente a comparación de multitudes en otras zonas cercanas a los guerreros optó por ocultarse en los sitios más despejados y seguros posibles antes de que un gran cuerpo militar arribara al pueblo encargándose de resguardar a las víctimas en las calles y dentro de sitios vulnerables para los ataques recientes como los que ya se habían señalado en aquella base subterránea. De éstos la residencia que había sido previamente visitada por la Rider blanca estaba sufriendo un disturbio dentro del lugar por parte de las entidades hostiles acabadas de salir de sus escondites junto con unas cuantas que habían entrando a la fuerza tal como se había señalado en un principio, aunque fue ya demasiado tarde para actuar en el caso de los monstruos ante la llegada de las fuerzas especiales que los desalojaron del complejo abriendo fuego contra ellos posteriormente manteniendo la prioridad del estado de los civiles, sin embargo varias zonas más estaban pasando por una situación similar entre las que se hallaban el centro recreativo y el gimnasio, que aún no habían sido asegurados por el momento gracias a la dificultad para avanzar por la ciudad debido a los obstáculos que significaban las criaturas

Mientras tanto...

La gran alerta que los rodeaba obligó al pequeño grupo de jóvenes a trabajar en conjunto sobre el asedio del tiempo avanzando con más enemigos acercándose pero siendo abatidos por tres de los muchachos mientras Jessica terminaba de trabajar en los ajustes finales para un modo más rápido de cumplir su tarea, entonces con Ghost del otro lado peleando de modo más eficaz por alguna razón al rededor de dos veces éste vio posteriormente como Max interceptaba con éxito los ataques contrarios, así que el fantasma decidió entonces cambiar su estrategia mediante sus habilidades, pero éstas ya no eran tan variadas a falta de los Eyecons recién robados, sumado al desaparecido poder de Toucon Boost que forzaba al joven a responder con rapidez al igual que el resto del equipo

- Éstas cosas... ¡parece que funcionaban mejor con Boost pero ya no lo tengo... lo dejaré a la experimentación sobre la marcha!. - Exclamó el único Kamen Rider presente sacando con él uno de sus Eyecons nuevos, el amarillo, que fue utilizado a los pocos segundos liberando a un espíritu



<a href="https://www.youtube.com/watch?v=kFX3H6kTK14" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=kFX3H6kTK14</a>

Kaigan!

Goemon!

Kabuki ukiuki! Midare zaki!




Sonidos y cánticos parecidos a los del antiguo teatro Kabuki fueron escuchados una vez que el espíritu del reconocido ninja ladrón Ishikawa Goemon poseyó el cuerpo del joven otorgándole sus poderes que fueron utilizados contra las criaturas, éstas atacaban al Rider pero él con una destreza y control sobre si mismo impresionante esquivó todos los golpes regresándolos en cortes del Gan Gun Saber unido en uno de nuevo, así Max junto a él abrió más distancia del ejército rival dándoles oportunidad para ver que otros oponentes se acercaban desde las alturas

- ¡Yo me encargo!. - Dijo Ghost haciendo varios movimientos con las manos tal como si estuviera danzando

El fantasma enfocó su vista en una decena de monstruos a punto de caer desde la azotea más próxima a ellos con separación de varios metros del área manteniendo fuertemente sujetada su espada esperando el momento justo para accionar la palanca en su Driver

Goemon!

Omega Drive!


La hoja del Gan Gun Saber brilló en un fuerte color que se interpretaba en la energía concentrada del arma que se utilizó cuando Ghost dio un gran salto directo hacia la horda de rivales para lanzar a ellos un corte único que los hizo explotar en pleno aire dejando espacio al Rider para que aterrizara del otro lado, provocando una serie de fuegos artificiales detrás de él



- ¡Zekkei ka na!

Todavía no era de noche ni tampoco había pirotecnia cerca, sin embargo esa era la manifestación del poder del nuevo Eyecon que poco a poco le cedió el control de regreso al joven, sin embargo a un lado de él por la explosión original se pudo notar que varias partículas naranja caían desde donde las criaturas habían muerto, y éste residuo no alcanzó a los demás debido a su posición pero si permaneció a la vista del Rider que no se percató de lo ocurrido, él primero recuperó un poco su sentido propio para bajar y entonces ver al resto que lo esperaban con expresiones un poco extrañadas ante lo que pasó

- Disculpen... ahora creo que debe ser mi turno de preguntar pero, ¿como van?. - Ghost preguntó mirando a Jessica antes de que la unión se rompiera con el arribo de otro grupo atacante que fue detenido por el grito de Lily a la vez que la otra chica inventora le hizo caso en taparse los oídos, para después reincorporarse y notar las consecuencias colaterales que les habían dado algo de protección por ese momento

- ¡wow, bien hecho!. - Jessica dijo mirando la barricada espontanea y felicitando a la otra joven después, entonces volteando a ver al Rider cuando ella tenía listo su equipo, entre el que se contaba una pequeña pistola metálica que sostenía en sus manos. - Como ya dijeron el avance podría ser decente, ya instalé un par de dispositivos en ésta calle... pero nos faltan otros 8 o más por dejar plantados de manera circunferencial en una buena zona que nos dé el radio buscado para empezar el escaneo. Éste disparador nos permitirá lanzar los discos que servirán de generadores enviando el pulso de energía hasta nuestro punto causando la onda que nos dejará estudiar a las criaturas, solo hace falta incrustarlos todos en superficies como las paredes para entonces ir a nuestro centro, activar el medidor de ondas y saber qué rastro de energía o algo distintivo pueden dejar a su paso éstos bichos.

Ghost fue capaz de oír atentamente a su compañera entendiendo parte de lo que necesitaba para completar su trabajo, pero antes de siquiera poder acercarse para hablar más a detalle sobre lo que harían el instante tuvo que ser interrumpido por el último ataque enemigo que fue bloqueado con éxito por Max, quien habló con el Rider antes de adelantarse a su posición

- Cuando acabe de probar que la espada no desaparecerá en manos de gente viva con gusto la prestaré. - Él contestó rápidamente al primer comentario del joven antes de que avanzara hacia los oponentes por venir. - Entendido, nosotros estaremos siguiendo de cerca lo que pase, te cubriremos.

Con eso, el fantasma asintió para entonces mirar con asombro junto a su compañera lo que estaba logrando Max utilizando de su gran resistencia que le hacía pasar prácticamente por encima de los enemigos que se reagrupaban con bastante velocidad, pero la otra tercia no se quedó atrás a fin de seguir al chico efectivamente cubriéndolo en lo que Ghost ejecutaba más ataques con una forma que todavía no tenía muy bien comprendida, decidiendo cambiar de poderes en busca de un alcance más largo que protegiera a sus compañeros de los monstruos próximos

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=mdDLKEs0ANc" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=mdDLKEs0ANc</a>

Mezameyo! Nippon! Yoake ze yo!



El Gan Gun Saber pasó a su modo cañón y el fuego rápido apareció por toda la zona cercana al grupo en forma de disparos que derribaban a las criaturas quemándolas en el proceso; Max se ocupaba de abrir camino por delante mientras que los otros le seguían rematando a los rivales caídos y en contadas ocasiones ayudando de paso a víctimas atrapadas entre escombros que salieron dispuestas a resguardarse en partes ya seguras por detrás, a la vez que el poder de Ryoma ya estaba del lado del joven Rider

- Cuando vuelva éste Facundo yo le pediré prestado algo a él. - Dijo a si mismo Ghost mientras disparaba su arma protegiendo el paso rápido de Max y a sus compañeras. - Seguro se me vería chistoso su traje de cuero, o tal vez a otra persona si lo hacemos réplica para sacarlo por eBay.

Las bestias rampantes por la zona caían enfrentándose a los disparos y a los ataques del pequeño equipo que ya se estaba haciendo de una ruta más hábil por el lugar en busca del centro atacado, y fue al pasar de unos instantes que Jessica se acercó al Rider en el momento que todos corrían hacia delante para hablar con él finalmente

- Será un desastre darle la vuelta a las calles para incrustar el resto de generadores, aunque tengo ya una idea de como hacerlo, solo necesitaré que Max se desocupe cuando lleguemos al centro y también ocuparé tu motocicleta. - La chica explicó a su amigo justo a instantes previos de que un par de criaturas llegaran a ellos, las cuales presenciaron como la joven inventora dio un salto evadiéndolos hasta llegar de nuevo al piso ejecutando una patada que las alejó dejándolas a merced de los disparos finales de Ghost. - Yo conduciré la moto para recorrer las calles que rodean el centro recreativo y ahí dispararé los generadores que falten, para eso le pediré al muchacho que haga lo que está haciendo ahora con tal de tener el camino despejado al frente mientras tú te ocupas de acabar con esos monstruos, su conducta no es nada racional pero están actuando como un conjunto y si tienen suerte tú llamarás su atención para entonces, no tardaría demasiado en volver.

- Jessica no estamos teniendo el suficiente cuidado con ésto y de nuevo no sé qué tan bueno sea que vayas tú sola, no hablo para nada por la motocicleta o porque no crea que puedes hacerlo.

- No iré sola y aunque lo digas yo te lo repetiré: puedo con eso, tú encárgate de lo importante que es deshacernos de la mayoría de monstruos aquí ya que parece eres el único que les hace más daño. Ah, y por el amor de lo que más quieras no te vuelvas a distraer ASÍ como te pasó hace minutos... o lo que ocurrió con el fuego. - La joven respondió con toda seriedad viendo a los dos guerreros que la seguían

- Entendido... haremos lo que se debe y nos reuniremos. - Contestó Ghost sin más intentando dejar a un lado lo que sucedió para poner su atención y fuerzas en la lucha

Al mismo tiempo en la fortaleza subterránea el oficial Sandoval continuaba sus actividades para localizar más ubicaciones que pudieran ser vigiladas desde su centro mientras los héroes permanecían luchando en el exterior tanto como les fuera posible; el solo hecho de ver tantos puntos sin atención desesperaba al límite al joven hombre que no podía salir a pelear en el momento que más era necesario, aunque debía por el bien de los otros más que por el propio controlarse para que el cometido se cumpliera, encontrando más datos e información por recabar

- No quiero ni puedo pensar en mi mismo ahora, menos cuando eso fue lo que provocó que perdiera a Krim... pero ellos solo llevan meses haciendo ésto y no haber seguido las indicaciones pudo exponer a esas víctimas y a los inocentes dentro del punto, habría personas mayores y trabajadores muertos a ese paso... aunque bien tenían razón en centrarse a detener a los monstruos... y probablemente yo me haya equivocado en no ser del todo claro. - Expresaba con pesar el individuo frente al holograma. - Interfaz... ¿estás ahí otra vez?

- Escucho la solicitación de asistencia de nuevo, efectivamente aquí estoy.

- ¿... Escuchaste lo que acabo de decir?

- Escucho todo lo necesario en momentos como éstos, pude oírlo.

- Eso está bien supongo, ya no importa. Te llamo aquí porque hace falta que me muestres absolutamente todos los registros de datos en los centros médicos que se reportaron en los medios y en los informes como afectados por ésto, hay que saber qué está sucediendo ahí.

Entre la inteligencia artificial y el humano trabajaron en adentrarse a las bases de información de cada centro médico y de atención en la ciudad para resolver la segunda incógnita más grande que acompañaba la aparición de aquellos monstruos por todas las calles, no obstante luego de que la interfaz tratara de acceder a la información ésta solo se hizo visible mediante un cuadro en el holograma con varios grandes candados dibujados en él, mostrando que algo no era del todo normal



- Los datos almacenados en cada organismo relacionado del pueblo han sido encriptados abarcando desde registros por escrito hasta el acceso a las cámaras de seguridad de dichos lugares. Ésta medida fue recientemente implementada según su firma electrónica pero es necesario una serie de códigos especiales para entrar a los sistemas.

- Eso ya es demasiado... al menos hablando de hospitales o entidades públicas que deberían tener más a la mano esa información... carajo. - Luis dijo manteniendo ambas manos sobre la base metálica rodeando la computadora mientras respiraba aún más agitado de forma interna al ser tomado por sorpresa ante el cambio de circunstancias que hacían más difícil el llegar a las explicaciones tan buscadas, era algo que el oficial no comprendía y que lo angustiaba más en medio de su estado. - No lo entiendo... No lo entiendo

Flashback



- Entonces, en éstos casos no es necesario llegar al resultado pero si a la operación que lo desarrolló; se trata de despejarlo y de comprender paso a paso lo que te lleva al final, no es tan complicado como puede parecer viéndolo en un principio. - Dijo esa chica dentro de una biblioteca con alguien acompañándola y sentado al otro lado de su misma mesa, que no paraba de verla hasta que ella correspondió la mirada. - ¿Estás escuchando algo de lo que dije, Bernardo?. - Llamó ella en un tono exagerado haciendo una expresión curiosa

- Si, lo hice... veía nada más que a lo mejor era yo o saliste hoy más bonita de lo que acostumbras. - Contestó el acompañante recargado en la mesa teniendo toda su atención en ella de manera perdida hasta que la joven se acercó para darle un suave pellizco en ambas mejillas. - Digo digo, no es como que nunca lo estés.

- No trates de persuadir a la maestra con halagos jovencito, eso no te ayudará para los exámenes, ¡vamos, es lo último y se necesita que estés aquí más que en los proyectos secretos del taller!

- Ya te vi... estuvimos juntos, y eso es todo lo que basta para que sea importante para mi, tengo todo lo necesario... además me conoces, siempre apruebo de chiripa gracias a mi buena voluntad. - El otro muchacho dijo frente a ella con una amplia sonrisa, que fue cambiada por un beso corto a través de aquel espacio

- Tienes buena voluntad y vaaaya que mucha... pero tú eres más increíble de lo que quieres reconocer a veces haciendo muchas cosas como, wow, y ni siquiera te das cuenta. Yo solo digo también Luis... eres capaz de hacer posible muchos imposibles, ya lo has hecho.

- A lo mejor tenemos la prueba justo delante de nosotros, ¿no?

- Más o menos... el punto es que puedes, pero paramos con eso para no perder nuestro lado rudo.

Fin del flashback

La confusión se reflejaba en la mirada baja de aquel sujeto que poco a poco devolvía su vista a las pantallas

- Por favor... desbloquea esos archivos y si es necesario dame los mandos para que yo lo haga, es crucial darnos prisa para no perder tampoco de vista a los otros.

La interfaz aceptó rápidamente la petición de Luis mientras que éste no se detuvo haciendo más búsquedas a la vez con una muy importante por empezar en otro lado

Mientras tanto...

El Kamen Rider regresó a su técnica tradicional con la espada abatiendo al resto de oponentes que se cruzaba en el camino del grupo con el centro recreativo ya más cercano; los cuatro muchachos no se detenían en su carrera agitada por los suburbios previo a que la chica inventora observara algo por delante de ellos

- Hay otro grupo más yendo derecho, viene hacia nosotros y es bastante amplio, no tenemos más para otra barricada.

- No la necesitaremos, yo lo hago. - Ghost dijo moviéndose al centro del equipo ubicándose detrás de Max sin dejar de correr, utilizando el Ghost Driver de nueva cuenta durante su preparación

Ryoma!

Omega Drive!


De un gran salto que lo elevó por encima de sus tres compañeros el fantasma concentró absolutamente toda la energía de su forma en una patada que canalizó todo el poder en forma de un largo dragón que lo rodeó hasta unirse con él saliendo disparado hacia las criaturas que estaban por ser destruidas en aquel gran ataque el cual resultó efectivo haciendo que Ghost aterrizara con éxito al lado del otro joven y de las compañeras llegando iguales a la zona

- Entiendo que ya estamos casi por entrar al centro, ¿cierto?. - Cuestionó el Rider que volvió rápidamente a la forma de su alma

- Así es, y ya va siendo hora de movilizarnos. - Dijo Jessica dándole una señal a Ghost

Moviendo su mano dibujando un símbolo el Rider invocó un portal del cual salió la motocicleta normal del joven fantasma que posteriormente Jessica abordó colocándose su casco para luego esperar el momento oportuno

- Habla Ghost a la base o algo así, estamos a metros del centro recreativo y vamos a proceder, solo que antes Jessica necesita de tramo libre para una vuelta.

En la base...

Los archivos aún estaban en proceso de ser descifrados y Luis por su parte hizo algunas llamadas hasta contactar a la directiva de BOARD en busca de apoyo, siendo atendido por su ya conocido amigo quien por su parte de igual forma estaba realizando diligencias causadas por lo recientemente ocurrido

- Ya estamos trabajando de nuestro lado en lo que pasa, ¿ustedes están bien?. - Preguntaba el director de la corporación

- Aún estamos haciendo nuestra lucha pero necesito un enorme favor muy importante. Los muchachos salieron divididos en grupos para pelear en las calles y ayudar pero Facundo dejó su comunicador atrás y se marchó dejando a sus compañeros solos en la zona, no tenemos idea de donde ande y sabes que es difícil rastrearlo a la primera, ni siquiera el rastro de su gema nos aparece visible o cercano a la posición, es urgente hallarlo para que no pase nada estando él solo.

- Entendido, enviaremos a varias unidades más para que se repartan ubicaciones y lo busquen, de ser posible irán con ellas algunos de nuestros agentes especiales, no mencionaré que sería bueno conocer el motivo de su partida o el de porqué no estás afuera todavía.

- Eso... no es lo importante ahora, es mucho mejor concentrarnos en encontrar a Facundo y apoyar en la ciudad... espera un momento. - Luis decía exaltándose en su último dicho

El oficial no dejó de intentar acceder a la vigilancia satelital y ésta mostró varios puntos donde se pudo haber desplazado el joven velocista, era un rastro muy débil para los sistemas de la base pero por lógica utilizada por Luis éste intentó hallar las localizaciones más posibles donde el muchacho podría estar, dando por fin con el gran cañón que se abría paso para dejar ver en la zona de la tragedia al guerrero extraviado

- Escúchame, te enviaré unas coordenadas para que veas lo que yo. - Luis dijo en plena llamada con el director para que éste también ubicara al joven dentro del alejado perímetro

- Lo veo... ¿quieres que te lo traigamos de vuelta al nivel subterráneo?

- No... manden a su personal y cuídenlo pero no le quiten su espacio, será mejor que no los vea de principio.

En las calles la situación solo variaba para peor ante el exponencial aumento en las criaturas que irrumpían en varias zonas del pueblo cubriéndolo cada vez más pese a los contraataques que mostraban los héroes como en el caso de Zolda y Femme, quienes se ubicaban en uno de los puntos donde más se concentraron las criaturas y algunas de ellas arremetieron contra los dos en su gran número de manera similar a los Mirror monsters del día pasado embistiendo al Rider verde en aquella plaza, algo similar a eso sucedió cuando los hostiles se abalanzaron sobre el hombre primero y fueron contra la mujer posteriormente. El terreno estaba infestado de aquellos seres que recorrían las calles, bajaban desde lo alto y colgaban desde ventanas y cornisas apenas empezando su rastro de caos, en medio de la tierra que por alguna razón comenzó a ser agitada por un movimiento emulando temblores pausados que se iban y regresaban en segundos
THE HERO - THE DREAMER - THE MAN




Pueden abrir el spoiler si gustan

Spoiler

Los invito a que pasen a Henshin Latinoamérica: La única pagina de Facebook en español dedicada 100% a Kamen Rider, los esperamos :D
https://www.facebook.com/HenshinLatino
[close]

Desconectado Diegodzilla



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 643
  • Mensajes: 18089
  • cl

  • Sexo: Masculino

  • ¡Por la Alianza!

    • diego.pratsgonzalez
Re:Reencuentros
« Respuesta #200 : 18 de noviembre de 2017, 11:18:01 pm »
Las calles del centro de Angel Grove seguían como antes, vacías, frías, pero había algo que había cambiado desde que Jim y Anna salieron el mañana, ahora estaban alerta porque un peligro mayor acechaba desde todos lados y no sabían en que momento este aparecería para atacar a los dos Riders.

- Tendremos cuidado de aquí en adelante, avanzaremos a otro de los puntos concentrados para revisar y ver si podemos mermar algunas de sus fuerzas. - Dijo Femme por el comunicador mientras iba a la siguiente ubicación junto a Zolda. - También tendremos cuidado de no tener más malentendidos, no te preocupes. Acataremos las órdenes que des.

El camino seguía despejado por la avenida en la que los dos iban avanzando, hasta que algo puso alerta a estos, un sonido desde arriba, era el balcón de un departamento, se oían fuertes ruidos hasta que uno de los monstruos de antes saltó desde aquél balcón sobre los Riders. Estos se dieron cuenta y Zolda le disparó mientras este iba cayendo, matándolo al instante. El cuerpo cayó con fuerza al piso, esparciendo un rastro naranjo similar al que había visto Ghost antes.

- ¿Qué intentaba hacer este? - Preguntó Femme mientras veía el cuerpo del monstruo, con cuidado de no acercársele mucho ya que pudo notar la esencia que este emanaba.

- No intentaba nada. Estas cosas no son como los Mirror Monsters, pude notarlo mientras peleaba con ellos. - Respondió Zolda, aún viendo hacia el balcón por el cual la criatura había caído, notando algo raro al instante. - Es como si… ¡Anna cuidado!

Zolda se hizo a un lado junto a la Rider, ya que ese monstruo no era el único, muchos más también saltaron desde las alturas hacia donde estaban los dos Riders, esparciendo rápidamente en el terreno a medida que caían y obligando a los dos a retroceder hacia otra posición, guardando distancia de la gran cantidad de enemigos que caían como una corriente de agua, alcanzando a cubrir toda la calle en solo unos segundos, sin dejarle oportunidad a los Riders para que pudieran contraatacar en el mismo instante. Una vez que habían tomado más distancia, ya se encontraban en el cruce de dos grandes calles.

- Maldición, son muchos más de los que había antes. No entiendo de donde salen tantos. - Decía Zolda mientras disparaba al enemigo, tratando de evitar su avanzada.

- Yo menos, ¡pero aun así hay que acabar con ellos! - Femme se dirigió contra el cúmulo de criaturas con su espada en mano y aprovechándose de una de estas que iba a en dirección a atacarla, saltando encima de esta y pegándole una patada para impulsarse sobre el grupo que estaba en frente, dando un fuerte corte, eliminando a unas cuatro criaturas con ese solo golpe.

Cuando Femme cayó frente a la horda de monstruos, esta fue rápidamente rodeada, pero fue capaz de defenderse de las criaturas que la rodeaban haciendo uso del Wing Salsher y su filo en ambos extremos del arma, permitiéndole así defenderse eficientemente desde todas direcciones. Zolda por su parte, no era capaz de ver la situación de su compañera, por lo que trató de sacar a las criaturas de ahí para dejar que ella se zafara, pero se distrajo del resto de criaturas que fueron rodeándolo a él, y en solo algunos segundos el Rider ya estaba en la misma posición que la otra. Dio bastante pelea, golpeando al que se acercara y finalizándolos con un disparo en alguna parte vital, pero no era capaz de aguantar el ataque repentino y se vio rápidamente abrumado por la cantidad de enemigos que lo rodeaban, los que fueron capaces derribarlo y comenzaron a golpearlo brutalmente. El Rider buscaba alguna salida, cualquiera que fuese posible, pero estaba completamente cubierto por enemigos, solo fue capaz de sacar su brazo con el arma cuando vio un auto cercano por una abertura. Le disparó a una de las ventanas, haciendo que fragmentos de vidrio se esparcieran sobre las criaturas que lo rodeaban, lo que fue suficiente para que el Rider, haciendo resistencia, pudiera empujar a algunas criaturas hacia el mundo de los espejos y, cuando un fragmento de vidrio había caído cerca de él, pudiendo entrar el mismo, llevándose a un par de enemigos con él. Cuando ya estaba en el otro lado, pudo observar como sus enemigos no eran capaces de sobrevivir en ese lugar, así que tal como él esperaba, estos comenzaron a desintegrarse poco a poco, finalmente desapareciendo por completo y sin dejar rastro alguno.

En el mundo real, Femme seguía luchando con todas sus fuerzas, pero al desaparecer Zolda, la horda se concentró completamente en atacar a la Rider, la que al igual que su compañero hace unos momentos, estaba siendo superada por la gran cantidad de enemigos que continuaban llegando, haciendo la labor de pelear aún más difícil para Femme, por lo que tuvo que recurrir a más tácticas.

Guard Vent



El área cerca a Femme se cubrió con una gran cantidad de plumas blancas que aparecieron gracias al escudo de esta, lo cual sirvió para distraer al ejercito enemigo por un momento, dejando una apertura para que la Rider pudiera tirar la lanza con fuerza, empalando a un par de criaturas, para luego sacar desenfundar el Blanc Visor, con el que continuó atacando hasta que un monstruo se le tiró encima, pero ella desapareció, solo dejando un grupo de plumas y volvió a aparecer en medio de varias criaturas, donde lanzó un corte dando un giro alrededor suyo, que sirvió para eliminar a quienes la rodeaban y luego volvió a desaparecer, esta vez afuera del grupo que no alcanzó a verla al instante. Al mismo tiempo que ella se había reagrupado, Zolda apareció de nuevo y se juntó con su compañera, quedando los dos mirando al gran grupo de enemigos.

- Son demasiados, incluso para nosotros. Hay que llamar refuerzos. ¿Dónde está Luis? – Preguntó Zolda

- Está en la base al parecer. – Respondió Femme.

- ¿Qué? ¿Por qué no está afuera peleando como nosotros? – Cuestionó el Rider verde, un poco molesto.

- Ni idea, pero no podemos dejar que eso nos eche para atrás, tenemos que seguir peleando y si queremos ganarles tendremos que aumentar el nivel. – Trató de ser sutil, pero el Rider entendió de inmediato a lo que ella se refería. De todos modos, él estaba dispuesto a hacerlo desde antes.

Shoot Vent



Un solo disparo de la bazooka fue capaz de exterminar a unos diez monstruos que se encontraban en dirección a los dos Riders, haciendo también que todo el grupo fijara la atención en ellos, cargando al ataque en un descontrol de grandes magnitudes, el que no demoró en recibir más disparos de Zolda, quien no sabía que sería mucho mejor guardar ese tipo de armas, porque amenazas más grandes estaban más cerca de lo que él y Femme se imaginaban.

Desconectado Fackunator



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 775
  • Mensajes: 11104
  • ar

  • Sexo: Masculino

  • Outta Nowhere!

    • fackunator
    • loquenderospaw046
Re:Reencuentros
« Respuesta #201 : 26 de noviembre de 2017, 05:53:31 pm »
Unas calles más lejos...

Lastimado, muy lastimado. La cabeza le da vueltas, dos muelas se sienten flojas, un diente roto. Logra llegar hasta un callejón con las pocas fuerzas que le queda, tambaleándose y apoyándose en las paredes de éste, para finalmente dejarse caer detrás de un contenedor de basura. Estaba en un estado miserable, no podía regresar a su casa así, no sabía a dónde ir, hasta las calles eran peligrosas... Intenta juntar fuerzas para escupir sangre, pero está tan mareado, tan debilitado, que la sangre mezclada con saliva cae en su camiseta, colgándole de la barbilla. Echa su cabeza hacia atrás, sintiendo como su consciencia lentamente va cediendo: Se estaba por desmayar ahí mismo, y no le importa. No le importa nada más.

Cierra los ojos, escuchando la lucha lejana. Escucha el eco de un grito mientras su mente se pone en blanco, y mientras se sumerge en la inconsciencia, lo escucha.

- Steve... Steve...

Un susurro en su oído derecho que lo pone en estado de alerta. Mira a su derecha con algo de miedo, pero al lado suyo solo está la pared. ¿Estaba imaginando cosas, voces? ¿Se estaba volviendo loco, acaso?

- Steve...

Está despierto pero escucha ese susurro igual, ahora por su oído izquierdo. Tiene que estar alucinando, no puede haber otra explicación. McKnight lo golpeó tan fuerte que su cerebro está funcionando mal, sí, estaba alucinando.

Pero esa figura monstruosa al final del callejón se ve bastante real.

- Steve.

Steve puede ver los ojos rojos de la criatura, brillando, mirándolo fijamente. Ésta da un paso hacia delante, en su dirección, avanzando con lentitud, como una araña acechando a su presa. Su corazón empieza a latir velozmente, la adrenalina empieza a subir, el miedo se hace presente. ¿Estaba por morir? ¿Estaba viendo a la muerte? Recuerda, conforme el miedo se apodera de él, un vídeo que había visto sobre ancianos que morían al dormir, que su último sueño era una pesadilla tan horrible que les costaba la vida. ¿Ésto era lo que estaba pasando?

- Véngate, Steve -el monstruo estaba avanzando más y más hacia él, haciéndose más visible conforme dejaba las sombras y la luz lo golpeaba. Se trataba de una criatura blanca, con una especie de cuerno rojo en el pecho, dientes afilados y ojos rojos como sangre. - Véngate de los que te dejaron en ése estado, véngate de la muchacha, del velocista. Cumple con tu destino

Se siente como pegado al suelo, no puede moverse, solo puede mirar a la bestia acercarse. Quiere salir corriendo, huir, pero por otro lado... ¿Venganza? ¿Cómo podría lograr eso en el estado en el que se encuentra? Está asustado, sí, pero también intrigado. Intrigado por lo que la criatura tiene para decir, intrigado por la idea de vengarse.

La bestia por fin llega a la ubicación del joven, cubriéndolo con la sombra de su imponente figura. Hacen contacto visual y eso puede detectar el miedo en el muchacho, pero también puede sentir el deseo de venganza lentamente floreciendo en su interior. Había plantado la semilla del odio y ahora estaba dando frutos de manera gradual, su plan estaba un paso más cerca de hacerse una realidad.

- Acepta tu destino, Steve -murmura Cazador Blanco. Steve finalmente cede luego de unos momentos de mirar a la bestia, deseando venganza, deseando causarle el daño que ambos hermanos le causaron a él. Ojo por ojo. El adolescente extiende su mano derecha a la bestia, pero éste lo toma del cuello y lo alza.

Los pies de Steve no tocan el suelo, y al ser levantado puede notar que la criatura es bastante más alta de lo que él creía. Una sonrisa se forma en la boca monstruosa de quien lo sostiene, antes de abrir sus mandíbulas de par en par. Los colmillos se incrustaron en el cuello del pobre muchacho, quién entonces sufrió una agonía horrible. Siente como si su cuerpo estuviera siendo despedazado parte por parte, como si cada átomo de su ser estuviera siendo mutilado pero no puede gritar. El dolor es tal que no puede ni respirar. Es un dolor como nunca antes, una agonía intensa e indescriptible.

La agonía del nacimiento.


En el campo de batalla...

El camino había sido despejado por Max y su fuerza bruta, las bestias que se interpusieron en su paso ahora yacían en el suelo si es que no habían sido eliminadas por Ghost, y ahora se hallaba finalmente en el centro recreativo. Un lugar grande, con varios pisos y un pequeño paseo de compras en el tercero. Tenía que revisar cada uno de esos pisos y sacar a los civiles que hayan, o ponerlos en un lugar seguro... Retiró entonces la llave plateada de su bolsillo trasero derecho, ya que él no sabía cómo proceder. Necesitaba de la ayuda de Luis.

- Max a base. Llegué al centro recreativo pero hay varios pisos y no sé por dónde empezar a buscar, ¿hay alguna especie de detector de calor por satélite o algo? -preguntó pensando en los detectores térmicos del Call of Duty, caminando hacia el vestíbulo del centro, mirando hacia arriba. Su respiración se notaba agitada, pero era resistente no solo por fuera si no también por dentro. No se iba a desmayar. - Y... Necesito saber si hay algún lugar seguro cerca donde pueda llevar a las personas a-- -un grito se hizo presente, proveniente del segundo piso. Grito de mujer, al que se le sumó el de un hombre. - Olvida lo del satélite -tras eso, guardó su comunicador en su bolsillo derecho delantero y corrió hacia las escaleras.

Al llegar al segundo piso, se encontró con una escena horrible. La mujer, quien él creía había dado el grito, yacía en el suelo con el cuello desgarrado, mirando al techo con una expresión horrorizada, desvanecida ligeramente al relajarse sus músculos. Más adelante, tres criaturas arrinconaban al hombre en una esquina, y estaban por matarlo. Estaban.

- ¡Hey! -gritó el moreno, y tras tres bestias se giraron, mirando a una nueva potencial víctima. - Vengan por un pedazo de mi, hijos de puta -y tras articular esa oración, se lanzó contra los tres atacantes. Dicha acción fue recíproca, ya que éstos abandonando a su anterior presa y se abalanzaron contra Max, soltando gruñidos profundos. A la primer criatura, el moreno le dio un puñetazo en el centro de la cara a la vez que su piel se acorazaba nuevamente, usando su propia fuerza y el momentum para estrellarlo contra el piso violentamente, causando que el mármol se desquebrajase. El segundo le propinó un ataque violento al héroe, quien por fortuna logró esquivarlo pero a medias, siendo lanzado medio metro hacia atrás. Le había desgarrado la camiseta. Las dos bestias restantes entonces se lanzaron al unísono contra Max, pero él ya tenía un plan... O algo. Agarró un bote circular de basura, metálico, y con ése objeto golpeó a la bestia de la derecha en la parte lateral derecha de la cabeza con todas sus fuerzas, haciendo que éste tambaleara hacia la izquierda y empujara a su compañero, acercándose a la suerte de barrera de vidrio. Entonces, tomando impulso y aprovechando la ventana que se había hecho, Max empujó a ambos de una gran patada doble, rompiendo el vidrio y causando que las bestias cayeran.

Tras levantarse del suelo, el muchacho rastreó la zona con la mirada, en busca de más civiles o algo, pero solo estaba el hombre, asustado, en el suelo. Max avanzó hacia él al trote, extendiéndole una mano una vez arribó a su posición, pero éste solo podía ver el cadáver femenino que yacía metros más atrás, llorando.

- Vamos, levanta el culo -le dijo el moreno no de forma autoritaria, si no más bien como quien le habla a un niño triste. El hombre lo miró.

- Esas cosas... Mataron a mi Martha... -musitó, en llanto.

- Lo sé, lo sé. Pero no puedes quedarte aquí, es peligroso, te van a matar. Y sí, ya sé que te sientes solo y como que la vida no vale una mierda ahora mismo, pero sé fuerte, vive. Por Martha -Max hablaba de forma segura pero tranquilizadora, y el hombre desconsolado encontró consuelo en sus palabras. Aún no le tomaba la mano para levantarse. - Te juro que su muerte no quedará sin vengarse, pero tú tienes que seguir adelante por ella. Ahora levántate -y tras un asentimiento, el tipo le agarró finalmente la mano al muchacho, poniéndose de pie y secándose las lágrimas. - Antes que nada, necesito saber... ¿Hay más gente aquí, escondidas en los negocios, algo?

- No en los negocios, pero... En la azotea. Todos fueron para la azotea en espera de helicópteros de rescate o algo, pero esas cosas los siguieron -informó el contrario.

- Mierda, no no no no... -Max se dio la vuelta y empezó a correr hacia las escaleras, apurado. - ¡La calle está despejada, ahí están mis amigos, ellos te indicarán un lugar seguro!

- ¡Espera, esas cosas son--! -pero Max no lo escuchó. Su mente estaba en otro lado, en no llegar muy tarde a la azotea, en poder rescatar a esa gente.

Subía las escaleras tan rápido como podía, de dos en dos, y conforme ganaba altura podía escuchar más de cerca a las bestias. Cuarto, quinto... Finalmente, al llegar al quinto piso piso, un piso más abajo del acceso a la azotea, escuchó como la puerta se abría violentamente. Muchos gritos se hicieron escuchar conforme las criaturas salían al exterior, gritos asustados.

- ¡No! ¡No no no! -a toda prisa Max subió el último piso que le quedaba, y pudo ver entonces como las criaturas terminaban de salir a la azotea. Naturalmente él las siguió a toda prisa, saliendo al exterior a toda carga.

Había un gentío increíble afuera, y una cantidad similar de bestias. Ninguna baja civil, aún, pero estaban a punto de haber si Max no hacía algo. Familias, parejas... Tenía que protegerlos. Agarró a la bestia más cercana a él por el cuello, desde atrás, y la lanzó con violencia por la cornisa. Pudo escuchar como ésta caía sobre un auto, y no fue el único; ahora las demás criaturas, al menos 15, se voltearon a ver al moreno.

- Hello there -habló con un acento inglés bien fingido, antes de que todas las criaturas se lanzaran contra él. No podía cuerpo a cuerpo con todas porque eventualmente lo iban a superar, pero podía hacer algo más. Antes de echar a correr por la azotea, Max sacó su comunicador del bolsillo donde lo había guardado. - ¡Chicos escuchen, centro recreativo, en la azotea! ¡Ahora van a empezar a llover monstruos así que prepárense! -las bestias lo seguían mientras él se acercaba peligrosamente a la cornisa, con el riesgo de él también caer. No podía fallar. Intentaban atacarlo pero él lograba esquivar los ataques, y al hacer ésto, esas cosas caían por el vacío, estampándose contra el piso violentamente tras una caída larga. Era un método peligroso pero eficaz, el número de atacantes restantes cada vez se reducía más... Finalmente Max llegó a una esquina de la azotea, deteniéndose justo a tiempo para evitar caer. Quedaban 7. - ¡Vengan, ¿qué no quieren un pedazo de mi?! -como acudiendo al llamado, una de esas cosas corrió hacia Max. Lo vio venir a tiempo y se agachó, empujando a la criatura por las piernas, usando su cuerpo como apoyo para lanzarla hacia atrás directo al vacío, un movimiento que había visto en las luchas.

Spoiler
[close]

Ahora era turno de él de atacar. Corrió hacia las seis bestias restantes, donde una se le abalanzó pero él, realizando un movimiento similar al anterior, empujando a esa criatura con su brazo izquierdo hacia el vacío.

Spoiler
[close]

Los cinco objetivos restantes lo rodearon ni bien el sexto salió despedido de la azotea, y se le abalanzaron encima todos al mismo tiempo. Él se cubría de los ataques como podía con sus antebrazos, pero los golpes molestaban, dolían en cierta medida, y eventualmente lo hicieron arrodillarse, viéndose cubierto por los atacantes. Podía escuchar a algunos niños llorar, mujeres asustadas, ¿y él? Bueno, a él lo estaban apaleando unas cosas que no sabía ni de dónde venían. Pero tenía que seguir luchando, por la gente. Tenía que levantarse.

Recibió un golpe más en el antebrazo izquierdo pero ésta vez tomó el brazo de la bestia quien lo había ejecutado y, juntando fuerzas, empezó a girar sobre su eje mientras lo sostenía, usándolo para apartar o directamente lanzar al vacío a las otras cuatro criaturas que lo rodeaban. Logrado el cometido lanzó al que sostenía por la azotea con todas sus fuerzas, causando que volara hasta el edificio de enfrente y, tras golpear con el concreto, cayera al suelo de forma violenta. Inspeccionó el lugar y por fortuna para él, en la azotea solo quedaba uno más. Uno más de quién deshacerse y ya estaba todo listo. Metros delante, de frente a él, y sabía qué hacer, así que cargó contra el restante como un toro y lo empujó con todas sus fuerzas hacia la cornisa, causando que caiga.

Por desgracia no pensó bien el plan, y cayó también.

Por fortuna logró agarrarse justo a tiempo de la cornisa, evitando terminar como una mancha roja en el pavimento.

Las familias estaban a salvo, la gente, todos estaban bien salvo por la mujer que fue asesinada momentos antes, y si faltaba alguien... Tal vez habrían escapado antes de que llegara. Pero ahora tenía que preocuparse por él, por trepar de vuelta a la seguridad de la azotea, a pesar de que no tenía un buen punto de apoyo para impulsarse con los pies. Y su agarre se estaba aflojando.

Una mano entonces sujetó su mano izquierda, otra mano entonces la derecha, de una pasaron a ser dos, tres... La gente asustada había decidido ayudarlo a no caer, salvar a quien los había salvado, ayudando al héroe a levantarse. Max no podía creer el buen gesto de aquellas personas que lo ayudaban a subir, y tras subir de vuelta a lo seguro, se quedó boca arriba en la azotea, mirando al cielo, a la gente que lo había ayudado.

- Muchas gracias -dijo mirando a cada una de las personas que se hallaban a su alrededor.

- Gracias a usted -dijo una muchacha, de no más de quince años. - Nos habrían matado de no ser por su ayuda.

- Ah, no es nada. Solo cumplo mi deber cívico -bromeó, y antes de dejarse descansar, sacó su comunicador. - Encontré a los civiles, están en la azotea, a salvo... También estoy yo aquí arriba y honestamente estoy agotado, así que si me traen una gatorade o una monster para recuperar energías, se los agradecería -y entonces guardó el comunicador.


Gran Cañón

Se odiaba. Sinceramente, el velocista ahora mismo se odiaba, más de lo que podría odiarlo su hermana, sus compañeros, o incluso los mismísimos Lords. Las lágrimas ya habían cesado pero el dolor seguía, el saber que era un fracaso seguía, su debilidad seguía. Sin embargo tuvo la fuerza para levantarse de aquél suelo desértico, mirar por última vez la tumba de su amigo y a continuación al cielo. Marcharse, tenía que marcharse, abandonar todo y no mirar atrás, sin importar lo que digan los otros, sin importar si lo tachan de cobarde, traidor, lo que sea. No podía seguir, no se sentía con la fuerza o con la voluntad para seguir, marcharse hasta recuperarse era lo más necesario, lo justo tanto para él como para el equipo y su hermana. No podía seguir sin mejorar como persona y como héroe, así que, con ésto en mente, se dio la vuelta, respiró hondo y se fue corriendo.

¿Pero a dónde...?


Minutos después
Residencia McKnight
Zona Residencial Angel Grove


Su casa. La casa en la que había vivido por los pasados tres años, la casa con tantos recuerdos buenos y malos. Se sentía como un desconocido en frente de su propio hogar, se sentía tan fuera de lugar, tan...

La puerta estaba entreabierta.

Su mirada lúgubre pasó entonces a ser una más seria. Alguien había entrado a su hogar, alguien... Lo primero que se le vino a la mente fue que era un ladrón. ¿Qué era una muerte más en sus manos? Avanzó a paso lento hacia la residencia, abriendo la puerta con lentitud una vez llegó a la entrada, y con la misma lentitud la cerró detrás de sí. No quería que quien sea que estuviera ahí supiera de su llegada, no aún. Quería tomarlo por sorpresa. Muy para su asombro sin embargo, la casa estaba ordenada, no habían indicios de un robo o algo, por el contrario; era como si hubiera estado una mucama. Tenía que revisar los pisos superiores, eso sí, y asegurarse de que no hubiera nadie. Primero empezaría por su cuarto.

Subió las escaleras, buscando hacer poco a nada de ruido con sus pisadas (podría subirlas con su velocidad, sí, pero eso se escucharía más) y llegó al pasillo del primer piso. Su habitación estaba al final de éste, y pudo divisar aún desde la distancia que estaba con la puerta abierta. Él no la dejó así, y Lily no entraba a su cuarto, así que... Empezó a avanzar, pero para su desgracia el piso de madera crujió bajo su pie al dar el primer paso. No se repitió en los pasos siguientes, pero eso fue más que suficiente para delatarlo. Sin embargo avanzó, con los sentidos alerta, listo para cualquier ataque sorpresa o lo que sea. Al llegar a la puerta de su habitación, notó que todo estaba a oscuras a pesar de estar tan soleado afuera; alguien había bajado las persianas, pero de resto, el cuarto parecía despejado. Avanzó hacia la ventana paralela a la puerta, ya con un paso más confiado, y levantó las persianas, solo para ver en su cama, que se hallaba justo debajo de la ventana, una foto: Una fotografía vieja, de él con su padre. La tomó y la contempló un momento. No tuvo tiempo de lamentarse por sentir que también le había fallado por completo a su padre cuando escuchó algo detrás de sí.

- Hola, campeón.

Inmediatamente dejó caer la fotografía y se dio la vuelta. No podía creer a sus oídos, no daba crédito a lo que acababa de escuchar. ¿Estaba alucinando? Pero no, ahí estaba. Detrás de la puerta, como si no hubiera pasado nada de tiempo.



- Papá...

Desconectado Crimson Knight



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 1997
  • Mensajes: 15469
  • mx

  • Sexo: Masculino

  • Right hand to God. First in command.

    • luis.rko.7
    • Drive_RKO
    • channel/UCyc20dxKV2CFjVaQhQSBgIw
    • Henshin Latinoamérica
Re:Reencuentros
« Respuesta #202 : 29 de noviembre de 2017, 03:31:10 pm »
Un caos enorme estaba rodeando el centro recreativo al que los jóvenes habían llegado finalmente luego de minutos peleando por abrirse paso; el pequeño grupo no estaba muy distante de realizar un breve intercambio con tal de ponerse de acuerdo en la estrategia que seguirían para resguardar la zona, sin embargo todos los planes cambiaron abruptamente cuando algunos pisos arriba del complejo las víctimas estaban pidiendo auxilio dentro de aquel lugar y el muchacho que ocupó su gran fuerza asistió a la llamada sin siquiera dar tiempo a recibir la respuesta de su comunicado a la base, situación que dejó solamente en el nivel inferior al Kamen Rider y a sus compañeras, de las cuales Jessica ya estaba lista para emprender su recorrido

- La gente necesita a Max allá arriba, tendré que ir sola para rodear la calle y terminar la instalación de los generadores. - La joven Jessica dijo a su compañero fantasma quien la miró exaltado

- Afuera del edificio no es precisamente el desfile de juguetes del oso Bolo, hará falta despejar de todos modos la ruta para que puedas apresurarte mientras haya tiempo, debe haber otra forma. - Ghost respondió intentando persuadir a su amiga teniendo en mente evitar que siguiera su impulso. - Yo iré sin que me detecten y daré la vuelta para que tú salgas sin problemas ahora que ya pudimos librarnos de algunos bichos, no tardaré demasiado y regresaré con ustedes, lo prometo.

La chica se hallaba dudosa en medio de aquella agitada situación pero terminó aceptando a fin de que todo fuera llevado a cabo lo más pronto posible y no se perdiera más tiempo, los dos compañeros únicamente hicieron de manera mutua un par de señas dando a entender lo que harían, con Ghost posteriormente haciéndose invisible caminando fuera del centro para mirar que por enfrente ningún otro adversario se aproximaba de momento, eso no era señal para que el joven se confiara y así emprendió rápidamente un recorrido flotando por las calles encontrando más criaturas a las cuales cortó y disparó con su arma intentando neutralizar a todas las que pudiera en su tramo redondo que rodeó por completo el centro mientras las dos chicas se preparaban, entonces al cabo de unos minutos él regresó luego de que casi todos los enemigos fueran eliminados, dando paso a Jessica para que reanudara su trabajo

- Seré lo más rápida posible, una vez que instale los discos restantes volveré para liberar el pulso que nos ayudará a obtener un poco de información de las criaturas al menos para tener un rastro suyo, como acordamos tú te quedarás para seguir las nuevas indicaciones de lidiar con los monstruos manteniendo a salvo el lugar, cuídala también a ella pero te lo pido, tenlo muy presente... que no se repita lo de las dos ocasiones pasadas, justo ahora es más peligroso.

Sin quitar su atención de las palabras de la chica el Rider asintió a un lado suyo viendo como ella continuaba montada en la motocicleta ya lista para marcharse, solo faltó que ella lo mirara una vez más mostrando sin ninguna palabra que confiaba en él aún cuando las cosas no eran estables, y esa confianza era recíproca para los dos amigos. Sin más, Jessica encendió la motocicleta y aceleró saliendo del centro en camino a buscar su ruta a través de las calles cercanas en las que se movilizó estrictamente apegada a su plan percatándose que efectivamente Ghost había despejado el área, dando así con el primer punto en el que utilizó su disparador para incrustar en otro muro más uno de sus discos generadores de pulso; tendría que repetir el proceso uno a la vez hasta completar los dispositivos faltantes en el radio que ella buscaba contra el tiempo en que más criaturas podrían invadir, plazo que la joven misma sabía era posible que se cumpliera pronto



- Por favor... hoy no está siendo el día de nadie pero hagan que Jessica termine la vuelta sin problemas... - Murmuró el fantasma para si mismo rezando a quien sea que lo escuchara

Ghost y la joven McKnight eran los únicos de pie en la planta baja del centro al mismo tiempo que en los niveles superiores Max libraba una dura pelea entre todos los obstáculos a los que se estaba enfrentando para salvar a los civiles, el resto estaba dispuesto a brindarle su apoyo pero pronto sintieron sin mucha dificultado como algo mayor se aproximaba a ellos mediante el ambiente en la zona acompañado de las vibraciones en el suelo y las ventanas provocadas por fuertes pasos de otra horda de criaturas que ya estaban corriendo para llegar al centro recreativo a la vista del chico y la chica, en lo que estaba por ser uno de los momentos más tensos para cualquiera de los dos

- Ya vienen...

Una cantidad igual de numerosa que la primera recién aparecida arribó al centro en decenas sin separarse con el solo objetivo de arremeter contra el lugar y destruirlo junto a las personas en él, teniendo como única medida de protección a un Kamen Rider que no podía explicarse los cambios en él mismo y en sus poderes al lado de una joven que apenas estaba teniendo sus primeras batallas, era un escenario difícil aunque los dos involucrados compartían algo sin saberlo en ese instante: los dos conocían perfectamente las consecuencias y sabían que la falla no tenía lugar en la misión si buscaban proteger a sus compañeros y a toda la gente involucrada, la única opción era pelear y medir realmente sus límites sin pensar demasiado en los impedimentos; no obstante para el fantasma todavía era una dificultad luchar exactamente al lado de su compañera en turno, a la cual no tenía ni la más mínima idea de como dirigirse, pero eso pasó a ser lo menos importante cuando las criaturas ya se habían plantado frente a ellos entre la entrada y el exterior encarándolos

- ... No se aparte, lo haremos juntos. - Pronunció medido pero directo el Kamen Rider al último blandiendo su Gan Gun Saber. - Y que Enter se apiade...

OST:

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=Ti3AN2nR70k" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=Ti3AN2nR70k</a>

Omega Break!

Una explosión sónica mezclada con un gran corte de energía naranja expulsó a los invasores del recinto mandándolos a volar hacia el exterior en las calles con el resto, donde los dos jóvenes no tardaron en repeler a quienes buscaban entrar para enfrascarse de lleno en una pelea con una parte apoyándose mayormente en sus habilidades especiales y la otra ocupando su experiencia en combate haciendo uso de su espada atacando a las bestias mientras protegía a su compañera; a todos les esperaba un campo con amplios metros para su lucha y más gritos potenciados por aquella gema llenaron el panorama que apenas fue suficiente para el ejército de monstruos abalanzándose sobre el par enviando a ellos sus garras y puños prontamente detenidos al momento por Ghost antes de que cualquiera de los guerreros resultara perjudicado, contraatacando con una serie de giros entre patadas rematados por ofensivas del filo ancho empuñado por el Kamen Rider, quien de inmediato encontró el momento de adelantarse unos pasos de su posición para continuar sus movimientos que fueron eliminando a no pocos adversarios, debilitados por el aturdidor sonido viajando hacia ellos

- Ésto parece miércoles con sabor a sábado.

El calor de la pelea misma y los chistes malos del fantasma eran más que suficiente para eliminar de él cualquier duda para saltar a la acción, sin perder de vista a su nueva compañera que a pesar de la inexperiencia se encontraba despejando bien las áreas que tenía cercanas; al mismo tiempo Ghost solo se inclinaba para tomar impulso mandando ataques más fuertes a las criaturas que corrían hacia su persona, y éstas se topaban con una poderosa ráfaga de tajos proveniente del fantasma que por alguna razón comenzó a emanar pequeñas flamas rojas desde su cuerpo, con tiempo suficiente para seguir esquivando los golpes futuros dando un salto de longitud aterrizando con una voltereta vista por los monstruos únicamente previo a que fueran eliminados de la misma forma por la espada. La situación parecía bajo control de manera breve para el dúo hasta llegar el momento en que más objetivos se dirigían detrás de la joven para acabar con ellos, algo que bajo ningún medio permitió el Rider corriendo hacia ella para volverse intangible y regresar a su forma normal un segundo después de rebasarla cubriendo su espalda, acto que fue correspondido por la chica mandando un nuevo grito a las criaturas del otro frente con la intención de alejarlos casi destrozándolos, mientras el chico se apresuraba a su lado para ejecutar una patada diagonal junto a ella derribando a otros blancos más próximos, mismos que dieron la pauta a Ghost de proceder con otro método de agresión, separando los filos de la Gan Gun Saber uniéndolos de manera distinta



La mirada de Ghost después se fijó rápidamente en los oponentes por venir a los que abatió de manera casi imparable con ambos lados de su arma girándola en un gran control de ella que encendía cada vez un poco más ese fuego, teniendo ahora si la oportunidad de avanzar junto a la chica por el área convirtiéndose en una fuerza de empuje con todo su poder atacando al unísono como un tanque en movimiento por el campo de batalla, justo cuando entonces el Rider le indicó sin palabras a la joven que se agachara para dar una vuelta completa eliminando a las criaturas rodeándolos con el solo toque de sus cuchillas llenando un ángulo completo antes de que él se detuviera, y Lily le indicara después al chico que se hiciera a un lado cambiado los lugares para lanzar otro estallido frontal hacia un conjunto pequeño de bestias restantes, parando por un instante mínimo donde el muchacho estaba por recuperar algo de fuerzas, siendo interrumpido por la visión de más enemigos acercándose desde lejos en las alturas de una azotea ubicada al noreste de donde ellos estaban, alarmando así al fantasma que pensó en una manera rápida de evitar que ambos lidiaran con otra ola contraria ideando varias alternativas que llegaron a su mente junto con lo que aprendió del grito de la chica, teniendo sin mucho trabajo una solución que requería de todo el esfuerzo del joven en hablarle a la persona a su lado sin perder la concentración, llevando a éste Luis a girar estando de frente a ella evitando el contacto visual mediante el casco inexpresivo que le ayudó antes de hacer un veloz movimiento parecido a una reverencia que comenzó el diálogo con Lily

- Disculpe bastante, yo... no quiero poner a esforzar su grito más de lo que lo ha hecho ya pero necesitaré de su ayuda. - Explicó lo más rápido que pudo él señalando con un dedo al punto por el que los oponentes corrían. - Una buena concentración de esas cosas viene y debo eliminarlas antes de que lleguen al suelo pero para eso me gustaría que usted gritara hacia mí para lanzarme a ellos... yo me ocuparé de lo demás.

En la vida cotidiana y en la de un guerrero una de las cosas más difíciles de hacer era mantener el contacto primero con una persona que había desordenado el sentir y la mentalidad de alguien con una sola mirada, aunque una situación de vida o muerte fue el incentivo perfecto para dar el paso en la ocasión más peculiar donde ambos jóvenes solo asintieron posicionándose uno detrás del otro para dar paso a que Lily emitiera un grito lo suficientemente profundo para mandar a volar a Ghost directo hacia la ubicación de los monstruos acercándose mientras el Rider conectaba la señal de su cinturón a la de su arma para iniciar la estocada definitiva

Omega Stream!

Como un meteoro el Rider aterrizó ante la tropa de bestias cortándolos velozmente con dos lineas azules de energía que no eran más que sus cuchillas moviéndose hasta destruir a las criaturas que se oponían en aquella azotea sin dejar rastro de ninguna después, ahí Ghost volteó al panorama fuera del centro recreativo y notó que ya era momento de volver con la joven quien de todas maneras se ocupó de mantener a raya al resto de enemigos, pero antes de dar algo por hecho el Rider se percató de que en la parte trasera del edificio varias bestias escapaban para trepar por el exterior del centro en un intento por irrumpir en el inmueble, así que el muchacho guardó el impulso que todavía le sobraba corriendo fuera de los tejados para empezar a levitar bajando en dirección a donde también estaba Lily tomando el poder de la espada Naginata barriendo entonces a los otros monstruos que lo separaban de ella volviendo a su punto por fin

- ¡Un segundo por favor!

Diciendo eso a la chica Ghost volvió a levitar regresando a su intangibilidad solo con motivo de atravesar todo el edificio en un par de segundos llegando así a la parte trasera donde se volvió a dejar ver, disparándole a los monstruos escalando y en tierra que se encontraban ocultos con el Gan Gun Saber convertido en cañón, solo para que notaran al Kamen Rider que huyó después del mismo modo hasta regresar con Lily habiendo atraído al resto de las bestias a la ubicación, en momento para que otros monstruos corrieran a ellos desde su derecha, cerca de donde se encontraba un auto abandonado en plena calle

- Colóquese detrás y cúbrase mientras sigan aquí...

Contrario a lo que esperaba Ghost recibió una negativa de su acompañante seguida de una advertencia similar a la que recibió Jessica, que fue por igual contestada de otro modo por parte del fantasma ante la cercanía de los furiosos seres

- No... no me molesta en lo absoluto. - Contestó naturalmente sereno el Rider a segundos de que varios monstruos cayeran encima de ellos; Lily le había comentado previamente que se tapara los oídos pero al ser correspondida por el otro muchacho ella únicamente lanzó un grito que mandó por los aires a las criaturas que después iban en picada sobre el auto, y antes de llegar las mismas se remataron con un disparo del Gan Gun Saber que terminó por hacer estallar los cuerpos y el auto desarmándolo en varias partes que volaron

Afortunadamente para ellos mismos el par encontró una forma de evadir los escombros que llovían por el área hasta que unos pasos delante suyo cayó la puerta del auto casi entera con el cristal de la ventana por completo desaparecido, y la imagen le dio a Ghost un plan para levantar la puerta y anteponerla enfrente de ellos mientras las criaturas aún sobrevivientes se volvían a juntar para ir con rabia detrás de los jóvenes, ahora contando con ese despojo de la pelea como un escudo improvisado que les permitió caminar derecho hacia las bestias mientras el Rider disparaba su arma en el espacio libre de la puerta a la vez que Lily gritaba hacia los lados derribando a las demás criaturas que ya estaban por reunirse en el punto, intentando no interrumpir el fuego por parte de Ghost cuando él notó que unas figuras estaban aproximándose a los dos por el cielo siendo éstas los Gadgets que por fin alcanzaron a su dueño en la lucha





- ¿Se tomaron su tiempo verdad?, ahora vengan y ayuden que tenemos todavía invitados por echar de aquí.

El cóndor emprendió el vuelo sobre la zona y se fue directo al ataque sobre la parte trasera de la multitud atrasándola en su llegada conforme Ghost se mantenía disparando seguido de cerca por la joven que tomaba pausas para continuar gritando ante el ejército que retrocedía de a poco pero no se daba por vencido, obligando así al Rider a recurrir al Bat Clock que de nuevo se convirtió en una pistola disparada por el joven posteriormente eliminando con daños mortales a varios de los atacantes, sin embargo Lily llamó la atención prontamente del Rider rompiendo su concentración para pedirle algo parecido a lo bromeado por su otro compañero Max, ella también quería participar en la pelea utilizando un arma y la criatura reloj ciertamente no era tan indiferente a la idea, volando de la mano del Rider hasta las de ella transformándose en el arma de fuego que preocupó al muchacho en cuanto lo vio

- Ésto será un poco problemático pero no tenemos de otra, solo... intente apuntar con firmeza al blanco y dispare presionando el gatillo, no se preocupe es solo un murciélago, hace ruidos y eso.

No hizo falta repetirle las instrucciones a la chica para que ambos empezaran a disparar al mismo tiempo con el Gan Gun Saber y el Bat Clock abriendo fuego sobre la horda que resultó peor parada en la lucha cuando los muchachos estaban imponiéndose armando un tiroteo que destruía a los monstruos delante de los disparos rompiendo cuerpos, escombros y todo lo que estuviera de camino incluyendo más autos y un puesto de dulces abandonado que terminó explotando por el fuego potente



Los enemigos que trataron de atacar por la espalda a la dupla fueron inmovilizados por la resistente telaraña de la lámpara araña que se columpiaba por el área mientras la pelea seguía sin descanso para las bestias y los jóvenes dejando un rastro de más disparos por todos los frentes, en momentos donde el pasar del tiempo fue proporcional a que los números de las criaturas disminuyeran debido al contraataque inesperado de los chicos que ya se habían posicionado al centro en la linea media que separaba la calle del complejo hallando así la oportunidad para liberar la defensa que se turnó en Ghost lanzando la puerta que los protegió al tumulto de monstruos más próximo continuando con los disparos un poco más distante de Lily que tampoco se detuvo para que el fantasma corriera a la mayor concentración disparando y atacándolos con una combinación de golpes sin oportunidad de ser bloqueada siguiendo con un movimiento ágil de Ghost en forma de unas head scissors voladoras a una criatura derribándola para tirotear al ras del suelo al resto que la acompañaban viendo entonces que Lily hizo lo mismo recibiendo a los enemigos que el anterior no pudo eliminar destruyéndolos ella con sus disparos y gritos; aquella gran multitud de enemigos se convirtió en solo un pequeño grupo que no dejaba de intentar encontrar el modo de acabar con los jóvenes que regresaron pronto a juntarse antes de que las flamas provenientes de Ghost crecieran en él hasta provocar algo inesperado para los presentes: un Eyecon se formó llegando a las manos del Rider



- ¡Boost regresó!. - Gritó emocionado el Rider sin demorar en abrir su cinturón para cambiar de Eyecon antes de que la última ola de criaturas hiciera su movimiento

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=Vj_c8Ec_jII" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=Vj_c8Ec_jII</a>



El Condor Denwor sobrevoló a Ghost una vez que vio el cambio del Rider esperando que ahora lo utilizara en el último tramo de la pelea, por lo que el joven aceptó invocando el Gan Gun Saber para que se combinaran y él cambiara también a otro Eyecon más en una transformación que no había probado antes

- No me fallen, no ahora...

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=ve8P8hbrQTk" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=ve8P8hbrQTk</a>

Por primera vez el espíritu de Robin Hood se unió al fantasma en la forma de Boost potenciando todas las habilidades de la combinación con el fuego generado por el Kamen Rider



Los dos jóvenes permanecieron lado a lado cuando el último grupo de bestias se puso de pie yendo sin consciencia a combatir a sus objetivos que no mostraron rendición empezando por atacarlos con todo lo que tenían, ahí fue donde una lluvia de flechas verdes atravesó a varios de los enemigos con Ghost disparando por todos lados su arma cargada con los poderes de Boost a la par de Lily quien ejecutó más estallidos por diferentes ángulos acabando con los oponentes más dañados que permanecieron en el lugar, entonces ella se quedó en ese punto mientras Ghost se movió a través del terreno disparando las flechas que acabaron con la existencia de la última gran mayoría de monstruos de los cuales pocos sobrevivieron quedándose a plena vista, siendo analizados por ambos guerreros que ya se habían detenido por un momento

- Flechas y gritos sónicos... no está nada mal. - Comentó en un tono confiado el fantasma reagrupándose con la chica para apuntar de nuevo su ballesta hacia los atacantes

Ambos se pararon firmes al suelo y prepararon el último ataque que definiría el resultado de aquella dura pelea desarrollada mientras otra lucha se llevó a cabo al interior del edificio, ambas estaban por llegar a su final pero el Kamen Rider no demoró activando su cinturón junto con Lily que preparaba la onda más fuerte

Dai Kaigan!

Robin Hood!

Omega Drive!


La punta del arma canalizó todo el poder de la forma mientras varias copias del mismo Rider eran generadas a su lado junto con Lily cargando su grito, liberando cada uno de los ataques al mismo tiempo en un proyectil que se combinó en pleno aire entre las flechas y las ondas de sonido que impactaron en los últimos monstruos haciéndolos estallar al instante del choque desatando una explosión grande

Omega Strike!



Dándole la espalda a la explosión los dos muchachos se alejaron una vez que su enfrentamiento había concluido acercándose otra vez al lugar haciendo más lento su paso hasta detenerse por un instante conforme el ambiente se aclaró dejando consumir el fuego hasta que la vista fue clara y ambos miraron el resultado del combate logrando que otras criaturas no llegaran al complejo ni a las personas en él, dejando solos a los muchachos que probablemente cruzaron miradas en un momento lleno de silencio que el fantasma percibía todavía más intenso acompañado de una rara sensación de cosquilleo en su zona del vientre sin que lo físico afectara, más bien como si algo revoloteara dentro de su estómago suavemente

- Gracias por todo eso...

A lo lejos el sonido de la motocicleta acercándose de regreso se oyó como eco en el lugar causando que los dos chicos de pie en medio del campo vacío voltearan en dirección al ruido percatándose de que Jessica ya estaba a la vista acelerando por las calles para volver con el resto a fin de terminar su análisis

- ¡Está listo pero me vienen siguiendo, ayúdenme deshaciéndose de las molestias!

La joven mujer condujo todo el camino derecho llegando con ellos antes de que otra multitud de monstruos apareciera corriendo detrás suyo segundos después de realizar un recorrido que le tomó a Jessica lo mismo que duraron los otros enfrentamientos, sin embargo ya no había dificultades por parte del fantasma para acatar las indicaciones regresando a su forma más fuerte y llamando a su otra espada con tal de recibir a los últimos enemigos

Toukon Dai Kaigan!



Boost!

De un salto las criaturas llegaron todas al mismo tiempo al lugar queriendo despedazar a sus presas pero ni siquiera lograron tocar el suelo cuando la hoja de la Sunglasseslasher traspasó a cada monstruo destruyéndolos inmediatamente con un corte único ejecutado por Ghost



Las dos jóvenes ya estaban distanciadas lo suficiente cuando la explosión empezó a cesar y Ghost regresó a una postura normal guardando su arma, caminando hacia ellas después para mirar como Jessica dejó la motocicleta a un lado con solo unas cuantas marcas hechas en su camino accidentado juntos, preocupándose más por el bienestar de su compañera y de la misión

- Los generadores ya fueron instalados, falta el último paso para completar el proceso y esperar que sirva de algo. - Jessica le dijo a Ghost enseñándole una maleta que cargaba en la moto que fue desatada segundos antes para que la chica la llevara junto a los otros dos de regreso al centro recreativo

Una vez que el grupo llegó la maleta fue abierta revelando un aparato cuadrado que servía como emisor de la onda que Jessica planeaba enviar a todos los generadores ya plantados al rededor de la calle; la joven se aseguraría de activar el mecanismo controlando todos los dispositivos desde una tableta electrónica que sostuvo acomodándose en posición junto con los otros dos muchachos a quienes vio de reojo siendo su atención llamada por el arma que cargaba la otra chica que pronto se convirtió de vuelta en un murciélago para volar y reagruparse con los otros Gadgets

- ¡¿Acaso le diste a ella el Bat Clock, sabiendo que apenas se unió a pelear con los otros y que hasta podría ser muy joven para usar esas armas?!. - Murmuró molesta Jessica al Kamen Rider a su lado

- Era una emergencia y se debía defender también, además lo hicimos ver espectacular.

Jessica contuvo sus demás respuestas para enfocarse en el trabajo y por fin activar el gran pulso que se liberó a lo largo de todo el centro y las calles aledañas a él golpeando con mayor facilidad los generadores implantados que fueron de ayuda para que la energía se distribuyera todavía más lejos de sus límites originales cubriendo varios de los restos dejados por los monstruos asesinados y algunos aún vivos que deambulaban por el lugar, logrando entonces el cometido de la inventora por querer irradiar a las criaturas de una firma de energía distinta para detectar y absorber mejor el rastro de los enemigos que poco a poco estaban siendo visibles en el radar de la joven integrado a su dispositivo, que fue mostrado igual a los otros presentes

- Seguimos sin tener idea de qué son o de donde vinieron pero al menos ya es posible rastrearlos en el mapa teniendo aquí su señal de energía, una muy tenue diría yo pero es algo a nada. - La joven explicó al Rider y a la chica en lo que su compañero tomaba su comunicador para encenderlo

- Bien, de nuevo es Ghost comunicándose a la fortaleza, informamos que Jessica ya completó su plan y ahora estamos recibiendo un rastreo muy pequeño de esas criaturas que la señorita Lily y yo ya eliminamos hace rato. Imagino que hace unos minutos recibiste la llamada de Max y estamos esperando saber de él. - Comunicó el fantasma hacia los sistemas de la base

- En efecto lo hicimos y traté de responder mientras podía, de todos modos seguimos su consejo y analizamos el edificio para ubicar a los civiles junto con él a través de su pelea que tampoco fue leve, ya todos están en la azotea y pronto recibirán algo de ayuda que acabamos de conseguir gracias a otra llamada. Ahora lo que nos preocupa es el rastreo de Jessica, ¿me la puedes pasar un momento por favor?. - Dijo la voz de Luis en medio de la llamada

- Ya estoy aquí, liberamos el pulso y funcionó como fue previsto aunque actualmente la firma de energía de esos seres tarda en hacerse visible.

- Lo que importa es que se hizo y necesitamos un favor... ¿están monitoreando el pulso o el rastro de los monstruos de alguna manera en especial?

- Estamos observando el seguimiento en un mando táctil que llevo cargando conmigo desde que llegamos al pueblo, el emisor y los generadores también fueron equipo que anteriormente hice en caso de necesitar reconocer amenazas desconocidas, ésta fue la mejor oportunidad de operarlos.

- Bien, escúchenme atentamente: utilizando la llave que tiene Luis o incluso la de Facundo inserten uno de los contactos a ese mando del que me hablan y déjenlo funcionar por algunos segundos, es vital transferir esa información hasta aquí para ayudarle al resto

- Hecho y procuren no dañar desde allá el equipo, les daremos las lecturas en un momento.

Por afuera del centro recreativo se situó una gran figura en el cielo que se trataba de otra aeronave de BOARD con dimensiones más grandes que las anteriores tripulada por algunos de los soldados que ya estaban en las calles y que ahora se aproximaban a la azotea de los hechos para resguardar a las víctimas como lo estaban haciendo en los otros puntos, era el producto de la colaboración de aquel movimiento militar junto a la corporación encargada de trabajar algunas de las operaciones especiales correspondientes a criaturas en la ciudad, ahora la tropa de soldados estaba por trasladar a las víctimas a los refugios previamente instalados por el desastre en que se habían convertido las calles y lugares de Angel Grove, mientras tanto en la Base Luis permanecía monitoreando tanto como podía antes de que los datos del estudio de Jessica llegaran a la interfaz de la fortaleza brindando toda la información necesaria para también llevar un rastreo de energía de las criaturas rondando en el exterior, aunque por esa parte igual había llamadas siendo atendidas

- ¿Como va su movilización por lo que te han dicho?. - Preguntó el director Kamishiro hablando por otra linea en la comunicación de la base

- Gracias a Jessica tenemos una posibilidad de seguir a esas cosas que todavía no identificamos al menos para detenerlas, yo estoy tratando de acceder a los informes de centros de salud y hospitales que se abarrotaron por la mañana pero no he podido y estoy notando algo muy sospechoso en esa seguridad por parte de unas sedes de gobierno para con sus datos, otros del grupo tienen dificultades para moverse por su zona y otras áreas siguen desprotegidas como el gimnasio por mencionar la única restante además de las que ya fueron destrozadas. - El oficial Sandoval respondió apurado abriendo otra linea de llamado en las computadoras. - Para Nicholas, Mack, Elizabeth, Takeshi y todos quienes no estaban presentes en la base a la hora de la alerta, se les necesita en los puntos más afectados de la zona debido a un ataque actualmente en aumento por toda la ciudad. Aquí mismo les informaremos las rutas de acceso y zonas que más necesitan de apoyo, los cuerpos militares ya están terminando de abarcar una buena parte del pueblo y están resguardando a las víctimas. Max, te asistiremos con lo que quieras pero primero vuelve con el grupo, lo hiciste más que bien.

- Nuestra directiva ya contactó con las autoridades para colaborar en los trabajos de rescate y protección a civiles como igual a las vías de movilidad que puedan ser utilizadas, nuestros escuadrones de nuevo irán a reforzar la seguridad y es posible que algunos agentes también lleguen a estructurar la defensa para detener un momento los alborotos; aunque por otra parte una división especial de nuestro equipo iba en camino a la ubicación de Facundo, ahora parece que ya no está, se fue como antes

- Él desapareció justo antes de la pelea y en otro lado algunos desobedecieron las indicaciones poniendo en riesgo a las víctimas y a ellos mismos entrando directo al ataque de centenares de oponentes desconocidos, como antes cuando aún estaba aquí no me están escuchando para nada y no tenemos claro qué hacer... - Comentó el joven hombre dejando lentamente ver su enojo ante todo lo que pasaba a la vez

- Lo que menos ayudaría es decirte que te calmes pero no entiendo muy bien cuales sean tus problemas al respecto

- ¡Mi problema es que todo está yéndose a la mierda y no podemos apegarnos siquiera a un plan. Tengo adolescentes, foráneos, y veteranos de guerra con problemas para avanzar en éstos casos trabajando en plena ciudad cuando no puedo hacer nada para darles apoyo real, porque si yo estuviera...!

- ¿Si tú estuvieras qué?

- Si yo estuviera con ellos encontraría un modo de ayudar a todas esas personas incluyéndolos, porque algunos también están inseguros de como proceder y quedándome aquí solo me confundo entre la carga de porquería girando en mi cabeza, no puedo guiarlos bien o decidir si no estoy en mi por así decirlo.

- Entonces, cual es la razón de que tú sigas en la base y no salgas con ellos

- Porque ahora no puedo, es lo único que quiero inmediatamente pero no puedo... me equivoqué.

- No tenemos tiempo para profundizar mucho en lo que pensamos Luis, pero antes de cualquier otra cosa quiero que veas, no que lo pienses, que veas cual es la situación y las personas en ella... no es el plan que propusiste pero si es el equipo que decidiste reunir y ahora todos ellos junto contigo están haciendo lo que pueden sin esperar algo fuera de que la gente no sea lastimada, así que todos trataremos de poner nuestra mente en orden y concentrarnos, cuando lo hagas entonces podrás ver por ellos y ellas sin que importe cuales sean tus temores sobre lo que hagan, y en cuanto a que no puedas de eso hablaremos luego, debimos hacerlo desde ayer pero creo que lo necesitas

- Si... gracias por el consejo y las unidades que mandaste, seguiremos en contacto luego de que descifre los archivos pendientes.

Al pasar de los minutos era más complicado para Luis e incluso para la inteligencia artificial encontrar respuestas en aquellos documentos bloqueados que urgentemente se requerían para conocer la situación de las personas afectadas, aunque por otro lado el rastreo de las criaturas a lo largo de Angel Grove se volvía un poco más claro pero no menos abrumador de lo que ya era con un diluvio de las mismas regadas por el pueblo. Luis al mismo tiempo se concentró por consiguiente en la ubicación de los Riders de los espejos donde aquellos monstruos estaban dominando casi en su totalidad el terreno dejando a los dos guerreros ahí como un par de agujas entre un pajar inmenso de bestias multiplicándose y saltando sobre ellos con el único propósito de acabarlos; aquellos seres acorralaban de manera sofocante a sus presas que todavía estaban defendiéndose, por un lado siendo observados con preocupación, pero por otro...



Femme y Zolda tenían solo un panorama lleno de criaturas rodeándolos sin más espacio para maniobrar, sin embargo distante y de forma clara un disparo fue escuchado en aquellas calles desalojadas que se dieron a surcar por un laser encendido que viajó en linea recta hacia el mar de monstruos que fueron casi en sentido literal barridos por el simple fuego que los destruyó incluso dejándoles algo de espacio a los Riders, pero el hecho fue lo suficientemente sorpresivo como para que llamara la atención de las bestias cercanas incluyendo algunas de las que estaban luchando contra el dúo, ellas se preguntaban muy en el fondo qué era esa chispa que los atacó

- De donde vino eso... - Preguntó Luis en plena vigilancia del área observando lo que ocurría

Pasos, simples y sin embargo profundos resonaron en la calle atrayendo a una decena de oponentes buscando explicación a lo que ocurría sin divisar más que una cosa: suelas negras pisando el asfalto que posteriormente resguardó una sombra percibida como algo grande a la proximidad, un aura densa y predadora del tan buscado responsable



Una nueva visión deslumbró a las criaturas de bruta mentalidad teniendo de frente a quien rompió con su ciclo de ataques inconscientes hacia los guerreros y principalmente a la ciudad que se paralizó bajo un instante recibiendo algo misterioso, algo inesperado paralelamente extraño dejando de lado el hecho de que un láser se disparó desde una caña de pescar



OST:

<a href="https://www.youtube.com/watch?v=mUIk1vRJc2M" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=mUIk1vRJc2M</a>

Bestias iracundas dieron el primer movimiento al frente de su agresor sin obtener respuesta o gesto alguno de la nueva figura aparecida, que les correspondía con una misma mirada silente y fija



Solo duró hasta que de pronto la presencia caminó con normalidad hacia la resistencia diferente a ellos corriendo a cambio detrás de él, avanzaba sereno y silencioso aún aumentando a cada instante un poco de su propia velocidad, así cuando las criaturas se percataron el sujeto ya estaba entre ellas liberando primero un puñetazo con tal fuerza que mandó a volar a una lejos rompiendo la ventana de unos departamentos a varios metros de altura, y los otros se motivaron a golpearlo sin resultado ya que él bloqueó todo y de una embestida les hizo sufrir el mismo destino con el cuerno que poseía de frente, tal como un rinoceronte entre rugidos propios de su fauna; aquella presentación silenciosa de la nada se tornó en una presencia desatada golpeando, pateando y luchando ágilmente con sus rivales sin contener una brutalidad en cada impacto, destrozando cuerpos y cabezas de los desconocidos seres a su pasar aproximándose a la multitud que atacaba a los Riders, dándoles algo de espacio sin ser esa su intención

- Es... ese es... - Preguntó Luis dudoso desde la base con una vista no tan clara en ese momento de la calle donde se libraba la lucha

Golpes secos y cornadas barrían sacando a volar a las criaturas vueltas entonces en muñecos de trapo arrastrados violentamente por la figura extraña que se abrió paso rompiendo las defensas y cuerpos de bestias que se atravesaban terminando en el suelo, chocando contra muros que casi rompían o contra objetos cercanos y botes de basura donde ultimadamente todas morían al no resistir los ataques ajenos de la entidad, seguida entonces de ésta tomando la caña que cargaba consigo lanzando su cuerda frontalmente inmovilizando luego a seis criaturas a la vez que atrajo de un tirón hacia él recibiéndolas con un solo puñetazo que las aventó al cielo estallando poco después como seguro para que el sujeto realizara lo mismo dos veces más pero aumentando la cantidad en grupos de 9 y hasta 18 terminando derrotados por sus propias manos y su arma, sin embargo aquellos monstruos todavía superaban por demás al fuereño y lo llevaron a bajar su ofensiva recurriendo a otro método en forma de un objeto que reveló tomándolo en sus manos como una linterna

THE WORLD



Luego de oprimir un botón al fondo de la linterna el cubo giró en sus varias caras pero no se detuvo hasta encontrar una figura en específico, la de un lobo que brilló al movimiento de su poseedor



WOH OOOH WOLF



La energía y esencia de la figura guerrera pasó a tener en todo su ser la huella de un lobo hambriento de los objetivos que lo rodeaban a diestra y siniestra, esperando el par de segundos suficientes hasta que pocos empezaron a lanzarse atacándolo, pero ellos no lo encontraron al descubrir que él se había convertido en una veloz linea borrosa en el viento que corrió de un punto a otro con una velocidad comparable a la del relámpago rojo o a la del antiguo Drive llegando a su posición para entonces patear por detrás a sus presas disparando luego más láser desde su arma que convirtió en modo de largo alcance para dispararles, analizando cada movimiento incitándolos a continuar si se atrevían



El instinto de las criaturas los traicionó llevándolas directo a su perdición en cuanto cruzaron camino con los disparos del oponente moviéndose a la misma velocidad en momentos sorpresivos hasta detenerse ante los blancos de su lado apuntando el arma, girando posteriormente la manivela lateral como si de pesca se tratara nuevamente, pero la acción provocó que los disparos aumentaran y fueran consecutivos a modo de metralla que acribilló a todas las criaturas delante del sujeto en cuestión de segundos dejando solamente explosiones y cuerpos caídos al momento deteniéndose hasta que el punto quedó limpio de criaturas, pero eso no le bastó cuando dio vuelta detrás suyo y el resto de monstruos permanecía rampante a punto de llegar por los Riders y por él, algo que no tuvieron espacio de perseguir en cuanto el lobo corrió a velocidad normal retomando la ráfaga de disparos en su contra eliminando por igual a ese gran tumulto en la calle que rápidamente lo trasladó hacia la entrada de otras calles donde más monstruos aguardaban, y para su infortunio él también

THE WORLD



WOH OOOH CROCODILE



Una vez más el cambio llegó y trajo consigo a un depredador que no dudó en arremeter contra el ejército restante del otro lado empuñando su caña que pasó a ser más una lanza para la cacería de la entidad que atacó a cuantos rivales tuvo con una fuerza sobrehumana distinta a la del rinoceronte pero igual de letal, deteniendo a varias criaturas corriendo a él solo con bloquearlos ayudado de su arma para llevarlos al suelo y abatirlos ahí destrozándolos sin esfuerzo, entonces deteniéndose un instante para medir su terreno



El aroma de la incertidumbre ya estaba presente con los monstruos que seguían insistiendo en enfrentar al extraño continuamente siendo destruidos por éste que avanzó su camino imponente lanzando varios cortes de la lanza dejando en el piso a todos los que se opusieron a su paso dejando luego un rastro de cuerpos sin vida que se volvió nada enfrente de sus ojos, aunque bien algo faltaba y no era difícil adivinarlo en cuanto pocas criaturas sobrevivientes hicieron lo que ninguna otra: huir, lejos de la figura corriendo con todas sus fuerzas intentaron perderlo acercándose más a un puente próximo que daba con el río de la ciudad



El extraño corrió a ellos pero no directo a seguir sus pasos sino más bien al extremo del puente previo a lanzarse de lleno al río, fuera de la vista de sus objetivos que a pesar de su falta de razonamiento podían ver su alrededor percatándose pronto de que algo nadaba en el río a velocidades altas hasta que esa misma cosa dio un gran salto llegando ante ellos únicamente para cortarlos con la lanza provocando otra explosión en el momento que la figura aterrizó a la salida del puente con algo de agua lloviendo por su movimiento

- Femme, Zolda, acabo de centrar su localización en las computadoras y tenemos la firma de energía de los monstruos para seguirlos, en cuanto puedan salgan de ahí y vayan a la próxima intersección derecho y doblando en la calle de un solo sentido,
ahí les espera una concentración mucho más fuerte pero que puede hacer peligrar a la demás gente si cruza de donde ustedes están, háganlo y tengan cuidado con lo que sea que limpió el resto de su zona...


Tan pronto como el mensaje iba terminando de nuevo los pasos se oyeron haciendo eco en la ciudad cuando el extraño volvió a su punto de llegada divisando solo a los dos Riders que posiblemente ya habían terminado con su parte para entonces dejándolos a los tres solos, pero la figura continuaba sin emitir ninguna palabra propia solo observando la escena

- No queda mucho para que llegue...

Solo de pie, sin moverse o cambiar su semblante la forma desconocida permaneció en el mismo sitio delante de los dos Kamen Riders hasta el pasar de unos instantes donde giró en una dirección distinta pero sin verlos a ellos, les estaba dando la espalda



- Hagan caso... Vayan.

La audición aumentada del rinoceronte pudo haber ayudado en captar esa llamada desde la base, pero en la misma Luis estaba desesperado por monitorear esa zona y acercarse más al sujeto que luchó ahí, era urgente para él saber qué o quien era el responsable de aquella matanza de criaturas a fin de no perder su rastro debido a lo peligroso que se mostró ser, no obstante cuando los dos Riders ya habían partido el sujeto también lo hizo, desapareció de cualquier radar o pantalla que lo vigilara como en cuestión de un parpadeo

- Ésto ya es demasiado...

Más calles adelante aquellos movimientos en la tierra continuaron y se duplicaron cada cuanto en un caso similar al de las áreas límite de Angel Grove donde ya se habían sufrido varios daños; en éste caso las agitaciones retumbaban en muros y construcciones como por igual encendían alarmas de los autos estacionados cerca con un movimiento tras otro, ¿había algo lo suficientemente grande como para provocar todo eso? ¿les aguardaba un peligro mayor a los Riders del espejo como la concentración que les advirtieron? todo era incierto, pero tarde o temprano las consecuencias llegaban como lo que estarían por ver los ojos de la joven mujer y del antiguo soldado mientras más cerca llegaran, era algo estruendoso

Algo emergente que con facilidad cubría la altura y las dimensiones de los edificios más altos del centro de Angel Grove

Algo aplastante a cada paso

Algo gigantesco

THE HERO - THE DREAMER - THE MAN




Pueden abrir el spoiler si gustan

Spoiler

Los invito a que pasen a Henshin Latinoamérica: La única pagina de Facebook en español dedicada 100% a Kamen Rider, los esperamos :D
https://www.facebook.com/HenshinLatino
[close]

Desconectado Diegodzilla



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 643
  • Mensajes: 18089
  • cl

  • Sexo: Masculino

  • ¡Por la Alianza!

    • diego.pratsgonzalez
Re:Reencuentros
« Respuesta #203 : 04 de diciembre de 2017, 01:18:57 am »
La situación se tornaba más complicada con cada segundo que pasaba para los Riders de los espejos, su posición se veía amenazada por las hordas de enemigos que continuaban llegando y atacando ambos Riders, quienes apenas podían mantener a las criaturas de que los atacaran y mucho menos despejar la zona en la que estaban. La cosa se tornó aún más fea cuando, por un segundo, Femme pudo notar que algo, alguien más se acercaba lentamente, amenazantemente hacia donde estaban ellos, parecía otro Ranger, el que soltó un disparo con lo que parecía ser una caña de pescar. Las criaturas reaccionaron a esto y fueron directo a atacar al nuevo contendiente, el que las manejó sin ni un problema. Los Riders aprovecharon que el ataque ya no estaba siendo concentrado completamente hacia ellos dos y empezaron a limpiar el área en la que estaban, avanzando lentamente usando sus armas más básicas para eliminar a los que aún tenían su atención puesta en estos. Ya con sus cercanías más despejadas, Femme vio lo que estaba haciendo el Ranger desconocido, quien se encontraba combatiendo a los bichos de manera muy violenta y efectiva.

- ¿Quién es ese? – Preguntó la Rider a su compañero.

- No tengo ni la más mínima idea. – Respondió Zolda entre que disparaba a los enemigos con el Magna Visor. – No lo había visto antes, pero hay que aprovechar que los está atacando a ellos y no a nosotros. – El Rider se interrumpió al ver como el extraño guerrero cambió su forma de pelea drásticamente luego de usar una linterna. – Al perecer es bueno que no nos esté atacando a nosotros.

Los dos siguieron peleando con los que quedaban cerca suyo y no estaban peleando con el hombre lobo, ya despejando bastante más el área a como estaba antes junto a este, quien estaba eliminando aún más criaturas con sus habilidades de súper velocidad, dejando a Femme y Zolda con más espacio libre, antes de cambiar nuevamente de forma con la que empezó a acabar ferozmente con los restantes, llegando a perseguirlos cuando estos escaparon. En ese momento recibieron una llamada de la base.

- Bien, ya acabamos acá, pero pasó algo bastante raro. Apareció un sujeto con una caña de pescar y eliminó a todas esas cosas. Pareciera que está de nuestro lado, pero no es nada seguro, solo llegó aquí a matar. Creo que ya se está largando por lo que no hay mucho más que podamos hacer acá, así que priorizaremos el lugar que nos indicas antes de intentar algo más con él. – Respondió Femme a la base.

Cuando cortó la llamada, el extraño volvió a aparecer frente a los Riders, pero ahora estaban solos con él, quien tomó una postura bastante firme y amenazante frente a estos dos, quienes estaban intrigados por lo que había ocurrido hace unos instantes. Este solo les ordenó que fueran al lugar que les dijeron, a lo que ellos partieron de inmediato, no porque él se los había dicho, si no por el mensaje que les envió Luis, o eso querían pensar. Avanzaron varios metros hacia el lugar indicado, cuando pudieron notar algo raro, algo que estaba haciendo retumbar el piso, los edificios, los autos que sonaban con sus alarmas, era como si algo estuviera provocando un temblor. Los Riders se miraron y volvieron a preguntarse qué estaba pasando en esta ocasión. Avanzaron hacia la otra cuadra con cuidado y alerta; cuando ya habían llegado, se llevaron una no muy grata sorpresa.

- Oh, no… - Reaccionó Zolda cuando vio al ser gigante en la mitad de la calle, avanzando y causando severos daños mientras creaba su camino. – Anna llama a la base.

- No creo que puedan darnos una mano ahora mismo. – Respondió Femme. – Al parecer todos están ocupados con otras situaciones, parece que este es todo nuestro.

- Siempre tienen que salir con algo más grande. – Zolda le señaló a su compañera que se cubrieran antes de que el monstruo pudiera notar su presencia y así tuvieran tiempo para idear un plan de ataque. – Bien, viéndolo a simple vista me parece que está compuesto de algo muy duro y no sé si podremos penetrar su piel o lo que sea que lo cubra.

- ¿Qué te hace decir eso? -  Preguntó Femme.

- Mira sus manos, son la parte más grande que tiene, por lo que, juzgando su altura, su modo de ataque debe consistir en aplastar cosas con ellas; ahora mira sus brazos, sin bastantes flacos y también puedes notar que por eso la fuerza la deben hacer sus hombros, esto quiere decir que esa parte tan flaca resiste toda la fuerza que aplica, por lo que deberían estar hechos de algo muy resistente. – Decía el Rider, mientras su compañera escuchaba atenta. – Por otro lado, esto deja su parte superior descubierta, ya que no atacaría con sus manos su propia cabeza, de seguro se sentirá muy a salvo allá arriba, pero nosotros tenemos la ventaja de que vuelas, por lo que eso es una opción de ataque que tenemos. Otro punto débil que parece tener es la retaguardia, ya que como está encorvado hacia adelante me parece que se le hará difícil atacar para atrás o incluso entre sus piernas con esas manos gigantes, a menos de que tanga la habilidad de girar sobre su cintura.

- Que observador. Me parece más factible la idea de atacar por arriba, tenemos a Blancwing y también los edificios a su lado. – Dijo Femme. - ¿Qué tienes en mente?

- Eso mismo que dijiste, tal vez podría hacerle frente y tratar de resistir y distraerlo mientras tu le atacas por arriba. Aunque deberíamos ver primero como se nos da con él. – Zolda invocó el cañon nuevamente y salió del escondite, para apuntar directamente a uno de los brazos del gigante. – A ver qué tan fuerte eres…

Un misil fue disparado a gran velocidad por el arma del Rider, llegando a impactar en menos de un segundo al monstruo, el que fue levemente empujado hacia atrás, pero se recuperó fácilmente y puso toda su atención en Zolda, el que se dio cuenta un poco después de esto, cuando el humo ya se había disipado, que el gigante seguía intacto, y algo más enfurecido, yendo a la carga hacia donde estaban los Riders.

- ¡Mierda! ¡Anna, sal de acá, yo lo detendré! – Dijo mientras seguía disparando al enemigo que venía con cada vez más velocidad. Por su parte Femme no estaba de acuerdo con dejarlo solo, pero hizo caso a lo que le dijeron y saltó a una ventana que estaba cerca.

El gigante seguía su largo camino hacia el Rider que seguía disparándole, pero sin hacerle ni un daño y solo retrocediendo paso a paso al inminente golpe de la abominación que iba dispuesta a acabar con Zolda, sin que nada le pudiese detener. La abominación llegó frente a Zolda, recibiendo los disparos sin inmutarse por todo lo que estaba recibiendo y dio un poderoso golpe dirigido a Zolda, quien ya lo había previsto. Arrojó su arma a un lado y dio un salto hacia adelante, llegando frente a las piernas del monstruo y esquivando así el poderoso golpe. La criatura continuó atacando, con dificultad para intentar asestarle un golpe al Rider, el que se refugiaba cubriéndose con las piernas de su mismo atacante. Ya cuando vio la que Zolda estaba haciendo, solo bastó tirar la pierna a un lado para derribarlo y dejarlo indefenso, para soltar un poderoso golpe que fue esquivado por poco, pero aún así recibió parte del daño colateral causado por el devastador impacto del monstruo, tirándolo a un lado y luego, fue golpeado por el monstruo quien solo hizo su mano a un lado, lo que bastó para empujarlo varios metros por la calle. El Rider había quedado aturdido por el poderoso ataque, pero hizo su mayor esfuerzo para tomar una carta de su cinturón y colocarla en el Magna Visor con un poco de dificultad. El gigante soltó otro golpe igual de fuerte, el que requería que levantara su brazo a una gran altura, lo que le daba el tiempo a Zolda para tomar su nueva arma

Guard Vent



Apoyando el escudo sobre una pila de escombros, absorbió el golpe que iba hacia su dirección, dejando que este se hundiera mientras se hacía a un lado. Mientras levantaba su gran brazo, el escudo se abrió por la mitad, dejando ver una gran batería con misiles, los que fueron disparados a la cara de la criatura, aturdiéndola por un momento y dándole otra oportunidad de escapar al Rider y tomar una posición más segura.

Cuando la bestia se había recuperado, fue nuevamente distraída por otro ataque, esta vez las mismas plumas que habían aparecido antes cuando Femme había usado su propia arma de defensa, la que estaba siendo usada también ahora cuando la Rider apareció frente al gigante.

- No creas que te dejaré solo con esta cosa. – Dijo la Rider mientras cargaba contra el monstruo. Femme fue recibida con un golpe directo, el que destruyó el asfalto de la calle, pero cuando levantó la mano, no había nada, si no que Femme se encontraba a un lado de él. Ella estaba usando la habilidad de moverse en el espacio para distraer a la criatura. - ¡Vamos, ataca!

- Muy bien…

Advent



Magnugiga apareció frente al gigante y comenzó a disparar con las armas de sus brazos, apuntando a la cara y “ojos”. Aprovechando la distracción de este, Zolda tomó un objeto que tenía de hace un rato, la bomba que Zero Drive le había pasado el día anterior y que no tuvo la oportunidad de usar, pero que ahora parecía una buena oportunidad.

- Bien, Anna te daré una señal para que ataques, pero deberá ser un golpe muy poderoso, tenemos que acabarlo. – Tomó con una mano su bazooka con una mano, mientras Femme entraba a los espejos según la indicación del Rider, y ahora se dirigió a su bestia contrato, no sabía si podría esta le entendería, pero valía la pena intentarlo. – Ahora tú, “big boy”, necesito que sostengas a esa cosa y me des la oportunidad de pasar a través de su defensa. ¡¿Escuchaste?!

Pareció que Magnugiga entendió la orden y usó la tenaza de su brazo para sujetar con firmeza uno de los brazos del monstruo más grande, que, a pesar de su tamaño, le estaba costando soltarse del agarre del toro, el que trataba de controlar el otro brazo con su poder de fuego. Zolda usó la oportunidad para atacar también, logrando debilitar un poco a su objetivo y así tuvo la ventana perfecta para soltar el arma, tomar la bomba con ambas manos y correr directo al enemigo, cruzando a través de sus piernas y activando la bomba. Cuando se encontraba a espaldas del monstruo, lanzó el artefacto con fuerza, logrando que cayera en la nuca de este, causando una intensa explosión que lo hizo arrodillarse mientras Magnugiga ganaba control sobre él. Esa era la señal para Femme, quien apareció saltando desde una de las ventanas de los edificios más altos, blandiendo la Wing Slasher y acompañada por Blancwing, la cual estaba ejecutando su Final Vent, pero con una variación. Ahora el cisne estaba usando la fuerza de sus alas para empujar a su Rider directo al monstruo, y asestarle un golpe con su arma. Un aleteo de sus alas fue capaz de impulsarla lo suficiente para alcanzar una gran velocidad, dirigiéndola al mismo punto donde la bomba había explotado. Femme sostuvo el arma con firmeza mientras era clavada sobre el monstruo, y al mismo tiempo la usaba para amortiguar la caída. El monstruo gigante cayó directo al piso, impactando con este una vez que había sido soltado por el toro mecánico, el cual desapareció luego de esto junto con Blancwing.

- Vaya, eso estuvo bastante bien. – Dijo Zolda impresionado mientras ayudaba a Femme a levantarse, luego de que cayera de la cabeza del gigante. – Eso fue muy efectivo y parece que bastó para matarlo, además no hubo necesidad de explotar este lugar.

- Si, hicimos un buen trabajo. Ahora debo informar sobre esto. – Dijo mientras tomaba el comunicador. – ¿Luis? Escucha, una cosa gigante apareció acá cerca de la posición que me informaste hace un rato. Jim y yo ya lo acabamos, pero no me sorprendería que aparecieran más de estos y estaría bueno que lo vinieran a revisar por si pueden obtener algo de información.

Zolda se acercó a revisar a la criatura, esta no se movía, pero podía notar sus tejidos y como estos se movían y cambiaban de cierto modo, como si fuera una gran bola compuesta por pequeñas partes sin una forma definida. Era algo muy raro de ver y decidió no acercarse más, podría tener algo más raro escondido dentro.

Desconectado Fackunator



  • Shadow-Rangers

  • *

  • Puntos: 775
  • Mensajes: 11104
  • ar

  • Sexo: Masculino

  • Outta Nowhere!

    • fackunator
    • loquenderospaw046
Re:Reencuentros
« Respuesta #204 : 12 de diciembre de 2017, 03:29:26 am »
Residencia McKnight

- Yo... Yo no...

Estaba confundido. Demasiado confundido, demasiado perdido en el sentido emocional. Pero entonces su mente hizo click, y su expresión de perplejidad cambió a una mueca seria, algo enojada. Era obvio que ésto era una trampa.

- Mi padre está muerto. ¿Quién eres? -preguntó, dando un paso. El hombre alzó las manos.

- Soy yo, hijo -respondió él con seguridad, pero con cierto tono delicado, paternal.

- ¡¿Quién eres?! ¡Mi padre está muerto! -el enojo se hacía presente, junto con unas lágrimas en sus ojos. Estaban jugando con su mente, era un vil truco del Imperio o alguien más, alguno de sus villanos, algo... Y le dolía.

- Tuve que morir, muchacho, tuve que morir para... -Facu se acercó lo suficiente al hombre que clamaba ser su padre y lo sujetó con ambas manos del cuello de la camiseta. - Tuve que morir para protegerte, a tu hermana, a tu madre. Tuve que morir para que pudieras vivir. Soy yo... -el agarre violento pasó a un abrazo porque, a pesar y en contra de lo que le decía su instinto, el muchacho quería creer. Si había una ligera posibilidad de que el hombre en frente suyo fuera su padre, él la aceptaba. Esa posibilidad se reafirmó al sentir los brazos ajenos rodeándolo, entendiendo con solo ese gesto que en efecto se trataba de su progenitor. El chico rompió en llanto, un llanto lleno de emoción y felicidad.


Momentos después

Padre e hijo se hallaban sentados en la cama, el mayor mirando a su primogénito mientras que el adolescente miraba al suelo, con los codos apoyados en las piernas, pensativo. Tenía tanto que preguntar, tanto que contar, tanto tiempo que recuperar... Pero antes de que él pudiera siquiera articular la primera de miles de preguntas, su padre se adelantó.

- ¿Stephanie dónde está? -se refería a su madre. Facu no pudo verlo a los ojos. - ¿Está bien?

- Yo... -un nudo se le formó en la garganta, no sabía como responder, como suavizar el golpe. Así que simplemente lo dio. - La mataron hace casi dos años, en ésta misma casa, y fue mi culpa -confesó finalmente, mirando al contrario a los ojos. Retuvo las lágrimas lo mejor que pudo pero simplemente brotaron nuevamente, mientras veía al hombre que lo crió por catorce años comprender lo que su hijo le acababa de decir, mientras su rostro cambiaba y su mirada se apartaba de la del joven, a la vez que su mano derecha subía para cubrirse su boca. Pero uno de los dos tenía que ser fuerte en éste momento. Facundo tomó aire antes de empezar a hablar, antes de contarle toda la verdad. - Papá, mira... Tengo que contarte, mostrarte algo -una vez el hombre volteó a ver a su hijo, con ojos rojos y una mirada entristecida, el muchacho levantó un poco su mano derecha, con los dedos extendidos. Un segundo después su mano empezó a vibrar, y al siguiente se detuvo.

John Travis entonces cambió su expresión de tristeza a una de sorpresa mientras conectaba los puntos y se daba cuenta de la verdad.

- Eres tú -musitó con sorpresa. - Relámpago Rojo, eres tú -el velocista asintió; en otras circunstancias habría asentido con orgullo, pero ahora mismo orgullo era lo último que tenía. - Mi hijo, el superhéroe. ¿Pero cómo...? No me digas que te cayó un rayo o algo así.

- No, no... Es por ésto -con su mano izquierda buscó algo en su bolsillo: La Dino Gema roja. Al mostrársela a su padre, el hombre se levantó abruptamente de la cama. Algo pasaba.

- ¿Cómo obtuviste eso? -no lo dijo en un tono alegre ni curioso, si no que de forma autoritaria, como si le hubiera descubierto un arma escondida o algo.

- La encontré... ¿Acaso sabes lo que es?

- ¡Por esa maldita cosa...! ¡Por esa maldita cosa tuve que ''morir''! -muy como su hijo, John se llevó la mano izquierda al cuero cabelludo y se frotó el cabello, mientras que su mano derecha se posaba en su cintura. - ¿Tienes idea de lo peligrosa que es esa cosa?

- ¿Peligrosa? Llevo dos años con estos poderes y sí, no sé del todo qué es, pero peligrosa no es -respondió con seguridad el muchacho, levantándose de la cama también. - ¿Cómo que tuviste que fingir tu muerte por la Gema? ¿Acaso...?

Estaban saliendo verdades por parte de ambos. Era ahora el momento de la verdad, donde padre e hijo se decían todo. No más secretos. John y Facundo sabían ésto.

- Yo era un agente de la CIA, antes de eso serví a la Armada -empezó a hablar Travis, luego de soltar un suspiro. - En 2002 la Agencia encontró un... No sabría explicar qué era exactamente, una especie de meteoro que emitía una señal radioactiva increíble, y que contenía esa -señaló a la Gema en la mano del adolescente - y dos Gemas más.

- Amarilla y azul -comentó el muchacho. - ¿No?

- Veo que estás bien informado. Así que, la Agencia juntó a un grupo de sus mejores agentes en los que fui incluido y científicos para investigar qué era el meteoro. Hicieron pruebas en secreto, intentamos descubrir el por qué de la radiación y como utilizarla a nuestro favor, pero algo salió mal. Se filtró información, el proyecto quedó comprometido y tuvieron que destruir todo para no dejar cabos sueltos. Eso incluía al equipo

- Te cazaron porque sabías demasiado...

- Tuve que huir, y quise llevarlos a todos conmigo, pero solo te pude llevar a ti. Stephanie se negó a dejar todo atrás, y se negó a que me llevara a sus dos hijos -soltó entonces otro suspiro, pero éste era uno melancólico, triste. - Ella solo sabía que era un agente de la CIA, nunca supo en qué trabajaba o las cosas que hacía. Por eso estuvo a salvo aquí.

>>Te llevé conmigo a Argentina e hicimos una nueva vida ahí. Es curioso, porque siempre quise ir a vivir allí con tu madre, pero jamás tuvimos la oportunidad; por eso te nombré Facundo, porque quería algo de esa cultura en mi familia, sin contar de que es un nombre bonito. En fin, yo me hice una nueva identidad e intenté mantenernos en un perfil bajo. Y parecía que funcionó, por doce años estuvimos sin problemas, hasta que...

>>Un viejo amigo me contactó. Aldrich Castle, compañero mío de la CIA y del proyecto. Fui un idiota y caí en su juego; era un espía, un cazador de la Agencia para eliminar a los pocos que habíamos sobrevivido, un traidor que me contactó para pedirme ayuda. Creí que lo estaban cazando a él también... Y la CIA no quería dejar cabos sueltos. Querían matarte a ti también por ser mi hijo, porque creían que sabías algo o porque volverías por venganza, no lo sé. Así que fingí mi muerte en ese accidente de auto.

- Y abandonaste a tu hijo por tres años -respondió fríamente. La verdad, por más liberadora que pudiera ser, también era dolorosa. - ¿Sabes todo lo que sufrí por tu culpa? ¿Sabes todo lo que tuve que pasar sin un padre? No supe como hablarle a las mujeres, no supe como afeitarme, hubieron momentos en los que ni siquiera supe como continuar con mi vida de tan solo y miserable que me sentía -lo miró a los ojos, enojado. - ¿Sabes cuántas veces pensé en matarme por la culpa que sentía? ¿Por la tristeza?

- Pero no lo hiciste -respondió el hombre. - Porque sabías que quería que vivieras. Sabías que yo quería que tu vida valiera para algo, ¡y ahora mírate! Eres un superhéroe.

- También soy un asesino -le dio la espalda un momento, mirando a la repisa en la pared, mirando las fotos familiares. - No pude detener la muerte de mamá... Pero la pude vengar.

Hubo un momento de silencio en el que John comprendió casi de inmediato lo que su hijo quería decir... Y lo aceptaba.

- Yo habría hecho lo mismo -respondió al cabo de un rato. - No te culpo por matar a ese maldito, pero no es lo que Stephanie habría querido. No para mi, no para ti. Es algo con lo que tendrás que lidiar toda tu vida.

- Casi mato al ex novio de Lily -confesó. - Y luego de saber todo esto, luego de saber la verdad... Quiero matar a ese tal Castle, a todos los que te dieron caza, matarlos uno por uno.

- No, no te lo voy a permitir -el padre avanzó hacia su primogénito, volteándolo y tomándolo por los hombros. - He visto los reportes, las noticias, los vídeos en YouTube, los blogs... Eres el héroe de muchas personas. Salvaste vidas, detuviste incendios, robos, hiciste de ésta ciudad un lugar mejor en un tiempo donde no habían muchos héroes. Y no solo eres un faro de esperanza como Relámpago Rojo, si no también como Facundo McKnight, guitarrista -el muchacho abrió los ojos, sorprendido. - También leí cosas que ponían fans de tu banda. La música que ustedes hacen ha evitado que chicos se maten, les ha dado a otros un motivo para seguir adelante, las fuerzas para continuar... Si matas a Aldrich, a todos los implicados en mi ''muerte'', estarás tirando tu humanidad a la basura. Estarás tirando todo lo que representas para la gente, tanto dentro como fuera del spandex rojo.

- No... No es spandex -no pudo evitar sonreír. Su padre hizo lo mismo.

- Accedí a ser parte del Proyecto porque quería cambiar al mundo. Creía que si lográbamos descubrir el secreto del meteoro, podríamos usarlo en beneficio de la humanidad, pero al verte me doy cuenta que... Tal vez nunca fue mi destino salvar el mundo. Es el tuyo, hijo -se miraron a los ojos. El padre le transmite su confianza al hijo. - Es tu deber, tu responsabilidad, tu destino. Tú puedes inspirar a la gente de una forma en la que yo nunca pude, inspíralos a luchar, a salir adelante, a ser mejores personas.

- No todos son fanáticos de los metahumanos como yo -respondió el muchacho con tono solemne.

- Pues si tienen un problema con mi hijo, que hablen directamente conmigo -replicó el contrario, sonriendo.

- Hijos -corrigió. - Lily también tiene una Gema. Es todo muy largo de explicar y no creo poder hacer un buen trabajo en ello... Pero para resumir, se aproxima otra invasión alienígena, me torturaron, formo parte de un equipo junto con otras personas con habilidades o poderes, mataron a uno de mis mejores amigos, la versión del futuro de otro de mis amigos viajó a este tiempo para ayudarnos y... Ahora Lily me odia porque casi mato a Steve. Su ex -aclaró, al notar la confusión en su padre.

- ¿Casi? ¿Tan mal lo dejaste?

- Solo digamos que no sabremos de Steve por un largo tiempo.


En la ciudad...

En aquél callejón deshabitado, alejado de las batallas de los héroes contra las desconocidas criaturas y, a desconocimiento del joven McKnight, Steve ahora yacía de pie en el suelo. Sus heridas habían sido sanadas, y sus ojos emitían un ligero brillo blanco que, al pasar los segundos, se desvaneció para dejar paso al color natural del iris del muchacho. Cazador Blanco se apartó unos pasos del renacido Michaels, mientras que éste se observaba las manos. Estaba, pero no estaba. Estaba consciente, pero a su vez se sentía controlado, influenciado por otra cosa.

- Lo sientes, ¿no es así? -preguntó la criatura blanca a su nuevo aliado.

- Sí -respondió éste, mirándolo a los ojos.

- Es el poder de la Dino Gema blanca corriendo por tus venas, aunque parcialmente. Te he dotado de ciertas... habilidades, que te vendrán de utilidad para lo que viene a continuación.

- ¿Qué viene? -preguntó, con un tono algo seco.

Entonces, como respondiendo a su pregunta, Steve lo sintió. Sintió algo llamándolo desde lejos, una fuerza a la que se sentía atraído como por magnetismo.

- Encuentra la Dino Gema -ordenó la bestia. - Encuéntrala y desata tu venganza contra aquellos que te hicieron mal. Cumple con tu destino.

- ¿Y luego?

- Lo sabrás.

A continuación, Cazador Blanco se empezó a desvanecer casi como humo, dejando a un renacido Steve de pie en el callejón. Sentía el poder viajando por su sistema, pero también sentía que no estaba completo, sentía que faltaba. Quería más poder. Quería venganza, y esa fuerza desconocida que lo llamaba era lo que podía proveerlo de ambas. Tenía que encontrar la Gema. Tenía que cumplir su destino. Y así, Steve C. Michaels se aleja caminando del callejón, influenciado o controlado por Cazador Blanco, dando por iniciada su búsqueda por la Dino Gema blanca, en busca del irresistible poder, en busca de la venganza.

Una lástima que ninguno de los tres Dino guerreros pueda imaginar siquiera lo que está por venir.


En el campo de batalla...

El trío formado por Ghost, Jessica y Lily se hallaba en la planta baja del centro recreativo al haber Max subido a toda prisa a rescatar a las personas. La muchacha rubia, al cabo de unos minutos, vio a los tres monstruos a los que Max se había enfrentado caer al piso, sin vida, y pronto se hizo presente en la escena un hombre asustado, llorando pero luchando por sobrevivir... Como todos.

- Ese tipo va a morir... Esas cosas lo van a matar -murmuró aterrado entonces, una vez estuvo con el grupo de tres.

- Es más fuerte de lo que parece -replicó Lily con seguridad. - Necesito que salgas de aquí, un poco más atrás hay una casa de empeño bien asegurada, busca refugio allí -indicó entonces, a lo que el hombre, algo dubitativo, accedió. Poco después esa persona ya se había ido.

- La gente necesita a Max allá arriba, tendré que ir sola para rodear la calle y terminar la instalación de los generadores -habló entonces Jessica, causando que la muchacha rubia la mirase con algo de duda. ¿Sería lo más sensato? Abrió la boca para sugerir acompañarla, apartar camino con sus gritos...

- Afuera del edificio no es precisamente el desfile de juguetes del oso Bolo, hará falta despejar de todos modos la ruta para que puedas apresurarte mientras haya tiempo, debe haber otra forma -respondió entonces el fantasma, evitando que la joven articulara palabra alguna. La mirada de la rubia ahora se posaba en él. - Yo iré sin que me detecten y daré la vuelta para que tú salgas sin problemas ahora que ya pudimos librarnos de algunos bichos, no tardaré demasiado y regresaré con ustedes, lo prometo.

- Más vale que cumplas esa promesa, no tenemos mucho tiempo o refuerzos para irte a buscar si te demoras -respondió Lily con una sonrisa, bromista. Volteó a ver a Jessica, pero la pudo notar dubitativa. A pesar de ésto la muchacha le dio su visto bueno al plan del fantasma, quien marchó hacia el exterior a la vez que se volvía invisible. - Nunca me voy a acostumbrar a eso -comentó, ciertamente sorprendida por la habilidad del fantasma.

Pasaron minutos antes de que el acompañante fantasmagórico regresase de su aventura en el exterior, minutos que se le hicieron eternos a la joven McKnight no por ansiosa, si no porque necesitaba hacer algo, moverse, ayudar en algo. Era la clase de persona a la que había que mantener ocupada. Al retornar, Jessica entonces procedió a hablar con Ghost para darle un repaso rápido del plan, pero al mencionar que el fantasma debía cuidar de Lily ella carraspeó, diciendo de forma sutil con dicha acción ''estoy aquí, me puedo cuidar''. Pronto la compañera del otro Luis se montó a la motocicleta, dejándolos a su colega y a la muchacha rubia solos en aquél lugar infestado por las desconocidas criaturas.

- ¡Chicos escuchen, centro recreativo, en la azotea! ¡Ahora van a empezar a llover monstruos así que prepárense! -se escuchó desde el comunicador de Ghost, momentos antes de que ambos, desde la planta baja, escuchasen como varios cuerpos impactaban tanto contra el pavimento como contra autos estacionados, poniendo alerta a Lily. ''Eso podría atraer enemigos'' pensó la muchacha...

Casi inmediatamente después de concebir ese pensamiento, se empezaron a sentir vibraciones en el suelo, en las ventanas. Tragó saliva ante la llegada inminente de esa horda asesina.

- Tal vez no tuve que haberle dicho esas cosas a Facu -murmuró, mirando con preocupación y alerta como arribaban las criaturas, dispuestas a destruir todo, incluyéndolos. - Nos vendría bien su supervelocidad en éste momento -mucho como su hermano, la chica no podía mantener la boca cerrada en los momentos difíciles, pero a diferencia de él ella era calculadora. Mientras observaba a las criaturas rodeándolos, la muchacha se encontraba formulando un plan en su cabeza para que ésta batalla no fuera su última, un plan para poder sobrevivir a ésto sin mayor daño que unos rasguños, tomando muy en consideración el poder de su grito y el alcance que éste tenía tanto en distancia como en radio. - No te preocupes, sobreviviremos ésto. Bueno, al menos yo, a ti no te pueden matar -bromeó con nerviosismo, intentando mantener tanto su propia calma como la de su compañero. Mucho en juego. No podían darse el lujo de perder.

El Omega Break de Ghost fue lo que dio inicio a esa tremenda batalla.

Salieron a la calle una vez los enemigos dentro del recinto fueron apartados con violencia por el ataque del fantasma, donde una vez en el exterior Lily no dudó en empezar a lanzar gritos, pero de forma estratégica. Un grupo de las criaturas se abalanzó contra ella, aunque en vano ya que poco después el grupo salió despedido varios metros hacia atrás, donde poco después fueron arrollados por un auto lanzado por la muchacha; estaba usando sus gritos de una forma similar a como lo había hecho anteriormente, pero en vez de usar los vehículos en su entorno como barrera, los usaba como armas. Proyectiles, más bien, y daba resultado. Lily no pudo evitar sonreír ante el chistecito del fantasma, sintiéndose más segura en su compañía, más decidida, protegida incluso. Sus gritos resonaban en las calles, los oponentes salían volando en distintas direcciones, y los que intentaban levantarse se encontraban con su final al serles lanzado un vehículo, el cual chocaba contra las paredes de los edificios aledaños causando un rebote que lograba acabar con más blancos de lo planeado, pero ella solo se enfocaba en su frente; su espalda estaba al descubierto y tardó en darse cuenta de su error, pero por fortuna contaba con Luis para que le cubra la espalda. Dicho acto fue correspondido por la muchacha, lanzando un grito más fuerte que los anteriores hacia el otro frente, logrando muy para su sorpresa dañar seriamente a varios de los oponentes. Juraría incluso que le arrancó alguna extremidad a uno o dos.

Luego de que el fantasma despejase un poco de camino con su Gan Gun Saber, el dúo avanzó por el área usando sus poderes al unísono para empujar hacia delante, limpiando más camino y sirviendo también como una suerte de tanque, y tras una seña del fantasma la chica procedió a agacharse, dejándole paso libre al fantasma para que eliminara a las amenazas del frente y de detrás con un giro. Pronto la muchacha le daría una seña similar a su compañero, para que se hiciera a un lado para así poder lanzar otro grito sónico hacia delante, hacia un pequeño grupo de criaturas restantes, logrando en el proceso y sin planearlo remover la puerta abierta de uno de los vehículos estacionados, haciendo que ésta volase con violencia hacia lo que parecía la última bestia restante y decapitándola en el acto.

- Quisiera decir que eso fue planeado, pero es más genial el hecho de que no lo fue -comentó con una sonrisa de satisfacción, viendo como el cadáver decapitado caía de rodillas al suelo, para a continuación desplomarse del todo. - Creo que terminamos aquí -asumió, pero como dice el dicho, la asunción es la madre de todos los fracasos. Inmediatamente después de decir eso pudo ver como el fantasma se alarmaba por algo a la distancia, y tras voltearse a ver qué era, pudo ver que en una azotea al noreste de su posición actual se acercaban más enemigos. Tragó saliva, pero por fortuna Luis ya había concebido un plan, un plan que requería que ella le gritara para así lanzarlo contra esa azotea. Asintió con decisión. - Pequeña advertencia, puede que duela un poco -realmente desconocía si su grito podría llegar a dañarlo o no, pero es mejor prevenir que lamentar.

Tras posicionarse detrás de su compañero y calcular rápidamente la trayectoria para que el chico alcance su objetivo, Lily soltó un grito. A continuación el fantasma se vio impulsado en el aire, catapultándose hacia aquella azotea y, a la vez que éste llegaba a su destino final para erradicar con las criaturas que se hallaban en el terreno elevado, la muchacha no pudo evitar sonreír con satisfacción debido a un trabajo bien hecho, colocando sus manos en la cintura. Pero tuvo poco tiempo para palmearse la espalda cuando un gruñido detrás de ella la interrumpió; una bestia, solitaria, se había logrado escabullir por detrás con la intención de matarla, pero la rubia fue más rápida, logrando agacharse justo a tiempo para esquivar el ataque. Tras ésta acción lanzó un grito desde abajo, mandando a la bestia a volar varios metros tanto de distancia como altura, pero al caer al suelo un grupo de dichas criaturas se hizo presente en una esquina lejana y, tras visualizar a una potencial víctima, arremetieron contra la muchacha.

- Ah, tienen que estar bromeando... -se quejó, poniendo cara de cansada. Se preparó para soltar más gritos cuando entonces, de imprevisto para ella, el fantasma hizo acto de presencia atrayendo a su vez más monstruos.

- Colóquese detrás y cúbrase mientras sigan aquí... -pidió el Rider una vez estuvo al lado de la muchacha

- Oh no, de ninguna forma. Nos cubrimos entre ambos -replicó negativamente ella, no de forma severa, si no segura. - Ahora si no te molesta, tápate los oídos por favor -pidió al notar que las criaturas se acercaban. Tras la correspondencia del contrario, Lily lanzó el grito que mandó a los atacantes próximos a volar, causando que caigan sobre un auto el cual, junto a las bestias, estallaron gracias a un disparo generado por la Gan Gun Saber de su compañero. Desafortunadamente aquella explosión había causado que varios escombros del auto salieran volando hacia ellos, pero por fortuna lograron esquivarlos, recibiendo la chica un par de rasguños superficiales, nada muy serio. Momentos después el fantasma avanzó hacia una puerta desprendida del ya destruido vehículo, la cual yacía en el suelo, y al ver como la utilizaba como una especie de escudo improvisado la muchacha se le unió, colocándose a su par. Pronto empezaron a avanzar, el Rider disparando por el hueco de la ventana mientras que Lily lanzaba gritos por los costados, limpiando camino, empujando hacia delante sin miedo. Al cabo de unos momentos entonces tanto la adolescente como su compañero notaron algo aproximándose; tres figuras que se acercaban volando, figuras que parecían... - ¿Acaso son juguetes? -preguntó bromista, entrecerrando los ojos para observar con detalle lo que parecía una araña, un murciélago y un cóndor.

Se dio cuenta prontamente que no se trataba de juguetes ni mucho menos, si no que de equipo, objetos conscientes que obedecían las órdenes de Ghost. El Rider tomó al murciélago, el cual se transformó en un arma y reanudaron rápidamente la estrategia anterior de disparar y gritar, solo que con más pausas por parte de la chica entre gritos ya que se estaba sobreesforzando demasiado; era su primer pelea, no tenía dominio total de su habilidad y, al igual que su hermano y Max al iniciar (a desconocimiento de ella), su poder le quitaba energía más rápidamente, más que nada en las cuerdas vocales. Tuvo una idea entonces, y tras pegarles miradas sucesivas tanto al Bat Clock como a su dueño, carraspeó.

- ¿Luis? -su voz se notaba un poco más ronca. - ¿Tus armas se pueden prestar? Porque a no ser que tengas un té de limón, tengo los gritos contados -quería mantener un poco el humor, pero se notaba la seriedad en su voz. Muy para su sorpresa, el murciélago abandonó las manos de su anterior usuario y aterrizó en las de ella, transformándose en el arma de fuego que el contrario estaba usando anteriormente. Alzó las cejas, notoriamente sorprendida, pero sonrió.

- Ésto será un poco problemático pero no tenemos de otra, solo... intente apuntar con firmeza al blanco y dispare presionando el gatillo, no se preocupe es solo un murciélago, hace ruidos y eso -advirtió Luis, pero Lily ya estaba disparando por los costados, con una puntería increíble.

- Las ventajas de tener un hermano que juega videojuegos de disparos en primera persona -comentó, a la vez que uno de sus disparos le daba a una de las bestias más alejadas en la cabeza.

Los disparos eran incesantes, impactando en las bestias, automóviles, escombros, en todos lados donde pudieran ocasionar daños a la horda, donde pudieran tener la ventaja. La chica sintió entonces movimiento desde atrás, pero al voltearse solo se encontró con más atacantes envueltos en tela de araña, producto de dicho artrópodo con forma de lámpara que les vigilaba las espaldas a ambos, y al ver ésto no pudo hacer más que sonreír; sin tener que preocuparse por su retaguardia el trabajo era mucho más fácil, mucho más preciso, y podían limpiar más rápido la zona. Al llegar a la línea media que separaba la calle del centro recreativo el fantasma le lanzó su escudo improvisado a las criaturas más próximas, mientras que Lily se agachaba para controlar mejor su estabilidad y poder disparar más precisamente, cubriendo al fantasma lo más que podía y a si misma de los atacantes aledaños, pero los disparos no eran suficientes y se vio rodeada por un reducido grupo quienes no dudaron en atacar, y al hacerlo ella se levantó y acto seguido giró sobre su eje, disparando y gritando mientras giraba, para así abarcar un mayor rango de daño. Una de las bestias quedó viva en el suelo, pero velozmente la muchacha se encargó de ponerle fin a su vida, y tras limpiar su parte y reducir mucho más la de por sí reducida horda, se reagrupó con Luis.

Al estar a la par suya unas llamas empezaron a crecer en el Rider espectral, llamas que pronto tomaron forma de un objeto redondo en la mano del joven guerrero. Lily miró tanto a dicho objeto como al fantasma con curiosidad.

- ¿Qué es Boost...? -preguntó tras la exclamación emocionada del contrario, quien no dudó en colocar dicho objeto en su cinturón. La chica se apartó unos pasos mientras miraba al guerrero cambiar de forma, maravillada. Luego de adquirir esta nueva forma y, luego de que el cóndor se posicionara sobre él, el muchacho cambió nuevamente adoptando un chaleco y capuchas verdes, junto con lo que parecía un arco. - Este es alguien más... Algo más -murmuró por lo bajo, admirando a quien se posaba frente a ella, asombrada y maravillada. Los gruñidos de las criaturas restantes la sacaron de su asombro, colocándose al lado del arquero, con el murciélago-pistola preparado y listo para disparar. Cuando los restantes se lanzaron hacia ellos empezó el espectáculo: Disparos, flechas, gritos... Era un show de luces y sonidos, un desfile de cadáveres monstruosos, cadáveres que salían volando o simplemente caían al suelo una vez la vida los había abandonado, y finalmente se reagruparon una vez más, para preparar lo que sería el ataque definitivo. - Vamos Lily, puedes hacerlo -se dijo mentalmente mientras cargaba lo que sería uno de sus más grandes y potentes gritos hasta el momento, y a la vez que el Rider lanzaba su movimiento final, ella lanzó un grito tal cuya onda sónica ocupó todo el ancho de la calle, destruyendo ventanas de los edificios aledaños, y en cierta medida desquebrajando el pavimento en sus pies. Al momento del impacto se generó una explosión enorme, explosión la cual los dos muchachos le dieron la espalda, avanzando hacia el centro recreativo y deteniéndose ambos momentos después, dejándolos solo con el sonido de la creciente calma luego de la explosión, en la cual ella le daba repetidas miradas a su compañero a los ojos del casco, contenta. Sonrió a la vez que se ponía un mechón de cabello detrás de la oreja. - Gracias a ti -respondió ella, serena.

La calma se rompió al escuchar el lejano sonido de una motocicleta acercándose, y al voltearse ambos en dirección al origen de dicho sonido, pudieron vislumbrar a Jessica acercándose a toda marcha. Tras una advertencia de que la seguían y, al arribar a la posición de ambos, una multitud de monstruos dobló en la esquina, acercándose velozmente hacia ellos. Sin embargo Lily no tenía más fuerzas para gritar, lo había dado todo en aquél último y potente grito y sentía la garganta tapada; definitivamente estaba afónica o muy cerca de estarlo, pero por fortuna el Rider se encargó de acabar con la multitud que se aproximaba de forma rápida y eficiente. Jessica entonces, sin perder tiempo, les mostró una maleta la cual abrió, revelando un aparato cuadrado que Lily asumió era el receptor, y a la vez que la contraria usaba su tableta para activar los generadores, el murciélago en su mano volvió a su forma normal y abandonó a la rubia, volando en dirección a los otros Gadgets.

Pudo observar a la muchacha murmurarle algo al fantasma con enojo, pero no le prestó atención; por el contrario, su atención se enfocó en un último monstruo que cayó desde el centro recreativo directo al pavimento, evento que hizo mirar a Lily hacia arriba y encontrarse a una figura pendiendo desde la cornisa de la azotea; era Max, lo reconoció, pero antes de que pudiera subir a ayudar ya éste trepó de nuevo a la seguridad. O lo ayudaron a trepar, pero ella no logró avistar a los civiles que ayudaron a su colega en apuros.


Momentos más tarde
En la azotea...


Max ya se encontraba sentado en la azotea donde momentos antes había librado una batalla no solo por su vida, si no por la vida de los civiles que lo habían ayudado a no morir minutos antes. Se había recuperado lo suficiente como para poder levantarse, apoyado en dos de los civiles para poder recuperarse del todo y no forzarse demasiado. Una vez Max estuvo de pie, casi inmediatamente después se hizo presente una gran aeronave cerca de la azotea; BOARD, un equipo de rescate más que seguro. Varios soldados descendieron de dicha aeronave y empezaron a darles indicaciones a los civiles, quienes lloraban por la emoción de haber sido rescatados, para que abordaran el vehículo aéreo. Un soldado se acercó al moreno.

- Si gusta puede abordar -ofreció, a lo que el muchacho se negó.

- Tengo que reagruparme con mi equipo -respondió él, y tras la respuesta el soldado se volteó, en dirección a la aeronave. - Espere -llamó, haciendo que el contrario volteara nuevamente hacia él. - ¿No tendrán una Gatorade en esa nave, por casualidad? O una botella de agua, lo que sea.

- Por supuesto -afirmó el soldado con un asentimiento de su cabeza, y tras subir a la aeronave y perderse entre la multitud, volvió a reaparecer nuevamente, con una botella de Gatorade de frutos rojos en su mano. Se la lanzó a Max, quien la atrapó en el aire y acto seguido procedió a hacer un saludo militar, saludo que el soldado correspondió. Mientras la aeronave ascendía, llevándose a los civiles a un lugar mejor, Max destapaba la botella de Gatorade mientras observaba al vehículo ganar altura, procediendo a tomar un buen trago del contenido.

- Max, te asistiremos con lo que quieras pero primero vuelve con el grupo, lo hiciste más que bien -se escucharía entonces desde su comunicador, el cual el joven tomó con su mano libre.

- Todos hicimos un buen trabajo, incluyéndote -habló, con una sonrisa en su rostro y con un tono sin duda contento. - Paso a reagruparme con mis compañeros. Cambio y fuera -y tras darle otro trago a su Gatorade y guardar el comunicador, Max avanzó hacia la salida de la azotea para descender por las escaleras a la planta baja y así salir a la calle, donde el trío de héroes lo esperaba.


En alguna parte de la vía láctea...



En algún planeta, alejado de nuestro querido globo azul, un portal se abrió. De éste salió un hombre, un hombre que portaba un cabello largo, ligeramente rubio y una barba. Ya no traía aquella bata y tampoco se hallaba en compañía de su extravagante compañero, si no que estaba solo. Facundo McKnight, de 21 años, borrado de la existencia y trasladado a otro universo de los múltiples que existen, se hallaba ahora en un planeta desolado, desértico, casi en ruinas.



Aquella criatura de viaje tan extraña le había provisto con un desplazador interdimensional, pero Facu aún no sabía como calibrarlo para llegar a su tierra, a su mundo; estaba en su universo, sí, pero estaba en otro mundo, muy alejado de lo que él conocía como hogar. Un mundo que, a desconocimiento suyo, había sido conquistado por el temible Imperio Tyrak. Sin sobrevivientes, sin ocupantes; vacío. Habían cadáveres ocultos en la arena, cadáveres algunos humanoides, otros de criaturas que no había visto antes, y conforme más avanzaba por aquel lugar saqueado, destrozado y conquistado, más veía el daño que realizó el Imperio. Ruinas, muerte, destrucción.

- Dónde... ¿Dónde demonios estoy? -se preguntaría. A lo lejos entonces, pudo divisar algo que se movía. Se acercó con cautela a aquella cosa que ondeaba en el aire, y mientras más se acercaba, más reconocía lo que era: Una bandera negra con un emblema similar a una calavera. Una bandera que demostraba que ese planeta había sido conquistado.





McKnight observó la bandera ondear con duda, miedo, curiosidad. Sentía que el emblema en esa bandera se le imponía, imponía el reino de terror que quienes la plantaron causaron en el planeta donde se encontraba, y se sentía casi abrumado por esa presencia que no era real, pero estaba. Apartó la mirada de la bandera, decidiendo que no quería estar más en aquél lugar donde el aire apestaba a muerte. Quería regresar a su hogar.

Posó sus ojos entonces en el aparato en sus manos, un aparato que podría hacer pensar a uno en una calculadora pero un poco más grande, y tras mover una de las perillas debajo de la pantalla un poco, pulsó un botón rojo que se hallaba más debajo. Al pulsarlo, el aparato, desde una especie de antena que tenía en la punta superior, generó otro portal igual al anterior, portal al cual, tras suspirar con duda, Facu saltó y accedió, con la esperanza de acercarse más a su destino. Al entrar, el portal se cerró inmediatamente detrás de si, dejando ese planeta como estaba antes de su llegada: Solo.


Nuevamente en la Tierra
Residencia McKnight


Lejos de la evacuación civil, padre e hijo se terminaban de poner al día, sentados nuevamente en la cama. Ambos habían hecho las paces con sus propios problemas, y el joven McKnight se hallaba más en paz con su propia situación; ya no quería huir, no estaba triste o enojado, estaba en paz, tranquilo. El reencontrarse con su padre había afectado positivamente en su actitud, y quien antes solo pensaba en correr ahora pensaba en estar quieto, en un lugar, hablando con su padre. Se sentía como los viejos tiempos. Y a desconocimiento de ambos, John también se sentía así, se sentía en paz, sereno y se veía con un temple relajado en su rostro. Estaba orgulloso del hijo que había criado por catorce años, orgulloso del hombre en el que se estaba convirtiendo a pesar de los desvíos que tuvo su camino, orgulloso del héroe y músico que tenía en frente suyo. Miró a su hijo y el contrario correspondió al gesto, causando que ambos sonrieran de felicidad.





Las sonrisas se mantuvieron unos minutos, antes de que lentamente se borraran del rostro de ambos pero aún manteniendo una mirada tranquila. El joven Facu entonces miró al suelo, sin saber qué decir o hacer, antes de que su padre le robara la oportunidad de hablar.

- Tengo que saber -hablaba con un tono animado. - ¿Qué puedes hacer? Es decir, tus habilidades.

- Qué puedo hacer... -repitió Facu, pensando un poco. - Bueno, lo básico es correr a supervelocidad, pero también tengo este poder, esta... Esta habilidad de poder ralentizar mi percepción del tiempo. No lo sé activar por mi cuenta, por lo general se activa cuando estoy en peligro o algo me toma de imprevisto, como por ejemplo un golpe a traición o algo similar. Después de eso... ¿Lo que hice con mi mano hace un rato? -se puso de pie. Todo su cuerpo entonces empezó a vibrar y, manteniéndose en ese estado, habló. - También puedo hacer esta cosa cool de vibrar mis cuerdas vocales para lograr -su voz entonces cambió a una distorsionada, casi irreconocible pero entendible- esto.

John se hallaba maravillado ante las habilidades de su propio hijo, pero el muchacho aún no terminaba; pronto creó espejismos de velocidad que había usado hace dos noches en la pelea contra Evolude, le enseñó su habilidad para canalizar la electricidad que transmitía al moverse a supervelocidad para darle un pequeño shock, similar al shock que uno recibe al ser tocado por alguien que frotó sus pies en alfombra, le comentó su habilidad para lanzar relámpagos, el poder pasar en fase... Le comentó todo lo que sabía que podía hacer. Y el hombre era inteligente, podía ayudar a su hijo a alcanzar mayores proezas, pero antes...

- Sabes, estaba pensando... Eres veloz, demasiado -habló, mirándolo con un temple más serio. - Puedes acaso... ¿Viajar en el tiempo?

- Papá, si pudiera viajar en el tiempo, ¿no crees que ya lo habría hecho? -le respondió él, sentándose en la cama nuevamente. - Si pudiera hacerlo ya habría rescatado a mamá, habría impedido miles de cosas...

- Tal vez sea lo mejor que no puedas viajar en el tiempo -concluyó. - Es decir, las implicaciones que eso podría tener... ¿Qué acaso no viste Volver al Futuro? ¿O Terminator? Pueden pasar un montón de cosas muy jodidas si te metes con la línea temporal.

- Sí, pero no puedo viajar en el tiempo, a eso voy.

- Lo sé, lo sé. Pero sí hay un lugar al que puedes viajar.

Facu lo miró, curioso. ¿A qué se refería?

- Puedes viajar a donde está tu hermana, tus amigos -continuó. - Puedes si no ayudar a salvar a esta ciudad de lo que sea que esté pasando, eres lo suficientemente rápido como para detener esto.

- Ya te expliqué la situación con Lily, no creo que quiera verme -respondió él, cabizbajo.

- ¿Y qué más da? Hijo, la situación actual va más allá de los problemas que puedas o no tener con tu hermana. Tienen que hacer sus diferencias a un lado, y luchar por un objetivo en común.

- ¿Y qué sería eso?

John apoyó una mano sobre el hombro de Facu y se miraron, antes de el mayor concluir.

- El planeta.

Facu agachó la mirada. Había escuchado lo que su progenitor tenía para decir y era sin duda cierto, ¿pero podría volver? ¿Lo querrían de vuelta? No podía simplemente desaparecer y luego volver esperando a que lo recibieran con brazos abiertos, pero como había dicho el hombre, habían cosas más grandes en juego. Tal vez el odio por parte de sus pares valía la pena, si su presencia, por más indeseable que fuera, ayudaba a salvar a la ciudad. Al mundo.

- Deben de estar buscándome ahora -comentó. - Tenemos una base súper genial con toda clase de artefactos, seguro tienen un algo para rastrear la energía de mi Gema. Sí, Luis no abandonaría a uno de los suyos sin importar las cosas que le dije, porque ahora que lo pienso él tiene tu madurez -hablaba como para soltarse, más para si mismo que para su padre, pero sin embargo él escuchaba. - Incluso el de éste tiempo es alguien maduro e inteligente, pero sobretodo leal. No abandona a sus amigos a pesar de que ellos lo abandonen a él, él siempre extiende su mano -se levantó otra vez de la cama.

- ¿Qué vas a hacer? -preguntó Travis, mirando a su hijo con curiosidad.

- Voy a concentrarme, canalizar mi energía y servir como una especie de faro para que puedan ubicarme. La firma de energía que voy a desprender debería de ser más que visible para los sensores o algo.

- ¿Pero no puedes ir a la base directamente?

- Sin la llave que me dieron no puedo acceder. Aparte, prefiero que vengan a buscarnos antes de llevar a un desconocido a las instalaciones; bueno, al menos para ellos eres un desconocido, pero cuando vengan les explicaré que eres mi padre -y tras posicionarse en el centro de la habitación, el muchacho nuevamente empezó a vibrar.

Sus ojos al cabo de un momento adoptaron un brillo anaranjado, el color de su electricidad, y luego su cuerpo empezó a emitir aquella corriente tan peculiar que emitía al correr. La electricidad que cursaba por su cuerpo incrementaba más y más conforme él se concentraba, accediendo al poder de la Gema y dejándolo salir; pronto la corriente eléctrica empezó a inundar la habitación, golpeando las paredes, el suelo y el techo pero sin causar daños, si no que muy similar a las esferas de energía estática. Se estaba concentrando demasiado, pero esa concentración se rompió cuando tanto padre como hijo escucharon un rugido prehistórico, proveniente del muchacho. El susto que se llevó el joven fue lo que lo hizo detenerse.

- ¡¿Qué carajo?! -bramó Facu, realmente asustado, mirando a su padre. El hombre también tenía una expresión de asombro en su rostro, y no pudo hacer más que encogerse de hombros, sin saber de qué se trataba.

La Gema en su bolsillo brillaba con intensidad. Al sacarla de donde se hallaba guardada obtuvo una visión, una visión que solo tuvo una vez en su vida hace ya casi dos años y que no había vuelto a repetirse hasta éste momento: Cuando la había encontrado por primera vez aquél jueves.

La visión del tiranosaurio rojo.

Desconectado KamenBoya



  • Novato

  • *

  • Puntos: 0
  • Mensajes: 28
  • ar

  • Sexo: Masculino
Re:Reencuentros
« Respuesta #205 : 14 de diciembre de 2017, 12:30:57 pm »
Bosques de Angel City, Mañana del 30 de Abril.

Nicholas estaba en el bosque, rodeado de los Magi y su equivalente Ranger, cuando las llaves que tenían sonaron, replicando el mensaje de Luis.

Wizard: "Mierda. Asalto en toda la ciudad?! Hay que ir a ese gimnasio. Omega,  conoces mejor la ciudad, necesito que me guíes!" Tras decir esto, el mago invocó su escoba y se subió a la misma, siendo imitado por los Magi.

MagiGreen: "No te atrevas a dejarnos atrás!"

Omega: "Vamos a necesitar la ayuda, los guió!"

Omega se subió a su moto, guiando a todos a través de los bosques y luego la ciudad, llevándolos al gimnasio del que hablo Luis.

Pero ya era tarde.

Cadáveres. Esparcidos por todas partes. Hombres y mujeres de varias edades, muertos.

Y lo peor aun no llegaba.

Los cadáveres se cubrieron de estática, y se levantaron lentamente. Cuando se terminaron de levantar, sus cabezas se volvieron naranjas, y se deformaron hasta tener forma de pollo de goma.

Wizard: "Mierda, llegamos tarde!" Agarrando uno de sus anillos, Nicholas invocó su espada y corrió al edificio. "Al menos, limpiemos el lugar!"

MagiYellow: "Nadie va a decir nada sobre las cabezas de pollo?"

El resto de los héroes lo miraron callados, para luego sacar sus armas y empezar a atacar.

Wizard: "Luis, Facundo, quien sea que pueda responder. No hay nadie vivo en el gimnasio. Llegamos tarde. Vamos a ver si alguna persona puede haber llegado a sobrevivir, y si hay, llevarlas a algún punto seguro."